Estadio DeportivoHueco blanco

El Cross de Itálica, un trampolín ideal para las estrellas del futuro

La prueba sevillana se ha caracterizado por ser un lugar donde las grandes estrellas del futuro de atletismo se dan a conocer mediáticamente

El Cross de Itálica, un trampolín ideal para las estrellas del futuro
El Cross de Itálica sirve para que se den a conocer las estrellas del futuro del atletismo. - Lince
Antonio RamosAntonio Ramos4 min lectura

El Cross Internacional de Itálica no sólo destaca por su presente, también por su pasado, un ejemplo en cuanto a crecimiento, y por su futuro, el cual es esperanzador debido a que en cada edición la prueba sevillana se consolida como una de las más potentes del calendario del atletismo mundial en estos meses en el que el campo a través le gana la partida a la mediática pista, ya sea cubierta o al aire libre. Con todo, Itálica suele servir como carta de presentación para muchos atletas desconocidos que dan su primer golpe en el escenario público mundial, lo cual suele ser un aviso para lo que ocurrirá durante el verano. Por ello, el Cross Internacional de Itálica se ha convertido en un trampolín ideal para las estrellas del futuro.

Así lo cree José Manuel Díaz Chaves, quien ha sido director de la prueba durante 16 años, quien refuerza su argumento cuando uno de los que comparte dicha visión es Paul Tergat, atleta de Kenia y uno de los mejores de los últimos 25 años. "Yo creo que sí. Recuerdo las palabras en el año 2007 en una mesa redonda con Paul Tergat, campeón del mundo de Cross y de Medio Fondo, y él piensa que realmente Itálica fue un salto tremendo. Itálica ya en aquella época tenía una marca de calidad tal que para un atleta ganar en Itálica era algo muy bueno. De hecho, aquí en Itálica hemos tenido en sus primeros años a una persona que ha sido cinco veces campeón del mundo, John Ngugi, y corría con su compatriota Paul Tergat. No fue capaz de ganar Itálica… y fue campeón del mundo de Cross en cinco ocasiones, se dice pronto. Hay atletas que dicen que se hacen grande, como Paul Tergat, corriendo en Itálica y después los ves ya corriendo en pruebas mundiales… son auténticos monstruos, monstruos del atletismo".

El caso más claro que refuta este ejemplo es el de Rodrigue Kwizera, corredor del Playas de Castellón, de Burundi, que ganó en año pasado el Cross de Itálica como gran irrupción y este año ya es el número 1 del mundo en esta disciplina.

Así lo explica Díaz Chaves, poniendo como ejemplo el triunfo del año pasado de Kwizera, el cual fue relativamente sorprendente. "Fue un atleta que el año pasado se destapó, por así decirlo, ganó ocho de las diez pruebas de la asociación de la organización de Cross Country. Llegó a Itálica el curso pasado con una gran competencia, pero yo creo que ahí las tácticas fueron las equivocadas y algunos de los atletas africanos, creo, que pesaron que lo tenían excesivamente fácil y al final Rodrigue Kwizera, que tiene un final tremendo, yo creo que se los comió bien. Este año pues tenemos nuevamente a Kwizera, pero si lo tenemos también una gran competencia, como siempre ha sido, de grandes corredores africanos como es Jacob Kiplimo, que es un auténtico monstruo, entre otros muchos, a ver este año cómo sale el tema".