Estadio DeportivoHueco blanco

El aficionado del Cádiz se encuentra "estabilizado"

Fueron minutos de mucha tensión los que se vivieron en el estadio Nuevo Mirandilla durante la disputa del Cádiz CF - FC Barcelona

El aficionado del Cádiz se encuentra "estabilizado"
Cádiz CF - FC Barcelona - LaLiga
Jesús MejíasJesús Mejías3 min lectura

Este sábado se enfrentaban el Cádiz Club de Fútbol y el Fútbol Club Barcelona en el estadio Nuevo Mirandilla. Un encuentro en el que el resultado, abultado, quedó en un segundo plano. En el mundo 81 de partido, con resultado de 0-2 para los blaugranas, Carlos del Cerro Grande paraba el encuentro debido a que había observado que un aficionado ubicado en la grada de Fondo Sur precisaba ayuda médica.

Fueron momentos de mucha tensión en el estadio, que se quedó completamente enmudecido a la espera de tener noticias.

Según relata Fernando Ayuso, Director Gerente del Centro de Emergencias Sanitarias 061 Andalucía, el espectador sufrió un episodio de muerte súbita y “el dispositivo contratado de Cruz Roja actuó haciendo RCP básica con un médico del 061 que estaba viendo el partido”.

En un comunicado en su web el Cádiz Club de Fútbol informa que “hasta la grada se desplazó uno de los equipos médicos con un desfribilador y el monitor, comenzando las tareas de reanimación. Paralelamente, el Fútbol Club Barcelona ofreció un segundo desfibrilador por si fuera necesario su uso, siendo desplazado hasta la zona por los propios jugadores”, y que “La reanimación fue positiva pasados unos minutos, siendo el aficionado trasladado a la UCI del Hospital Puerta del Mar donde permanece ingresado”.

Por otro lado, “uno de los operadores de cámara de Tribuna sufrió un desvanecimiento del que también fue rápidamente atendido por el cuerpo médico del estadio sin mayores consecuencias”.

Una de las imágenes del partido la protagonizó Jeremías Conan Ledesma, que fue rápidamente corriendo a coger el desfibrilador del banquillo del Fútbol Club Barcelona y lo tiro a la grada para que pudieran atender al individuo.

Cristian, enfermero y socio, cuenta a Relevo que "no sabía si era solo un desmayo, pero el cuerpo me pedía ir”.

“Cuando llegué, me di cuenta de que aquello era algo más: no tenía pulso”, relata. Cristian evitó el atragantamiento de lengua y comenzó la reanimación. Poco después apareció Cruz Roja, aunque con pocos medios, señala. “No tenían ni para canalizar una vía. Lo pasamos mal”.

El hombre se encuentra ingresado en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, a escasos metros del estadio Nuevo Mirandilla. Su hija Silvia, ha contado en Tiempo de Juego que "mi padre está estabilizado, pero hay que tener paciencia y tenemos que esperar”, y ha contado que “me han llamado Joan Laporta y Manuel Vizcaíno y seguiré en contacto con ellos”.