Estadio DeportivoHueco blanco

En Segunda nadie se libra de una crisis, ahora le toca al Levante

Los granotas han perdido dos de los últimos tres partidos y están situados en duodécima posición en la clasificación.

En Segunda nadie se libra de una crisis, ahora le toca al Levante
Nafti - UES
José Antonio RiveroJosé Antonio Rivero4 min lectura

El Levante UD es uno de los equipos que está en las quinielas para ascender a Primera, pero si algo tiene LaLiga SmartBank es que es impredecible y muy largo, por lo que todos los clubes pasan por malas rachas, el problema viene cuando estos baches se eternizan y te cuestan tus opciones de ascenso, esa delgada línea entre algo común para todos y una crisis es en la que se encuentra ahora mismo Mehdi Nafti.

La imagen del técnico franco-tunecino, desconsolado, abrazado a sus padres tras la dura derrota del sábado en Andorra (3-1) confirma el momento de tensión con la que vive Nafti en este arranque de temporada. El único objetivo del Levante es volver a Primero, algo que se ve bastante lejos ahora mismo.

El presidente del conjunto granota, Quico Catalán, estuvo este lunes en el primer entrenamiento de la semana, mostrando públicamente su apoyo a un entrenador que tras el partido ante el Andorra aseguró sentirse “cuestionado” desde el momento de su fichaje. Lo cierto es que su falta de experiencia en la categoría es un hándicap, ya que solo ha tenido dos etapas antes en Segunda con el Lugo y el Leganés, entrenando apenas 56 partidos en la división de plata del fútbol español.

En su contra juega también el bajo rendimiento obtenido por ahora de la que es la plantilla con mayor valor de la categoría. El presidente del Levante confesó públicamente que el esfuerzo por retener a Campaña o De Frutos tenía como única explicación que el ascenso era casi obligatorio.El Levante empezó con dudas la temporada con un empate el Huesca.

Nafti mantuvo la línea de cinco defensas también en su segundo encuentro en Zaragoza (0-0), pero modificó el sistema para jugar con cuatro atrás y venció en la tercera jornada al Tenerife en casa. Con el empate en Oviedo y el sólido triunfo ante el filial del Villarreal en su estadio, parecía que el equipo había encarrilado su camino, aunque nada más lejos de la realidad.

Los granotas perdieron en casa ante el Cartagena, empataron a cero en Burgos y cayó goleado en Andorra después de haberse marchado al descanso con 0-1 y con varias ocasiones claras.El franco-tunecino ha probado ya a todos sus jugadores y ha dejado de contar, por ejemplo, con el defensa Álex Muñoz, solvente en el inicio de Liga, y con Cantero, máximo goleador con dos tantos y que lleva dos encuentros sin jugar.

También se ha visto mermado por las lesiones. Campaña, ahora lesionado, tardó en entrar en el equipo; De Frutos, también con molestias en el arranque, está lejos de ser el jugador diferencial que se espera sea y Mustafi está lesionado. Pese a esto, es cierto que Nafti no se ha mostrado resolutivo desde el banquillo, sin aportar soluciones al equipo cuando se atasca.

Ante esta situación, el partido del domingo ante el Racing de Santander en el Ciutat de Valencia es clave para el entrenador del Levante, que necesita una victoria convincente para calmar el ambiente que se respira en el entorno granota.