El vestuario del Cádiz, muy tocado, se queda sin palabras

"No sé qué decir", "no puedo decir más", reconocía un Iván Alejo muy afectado tras una nueva derrota del Cádiz en LaLiga, y ya son 21 partidos sin conseguir el triunfo en esta competición

El vestuario del Cádiz, muy tocado, se queda sin palabras
El vestuario del Cádiz, muy tocado, se queda sin palabras - Cordon Press
Fernando RuizFernando Ruiz 3 min lectura
Osasuna

Osasuna

M+ LaLiga TV Finalizado2 - 0

Cádiz

Cádiz

El Cádiz Club de Fútbol sigue sin lograr el triunfo desde la llegada de Mauricio Pellegrini y ya son 21 partidos consecutivos sin conseguir tres puntos en esta temporada, una losa demasiado grande que tras la nueva derrota de esta tarde ante Osasuna en El Sadar, ha sido un mazazo para el vestuario del Cádiz, que empieza a estar muy tocado pero que no ha querido poner excusas ni paños calientes tras volverse de Pamplona con cero puntos.

"Nos está costando mucho meter gol y crear ocasiones. Es un poco todo en general, tenemos una losa grande de muchos partidos sin ganar y nos está faltando ese punto de confianza, ser más valientes. No queda otra que seguir trabajando y encontrar esa victoria que nos devuelva la ilusión y la confianza para evitar que se nos complique el año", ha explicado Joseba Zaldua en la zona mixta del estadio navarro.

Cuestionado sobre lo que le falta al equipo para encontrar el camino del triunfo, el lateral cadista ha sido sincero: "Es una situación crítica. Somos nosotros la que la estamos viviendo. Ves que el equipo lucha, que va, que no es falta de actitud, pero esto es fútbol. Los detalles marcan la diferencia y cuando son tantos partidos no es casualidad. Tenemos que cambiar algo, seguir trabajando para minimizar esos errores que nos matan. Hay que seguir trabajando y darle la vuelta a la situación".

También ha pasado por la zona mixta de El Sadar Iván Alejo. El extremo amarillo se mostraba casi sobrepasado por la situación y sin palabras. "No sé qué decir... Desde el 1 de septiembre estamos sin ganar, no puedo decir más. Hay que pedir perdón a la afición y a nuestras familias porque estamos fallando y por mucha explicación que queramos buscar, no la tiene lo que nos está sucediendo", expresaba el futbolista, visiblemente afectado.

"Hemos hecho una buena primera parte con dos o tres ocasiones claras, pero ellos en dos zarpazos nos han superado. Tienen a un delantero como Budimir y ha sido clave", analizaba el vallisoletano, que pese a todo no pierde la esperanza: "La vida es caerse y levantarse, esto es así. No puedo decir más, sobran las palabras en estos momentos. Seguimos cometiendo errores... Quedan partidos y ahora tenemos una final contra el Celta, Hay que dar la cara y ganar porque está en juego el pan de nuestras familias".

Unete a nuestro canal de Whatsapp Únete a nuestro canal de Telegram