Estadio DeportivoHueco blanco

Más de 30 policías detienen por error a una estrella de la NBA

El jugador de Los Lakers, que denunció una excesiva agresividad por parte de los agentes, fue acusado de viajar en un vehículo robado

Más de 30 policías detienen por error a una estrella de la NBA
Los Angeles Lakers. - @Lakers
Gracia ÁvilaGracia Ávila3 min lectura

El base alemán de Los Angeles Lakers, Dennis Schroder, vivió una situación complicada tras la victoria contra San Antonio Spurs (113-104). La alegría del director de juego, que había contribuido con 9 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias al triunfo para los de dorado y púrpura, duró poco tras ser parado por la policía de Hollywood.

Schroder protagonizó una situación rocambolesca, a la vez que curiosa e inquietante. Según ha trascendido, la policía confundió, o no identificó correctamente, la matrícula del vehículo donde viajaba el germano, y acusó al jugador de conducir un coche robado o con una matrícula cambiada. Sin embargo, las sospechas de los agentes terminaron en un error, ya que el Cadillac de teutón lo tenía todo en regla.

El base vivió unos momentos de tensión: “Había como 30 policías, llevaban pistolas... Parecía un criminal”. Schroder, que viajaba junto a un amigo, afirmó, todavía con el susto en el cuerpo, que estuvo retenido durante más de media hora en una gasolinera de la ciudad californiana. Dio algunos detalles más sobre el suceso, como que mientras conducía de vuelta a casa ni él ni su acompañante se dieron cuenta de que las luces de la Policía de Los Ángeles (LAPD) les perseguían para darle el alto.

Según recoge TMZ, el internacional alemán no escatimó en ofrecer puntadas sobre el incidente. La estrella de la NBA remarcó que los policías lo esposaron “muy agresivamente”, y que había casi 30 patrullas con todo tipo de armas. “Fue una locura”, reconoció el propio Schroder en un vídeo.

El base de los Lakers dijo que la policía trató de decirle que el automóvil en el que viajaba era robado, pero Schroder explicó que la placa del vehículo en el que viajaba era de un Cadillac que vendió, lo que generó confusión. “Encontraron el error, y todo estaba bien. Al final hasta nos ayudaron. Todo se arregló. Por suerte, a nadie le pasó nada y llegamos a casa sanos y salvos“, finalizó un Schroder aliviado.