La portada de hoy
 
 
Estadio deportivo

La calculadora del Atlético: 5 puntos para no depender de nadie

20.10.2021 | 20:00

Derrotado por el Liverpool este martes en el estadio Wanda Metropolitano, la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones exige al Atlético de Madrid cinco puntos más en las tres jornadas restantes de la fase de grupos para no depender de nadie más que de sí mismo y ser al menos segundo en su cuarteto, aunque, en otras combinaciones, podría bastarle con cuatro puntos.


En esa horquilla se mueve el registro mínimo que garantiza una plaza en la siguiente ronda de la máxima competición europea, tal y como ha sido el desarrollo de las tres primeras citas para el conjunto rojiblanco (una victoria por 1-2 contra el Milan, un empate 0-0 contra el Oporto y una derrota por 2-3 contra el Liverpool) y tal y como transcurre hasta ahora el grupo, con el conjunto inglés destacado por encima de todos con un pleno de tres triunfos que lo proponen como el único favorito al primer puesto.


"Sabemos, y lo dije desde el principio, que todos nos vamos a terminar sacando puntos entre todos, porque es una zona muy pareja y porque hay equipos que son muy buenos los cuatro. Raro el otro día tanta ventaja para el Liverpool contra el Oporto (1-5), pero el Oporto ganó este martes, nosotros vamos a Liverpool, ellos van a Milán... Va a estar seguro que muy bueno de acá al final", avanzó Diego Simeone, el técnico del Atlético, tras el 2-3 con el Liverpool del que el conjunto madrileño mereció más.


No lo consiguió. Y está segundo, pero con cuatro puntos, alcanzado ya por el Oporto, con los mismos números. El Milan aún no ha sumado ninguno. Y el Liverpool, los nueve. Las tres jornadas que quedan enfrentarán a todos contra todos. Y el Atlético necesita cinco puntos más para llegar a nueve, la cantidad con la que se reservará con certeza plaza en los octavos de final según está el grupo, sin atender a sus adversarios o a marcadores ajenos, siempre en la segunda posición.


Es la misma situación que hace un año, cuando llegó a este mismo ecuador con cuatro puntos por la derrota por 4-0 con el Bayern Múnich, por la victoria 3-2 ante el Salzburgo y por el empate 1-1 con el Lokomotiv Moscú. Y se jugó todo hasta la última jornada, hasta su triunfo por 0-2 en Austria. Entre medias, igualó 0-0 con el conjunto ruso y 1-1 con el bloque alemán. Entonces pasó segundo con nueve puntos.


Hay alguna combinación puntual que lo clasificaría con ocho puntos en total (cuatro más que ahora), pero siempre pendiente de otros marcadores y, sobre todo, de no perder en la última cita de la fase de grupos contra el Oporto, que surge como su principal rival por el segundo lugar por su victoria por 1-0 contra el Milan, además con la situación de jugarse la diferencia particular de goles en su duelo directo.


Así lo marca el 0-0 de la primera jornada en el estadio Wanda Metropolitano, tan fundamental como es tener esa circunstancia a su favor en una competición tan apretada, porque es el primer mecanismo de desempate en el caso de igualdad a puntos al final de toda la serie. Después de los resultados entre los dos, en cuanto a puntos, diferencia de goles y tantos a favor, por ese orden, se recurriría a la diferencia de goles general para determinar la posición en el caso de equilibrio a puntos entre dos o más equipos.


¿UN LIDERATO INALCANZABLE?


El liderato requiere más puntos, siempre dependiendo del recorrido del Liverpool, cuyo baremo para ser el primero del grupo podría situarse en una cota inalcanzable de los 18 puntos, siempre que el bloque de Jurgen Klopp ganara todo lo que le queda. Desde el punto de vista del Atlético, su liderato sólo parece viable si gana en Anfield en la próxima jornada y llega a un margen de entre 13 (nueve más que ahora) y 11 puntos (siete más), siempre que el conjunto inglés, a la vez, también tropiece en otro duelo, aparte del suyo.


"Estoy convencido de que el equipo está fuerte. Y eso me pone muy contento. Un equipo que le crea cuatro situaciones claras al Liverpool... Uff. Habría que ir a mirar. Yo lo vi varias veces (al Liverpool en sus partidos) y no sé si tantas veces tuvieron que defender como defendieron aquí", expresó Simeone, tras el choque, que marca la mitad del camino hacia octavos. Ahora queda la otra mitad del recorrido: la visita a Anfield, la recepción en casa al Milan y el desplazamiento último, quizá decisivo, a Oporto. A Do Dragao.


Porque, a pesar de la derrota, entre la polémica de la expulsión de Antoine Griezmann -baja segura en Anfield-, del penalti señalado a Mario Hermoso y de la pena máxima corregida e invalidada por el árbitro alemán Daniel Siebert tras la revisión insistente del vídeo sobre el propio terreno de juego, el Atlético sale reforzado en buena parte del trepidante duelo con el Liverpool, tanto colectiva como individualmente.


Menos los primeros 15 minutos, cuando el conjunto inglés impuso su pegada, el Atlético trazó un partido por momentos imponente, capaz de competir sin matices con el Liverpool, de nivelar un 0-2 en contra con una determinación, una fuerza y una celeridad fantástica e incluso de ser mejor con diez jugadores, tras la roja a Griezmann, hasta el punto de que mereció como mínimo el empate, quizá el triunfo, frustrado por las paradas magníficas y decisivas de Alisson Becker en cuatro momentos claves.


DE LA CONSOLIDACIÓN DE JOAO, GRIEZMANN, LEMAR Y DE PAUL A LA LESIÓN DE LLORENTE


Individualmente fue un impulso para el atacante francés, que rememoró el futbolista y el goleador definitivo que fue en el lustro que deslumbró como rojiblanco, de 2014 a 2019; la confirmación de la eclosión de Joao Félix, desbordante, incisivo, asistente y crucial; la reafirmación del momento fantástico de Thomas Lemar o la reivindicación de Rodrigo de Paul en el centro del campo, dentro del imponente despliegue ofensivo que demostró en su reacción el conjunto rojiblanco.


Pero, a la vez, la estructura defensiva salió malparada de los primeros 15 minutos del partido, por la facilidad con la que la desmontó el Liverpool en ese tramo, como lo hizo Mohamed Salah en el 0-1 o como aprovechó Naby Keita un mal despeje para el 0-2, pero también por la pérdida de las pugnas individuales, de las segundas jugadas, por la fragilidad con la que surgió en un partido de tal magnitud.


Y perdió a Marcos Llorente para los próximos partidos: la Real Sociedad y el Real Betis en el Wanda Metropolitano y el Levante en el estadio Ciutat de Valencia, en la Liga, e incluso, probablemente, la visita a Anfield en dos semanas.


No arriesgó Simeone con su inclusión en el once, por la reciente recuperación de la lesión muscular en el aductor que sufrió el pasado 2 de octubre en los instantes finales del triunfo contra el Barcelona (2-0). Luego entró. Y recayó de su dolencia, tal y como ha informado el Atlético este mismo miércoles en un parte médico en su página web.


"A la finalización del partido de este martes ante el Liverpool, el jugador manifestó molestias a los servicios médicos del club en la misma zona donde había sufrido su lesión. Valorado por los servicios médicos, en la mañana del miércoles se le han realizado pruebas en la Clínica Universidad de Navarra, en las que se ha detectado que la cicatriz de su lesión previa se había abierto parcialmente. Hoy mismo iniciará tratamiento médico y de fisioterapia y en breve retomará el proceso de readaptación. Su vuelta a la competición queda pendiente de evolución", anunció el club rojiblanco.


 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal