Athletic Club-Sevilla FC (2-1): Juega con fuego... y acaba achicharrado

31.10.2020 | 18:19
Athletic Club-Sevilla FC (2-1): Juega con fuego... y acaba achicharrado

El Sevilla FC encajó su tercera derrota consecutiva en LaLiga, donde su crisis de resultados (más que de juego) se agrava, merced a unas inexplicables desaplicaciones en la recta final, posiblemente fruto del cansancio, tras una hora inicial de partido prometedora. Se adelantó pronto y manejó el duelo a su antojo, pero perdonó, hincando la rodilla de manera injustificable en la recta final ante la superioridad física y el empuje del Athletic.

Arrancó con mucha intensidad el cuadro hispalense. Con menos de 72 horas de descanso respecto al duelo de Champions contra el Rennes y casi sin variaciones en su alineación, los de Lopetegui eran conscientes de que había que hurgar en la herida vizcaína desde el primer minuto. Combinaban rápido y con precisión los (este sábado) azulinos, con Jordán como 'instigador' y bastante profundidad por las bandas. Pudo abrir el marcador En-Nesyri a los seis minutos, pero quiso controlar bien y perfilarse para el mano, permitiendo que Yuri le metiera bien el cuerpo para robarle el balón. Tres más tarde, nadie pudo evitar que el marroquí mandara su zurdazo a la red, tras el pase de la muerte de Ocampos, previo desvío oportuno por parte de Yeray.

Manejaba a sus anchas el encuentro el Sevilla ante un anfitrión tocado en lo anímico que no daba tres pases seguidos. La velocidad en las transiciones y el balón parado eran las únicas armas de un conjunto bilbaíno presa de la ansiedad, todo lo contrario que los visitantes, lúcidos y encaminados a dar carpetazo a su mala racha liguera de resultados (la general quedó finiquitada en Champions el miércoles). Los rojiblancos apenas inquietaban el área de Bono, casi espectador de lujo. En el 32, un pase larguísimo de Navas lo cabecea En-Nesyri fácil para el meta del Athletic, con De Jong esperando, cómplice, en el primer palo y Ocampos desmarcándose en el segundo.

Con ventaja en el marcador y menos necesidad de agitar el juego, el Sevilla FC trataba de dormir un poco el choque para que apenas pasaran cosas en esta fase, pues parecía cantado que, con 0-1, el cuadro del cuestionadísimo Gaizka Garitano tendría que arriesgar más en la reanudación, dejando huecos pintiparados para ampliar la ventaja a la contra. En el 41, Raúl García firmó una llegada, al fin, peligrosa para los vascos, con un testarazo que rondó el palo, aunque hacía mucho daño su rival, con una doble ocasión de En-Nesyri sin consecuencias a la postre. Fue lo último reseñable antes del intermedio.

En la reanudación, más de lo mismo. De hecho, la sentencia pudo llegar por la vía rápida a los cinco minutos: el incombustible Navas, recuperado de sus molestias del primer tiempo, centra al segundo palo para que En-Nesyri se suspenda en el aire y cabecee cruzado, aunque Iñigo Martínez despejó la pelota sobre la misma línea de gol. Garitano reaccionó con un doble cambio en busca de lo que, por lo visto hasta ese momento, se antojaba un milagro, dando entrada a Unai López y Villalibre. Apenas varió el panorama, por mucho que Williams pusiese a prueba la concentración de Bono con un testarazo centrado en el ecuador de la fase decisiva.

Más peligro llevó el de Dani García a la salida de un córner botado por Álex Berenguer, si bien el portero marroquí lo solventó con idéntica eficacia. El carrusel de cambios postrero iba encaminado, de un lado, a revolucionar el epílogo, mientras que, del otro, Lopetegui trató de apuntalar su medular para evitar sorpresas desagradables de última hora. En el 76, Williams lo intentó a pierna cambiada, un disparo que envenenó únicamente el desvío a córner de Diego Carlos. Una acción aparentemente inocente que derivó en el empate: servicio que peina Vesga para que Muniain, solo en el segundo palo, remache a la red.

Había jugado con fuego el Sevilla FC, confiado de su ventaja mínima y desperdiciando varias oportunidades para sentenciar, con lo que se acabó quemando. Se le hacía largo el encuentro a los azulinos, que empezaban a acusar la falta de descanso tras la cita de Champions, lo que trató de aprovechar el Athletic para firmar una remontada por la que nadie habría apostado un rato antes. Y la firmó Sancet, que acababa de saltar por Morcillo, rematando con la derecha libre de marca en el segundo palo un centro de Williams.

Difícil de entender y asimilar, pero el caso es que los hispalenses, que acariciaban su segunda resurrección consecutiva para retomar la buena senda, se dejó los puntos y gran parte de su crédito en La Catedral, donde Gaizka Garitano salvó otro 'match-ball' con una victoria fruto de la fe y del empuje ante un cuadro sevillista que se hundió en la media hora final del encuentro y que deberá reflexionar.


FICHA TÉCNICA.-

Athletic Club: Unai Simón; Capa, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García (Vesga 67'), Zárraga (Unai López 54'); Álex Berenguer (Muniain 67'), Raúl García (Villalibre 54'), Morcillo (Sancet 85'); y Williams.

Sevilla FC: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Acuña; Fernando (Munir 88'), Rakitic (Óliver Torres 68'), Joan Jordán (Gudelj 68'); Ocampos, En-Nesyri (Franco Vázquez 63') y De Jong (Carlos Fernández 88').

Árbitro: Del Cerro Grande (madrileño). Amarilla a los locales Raúl García, Iñigo Martínez, Williams, Unai López y Yuri, así como a los visitantes Fernando, Koundé, Acuña, Jesús Navas, Diego Carlos y Carlos Fernández.

Goles: 0-1 (9') En-Nesyri; 1-1 (76') Muniain; 2-1 (86') Sancet.

Incidencias: Partido de la octava jornada de LaLiga, disputado a puerta cerrada en San Mamés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal