Hueco blanco

"Es mi sitio": la receta de Canales para ser un líder es trabajo, tecnología y Nutrigenómica

"Es mi sitio": la receta de Canales para ser un líder es trabajo, tecnología y Nutrigenómica
- M. H.
Óscar MurilloÓscar Murillo7 min lectura
Sergio Canales fue uno de los dos protagonistas, junto con la nadadora Cata Corró (que se ha recuperado de un tumor cerebral), este jueves de 'Informe+', el exitoso programa de reportajes de #Vamos (Movistar Plus) heredero del mítico 'Informe Robinson', donde se analizó la resiliencia en el deporte, con ambos superando muchas adversidades, en el caso de la balear hasta ser aspirante hasta última hora a los Juegos Olímpicos de Tokio, de los que se quedó a unos pocos segundos de marca. Del santanderino se repasó toda su carrera, desde su temprana irrupción en el mundo del fútbol en el Racing a su paso por Real Madrid, Valencia y Real Sociedad hasta convertirse en el líder del Real Betis, olvidando una fase oscura de quirófanos y gimnasios que dejó atrás con trabajo, tecnología y una alimentación innovadora apoyada en su propia genética, después de tres lesiones graves de ligamentos en sus rodillas.

"Un '10' siempre lo he entendido como el jugador de más talento. Es fundamental ofrecerte en el lugar y el momento adecuados. Debes tener velocidad, cambio de rimo y capacidad de ejecución. Percibes que cada vez hay menos calidad", decía Setién, coincidiendo con Valdano: "Es un animal que está desapareciendo. Ahora triunfa el que corre mucho y piensa poco". Fueron los dos primeros personajes en aparecer en 'Canales, el 10', donde comparecieron la mujer y los padres de un Canales que rememoraba el inicio de su pasión por el mundo del fútbol, apoyada en su progenitor y en su abuelo. El primero echa la vista atrás para aclarar que Sergio comenzó jugando con cuatro años en los Agustinos, con niños de seis, pero "siempre en la misma posición, de tres cuartos hacia adelante, y a veces de mediocentro". Luego, llegaría a la cantera del Racing para brillar en el Torneo de Brunete en edad alevín, aunque su explosión llegó al asistir a unos entrenamientos de la selección española sub 15 y, sobre todo, con su presencia en el Europeo sub 17.

El debut como titular en el primer equipo racinguista, con doblete en la visita al Espanyol, y su partidazo ante el Sevilla FC en el Sánchez-Pizjuán, supusieron su 'bombazo' a nivel nacional. "Marcó un golazo y ya me lo empecé a tomar en serio", sentencia Valdano. "A partir de ahí, todo cambió", recalca el protagonista, que hubo de lidiar con la fama desde muy jovencito. Y llegó al Real Madrid, un paso que "asustaba" a su madre. "Era un adolescente, pero desacomplejado; todo lo resolvía con mucha naturalidad", añade Jorge, orgulloso de haberlo captado, con el aval de Mourinho para quedarse en la primera plantilla, aunque el míster portugués la tomó luego con él públicamente para espolearle y que se acercara. "Tenía mucho miedo a decir cualquier cosa que se malinterpretase", admite el propio Canales, que enseguida quiso marcharse cedido al Valencia con Emery para tener más minutos. Todo fluía... hasta su primera lesión, que fue de gravedad: rotura del ligamento cruzado. No duró demasiado, pero volvió a romperse, con una recaída que sí le dejó hundido.

"Venía del Deportivo e hicimos sintonía muy rápido. El Valencia empezaba a vivir mucha inestabilidad directiva, con la llegada de Peter Lim, y él estaba buscándose", argumenta Guardado, con el que coincidió en tierras levantinas. La tercera lesión de gravedad, ya con la Real Sociedad, le llegó en el Bernabéu. "Pensé 'déjame una rodilla buena', porque fue en la otra. Salí arrastrándome del campo. Me casaba en pocos meses y no podía ni tenerme en pie. Le dije a mi mujer que se fuera de luna de miel a África con su madre, porque yo no podía", dice Sergio con una sonrisa. "Pensaba que haría 'crack', pero se levantó hasta alcanzar el nivel tan grande ahora", aporta el 'Principito'. En esta ocasión, se propuso no hacer lo mismo que en las dos rehabilitaciones anteriores. Para ello, se montó un gimnasio, casi una clínica, en su casa y acudió a Itziar González de Arriba, especialista en Nutrigenómica, que le aplicó una dieta antinflamatoria (a base de arroz rojo, patata y trigo sarraceno, más huevo, legumbres y pescado, con suplementos para el rendimiento): "No hay dos como Sergio. El mérito es suyo, pero, si no hubiera hecho esa dieta, se habría roto de nuevo. Llegó delgadito, con las piernas muy finas. Había que cambiar no sólo desde la medicina y la nutrición, sino también centrándote en los genes".

Rafael Gordillo, Alexis Trujillo y Setién ("un chaval fortísimo; otro se habría quedado por el camino") analizaron su desembarco en el Betis. "Quique me llamaba prácticamente todos los días. Le estoy muy agradecido, porque es el paso más importante que he dado en mi carrera. Aquí he encontrado mi sitio y me han encontrado a mí; nuestros caminos se han cruzado", reconoce Canales, alabado por directivos, técnicos y su ex entrenador. También por Joaquín: "Es un puro pulmón. Si el partido durase 190 minutos, le vendría hasta mejor". Valdano cree que "allí se siente el dueño del equipo, con toda la razón", mientras el 'Vendaval del Polígono' lo considera "el alma del Betis". Su mujer, Cristina Llorens, cree que "se siente importante y muy querido, con confianza; y, encima, está en buen momento y puede devolverla". Un líder "que se identifica con el club como si hubiera nacido aquí", justificación de sobra, para Alexis, que propició su renovación apenas un año después de llegar a Heliópolis, gesto que emocionó al cántabro. "¿Qué le puede tumbar ahora después de lo que ha pasado?", se pregunta un Guardado que conoce la respuesta. Hay Sergio para rato: "Todo lo que haga, en el fútbol y en la vida, será 'a full'".