Hueco blanco

Las notas del Málaga frente al Leganés

Las notas del Málaga frente al Leganés
17

Notable general para jugadores y entrenador después de la contundente victoria (0-3) en Butarque

Pedro MartínPedro Martín5 min lectura
Contundente triunfo del Málaga CF en el Municipal de Butarque. Los blanquiazules conquistaron Leganés con un 0-3 brillante por parte del conjunto de Pablo Guede, que resucita al equipo en plena Semana Santa. Se trata de la victoria más holgada de todo el campeonato liguero. Nunca antes había conseguido marcar tres goles en un solo partido. Ni con José Alberto López ni tampoco con Natxo González.

Es el técnico argentino quien está dando con la tecla, con las virtudes de la plantilla y enterrando defectos que hoy son virtudes, como la ineficacia ofensiva. En dos partidos, cinco goles a favor. Artífices de los tres puntos obtenidos son los jugadores malagiustas, quienes hicieron un trabajo muy serio en defensa, fútbol control y organizativo con el esférico en los pies, y punzante en la parcela ofensiva.

Dos penaltis transformados por Vadillo y Antoñín más un tanto de Sekou Gassama en el minuto 86' hundieron a un Leganés que solo disparó a la portería de Dani Martín una vez en los 90 minutos de juego. De hecho, fue en esa acción donde se lució el asturiano, que evitó el empate gracias a una parada inverosímil al cabezazo de Arnaiz. Con este triunfo, el Málaga se sitúa a siete puntos por encima del descenso y certifica de manera virtual la permanencia en esta Segunda División. A continuación, las frente al Leganés:

Dani Martín (8): Mero espectador en la primera mitad del encuentro. En la segunda tuvo una y realizó la parada del encuentro. Con todavía 0-1, el asturiano salvó al Málaga del empate con una mano espectacular.

Víctor Gómez (7): Guede le dio todo el carril diestro para él, y lo aprovechó con creces. Capaz de llegar a línea de fondo y luego retroceder a toda velocidad para ayudar a la defensa. De lo más destacado de la defensa.

Peybernes (6): Estuvo muy firme al corte, también ayudado por Escassi. Le cuesta salir con el balón jugado y tuvo varios errores en la entrega.

Escassi (6): Atrasó su posición aún más que contra el Valladolid. Serio y contundente ante Bautista. Líder de la defensa y bien adaptado al puesto de central.

Javi Jiménez (6): Como Víctor, tenía el ala izquierda casi sola para él. Las incorporaciones de Nyom no le permitieron excederse en ataque. Pero en su tarea defensiva no hay quien le tosa.

Genaro (7): El sevillano fue el eje de la medular. Sólido al cruce y sin perder su zona. Liberó mucho a Ramón y Jozabed. Fijo para Guede.

Ramón (7): Sorpresa en el once. Guede quería el balón y sabía que Ramón era el mejor para ello. Mucho criterio aportó con el esférico en los pies.

Jozabed (6): Con Guede ha perdido participación y relevancia en el juego blanquiazul. Eso sí, provocó el segundo penalti por un codazo de Omeruo.

Febas (7): Por detrás de Antoñín y Vadillo, Febas tenía la misión de mandar balones a los atacantes, aunque estaba muy bien tapado por los centrocampistas rivales.

Vadillo (8): Activo y con muchísima movilidad en ataque. Caía a la izquierda y a la derecha con total libertad. Anotó el primero del equipo. Notable alto en uno de sus mejores partidos como malaguista.

Antoñín (9): Un latigazo suyo desde el vértice del área obligó a Dani Jiménez a sacar una maravillosa mano en la primera mitad. Avisó de lo que estaba por llegar. Originó el primer penalti y fue autor del segundo, también de pena máxima. Este sí es el Antoñín que quiere el malaguismo. El mejor del equipo.

Pablo Guede (9): Buen planteamiento táctico del argentino contra un rival al que le gusta la posesión. Desesperó al Leganés, que solo consiguió chutar a portería una vez. Los cambios también le salieron a la perfección. Prueba de ello el tercer gol.

Sekou (7): No tuvo tiempo prácticamente para jugar, pero sí para marcar. Mejor no pudo aprovechar los minutos que le dio Guede.

Paulino (7): Tuvo menos de media hora sobre el verde y fue protagonista. Dio la asistencia del tercer tanto a Sekou.