Estadio DeportivoHueco blanco

Real Betis-Celta (0-2): Se mira al espejo y no le gusta lo que ve

Real Betis-Celta (0-2): Se mira al espejo y no le gusta lo que ve
- Óscar Murillo
Óscar MurilloÓscar Murillo7 min lectura
Segunda derrota consecutiva del Real Betis, que arranca el año igual de mal que acabó 2021. Se miró al espejo y no le gustó lo que vio: un Celta muy similar en ideas y estilo que, con Aspas como verdugo, destrozó al tercer clasificado con su calidad y su pegada. No hubo nunca reacción de verdad en La Palmera, donde el covid, las vacaciones y la pegada de su oponente a domicilio hicieron el resto. Muy poco que reseñar en positivo, por mucho que el traspié apenas tenga consecuencias, pero no puede haber despistes tan seguidos si se quiere redundar en El Plan.

Tras unos intensos prolegómenos, con recuerdo para el padre de Rui Silva y agradecimiento de todos al portero portugués por su esfuerzo, amén de la entrega del trofeo a mejor jugador de LaLiga en diciembre para Juanmi, dio comienzo un duelo que invitaba al espectáculo, ya que tanto Pellegrini como Coudet, pese a las muchas e importantes ausencias, apuestan siempre por el fútbol ofensivo. La iniciativa, que igualmente desean llevar habitualmente verdiblancos y celestes, correspondió de salida al anfitrión, que estrechó espacios entre líneas e impuso un ritmo alto ante unos vigueses a la expectativa.

No obstante, la primera ocasión clara fue del Celta, merced a una transición rápida que finalizó Santi Mina con un derechazo raso, abortado bien abajo por el cancerbero bético. Esta acción hizo despertar a los del 'Ingeniero', que a punto estuvieron de adelantarse en el marcador en una fugaz contra en la que participaron Álex Moreno, Canales (espectacular su dejada de tacón) y Juanmi, pero ni William Carvalho ni Willian José lograron remachar. Llegaban con cierta holgura andaluces y gallegos al área contraria, propiciando un vibrante intercambio de ataques, por el momento sin recompensa, si bien las sensaciones empezaron a sonreír poco a poco a los locales.

Lo intentaba el cuadro de Pellegrini de todas las maneras posibles, demostrando la amplitud de su catálogo, generalmente partiendo de una eficaz presión alta y tras pérdida. Lainez, Juanmi y Álex Moreno desbordaban continuamente por fuera, mientras que William y Willian se asomaban mucho a la frontal y apoyaban los intentos de estrategia. Canales, con un zurdazo cruzado en demasía desde la frontal, aumentó la nómina de acometidas, tras amagar una pared con el hispano-brasileño. Por el otro lado, los del Chacho trataban de meterse más en el partido a base de chispazos, como uno de Aspas y Cervi que no pudo concluir Mina, rompiendo líneas con conducciones de vértigo.

A nueve del intermedio, las dudas en la salida costaron muy caro: Rui Silva duda entre atrapar el balón o despejarlo, se decanta por esto último, pero se queda corto, dando lugar a un ataque en el que Guardado entró a Cervi y lo derribó dentro del área. La jugada era dudosa, pero el VAR no rectificó a Soto Grado, que indicó un penalti transformado por todo un especialista como Iago, que engañó al de Maia por el centro. El golpe fue mayor en el alargue, pues Lainez perdió una pelota por entretenerse demasiado y forzó una contra letal de Javi Galán, culminada de nuevo por Aspas en una acción de pillo en la que robó la cartera a Víctor Ruiz (grave error del catalán, que controló en vez de despejar) y regateó al portero para marcar a puerta vacía.

La reanudación se inicio con el mismo guion y un cambio (Rodri por Lainez). Y es que un servicio de Cervi que desvió Bellerín estuvo a punto de convertirse en el tercero, aunque el palo salvó a un Betis aún dormido. Tardaron en carburar los de Pellegrini, si bien la entrada de Rodri y el paso al frente de Bellerín reanimaron al tercer clasificado, ya con Borja y Fekir también sobre el terreno del juego. Con todo, le costaba un mundo a los verdiblancos ya no hacer daño, sino hasta robar el esférico a su oponente, relativamente tranquilo y con mucha maldad en sus proyecciones (como la que salvó Rui Silva en el 74 con un paradón a Mina). A veinte del epílogo, un buen centro atrás del campeón del mundo fue despejado en dos ocasiones por Javi Galán: primero, para dejarla 'muerta' para el trallazo a quemarropa de Carvalho, que logró desviar a córner a la postre.

El Celta, pese a todo, vivía un epílogo plácido, moviendo con calidad el esférico muy lejos de Dituro. Pellegrini, viendo el panorama, se la jugó en busca del milagro y dejó solo a William en la sala de máquinas, dando descanso a Canales e introduciendo a Tello en la ecuación. Borja, en un remate acrobático, tampoco obtuvo réditos, como el taconazo de Fekir en zona 'caliente'. Se estrellaba una y otra vez el Betis contra un muro y su propia inoperancia. Ni siquiera el hasta ahora inspirado Juanmi lo consiguió. No era el día. Afortunadamente, la derrota apenas tiene secuelas clasificatorias para una escuadra asentada en Champions.




FICHA TÉCNICA.-

Real Betis:
Rui Silva; Bellerín, Bartra, Víctor Ruiz, Álex Moreno; Guardado (Fekir 58'), William Carvalho; Lainez (Rodri 46'), Canales (Tello 80'), Juanmi; y Willian José (Borja Iglesias 58').

RC Celta de Vigo: Dituro; Kevin Vázquez, Aidoo, Carlos Domínguez, Javi Galán; Fran Beltrán; Brais Méndez (Veiga 86'), Denis Suárez, Cervi (Fontán 93'); Aspas (Nolito 90') y Santi Mina.

Árbitro: Soto Grado (riojano). Amarillas al local Willian José, así como a los visitantes Denis Suárez y Cervi.

Goles: 0-1 (36') Aspas, de penalti; 0-2 (45+2') Aspas.

Incidencias: Encuentro de la jornada 19 (última de la primera vuelta) de LaLiga, disputado en un Estadio Benito Villamarín de Sevilla con un 75% de aforo máximo por las restricciones derivadas de la sexta ola de la pandemia de Covid-19. Asistieron 41.656 espectadores.