Hueco blanco

Jaylen Brown, jugador de la NBA, disfruta de sus vacaciones en Benalmádena

El escolta americano de los Boston Celtics disfruta de unos días en Málaga mientras resuelve su futuro en la NBA

Jaylen Brown, jugador de la NBA, disfruta de sus vacaciones en Benalmádena
Brown, en Málaga mientras su futuro sigue en el aire - @NBA
Pedro MartínPedro Martín2 min lectura

El nombre de Málaga traspasa fronteras, transmite magia y deseo lejos del continente europeo. Cada vez son más los deportistas de élite los que eligen la Costa del Sol antes que destinos exóticos o ciudades con más renombre y repercusión turística.

El último en disfrutar de sus respectivas vacaciones en el sur de España es la estrella de la NBA Jaylen Brown. El estadounidense pasa unos días en la localidad de Benalmádena como expuso de manera pública en su cuenta personal de Instagram.

No es un jugador cualquiera el escolta de 25 años de edad. Junto a su compañero de equipo Jayson Tatum llevaron a su equipo, los Boston Celtics, a la final por el anillo de campeón de la NBA, aunque cayeron ante los Golden State Warriors de Stephen Curry, Draymond Green y Klay Thompson.

Es noticia Jaylen Brown en España por su estancia en Benalmádena y en Estados Unidos por su incierto futuro. El exterior podría ser moneda de cambio con Kevin Durant. Tras la petición de salida de Slim Reaper de los Brooklyn Nets, los Boston Celtics son uno de los pretendientes que más posibilidades tiene de fichar a uno de los mejores jugadores de baloncesto.

Junto a Miami Heats y Phoenix Suns, los verdes tienen al alcance el fichaje de Kevin Durant, aunque para ello tendría que desprenderse -por el coste de la operación- de su estrella Jaylen Brown, que disfruta de sus vacaciones en la localidad malagueña de Benalmádena.

Jaylen Brown, maestro de básket del artista Ozuna

Disfruta mientras tanto de sus últimos días libres el americano. Después de su paso por Málaga, tuvo la ocasión de echar un rato con el cantante Ozuna.

El escolta de los Celtics jugó un 1 vs 1 contra Ozuna. Al artista solo le quedaba reír cuando era él a quien le tocaba defender.