Estadio DeportivoHueco blanco

La indiscutible consagración de Paul Akouokou en el Betis, numéricamente hablando

Por sensaciones, el beticismo y los medios quedaron maravillados en su mayoría por la aportación del joven pivote costamarfileño ante el Athletic

La indiscutible consagración de Paul Akouokou en el Betis, numéricamente hablando
Paul pugna con el atacante del Athletic Oihan Sancet en un lance del partido del domingo. - Villa Gómez
Villa GómezVilla Gómez3 min lectura
Por sensaciones, resulta indiscutible. La gran mayoría de los béticos y los no béticos que presenciaron el encuentro de LaLiga del pasado domingo entre Real Betis y Athletic Club quedaron prendados de las prestaciones de un joven centrocampista que, en parte por sus problemas físicos y en parte por el alto nivel alcanzado por sus compañeros (también en su demarcación), había pasado casi desapercibido esta campaña. De hecho, entre los que continúan en la disciplina heliopolitana, únicamente Joel, Lainez y Camarasa (el cedido a Las Palmas Rober González estaba también en esa nómina) acumulan menos minutos que Paul Akouokou (24).

El costamarfileño, que había destacado la jornada anterior en la derrota (1-3) contra el Atlético de Madrid, volvió a ser la apuesta de Pellegrini, en ausencia del lesionado Guardado, para dar descanso a un miembro de la pareja titular en el doble pivote, Guido Rodríguez-William Carvalho. Si entonces partía desde el banquillo el italo-argentino, esta vez le tocó al luso-angoleño, formando el medio promocionado desde el Betis Deportivo como referencia por delante de la zaga, ayudando mucho en la presión y liberando al otrora jugador de América, que ejerció hasta de interior derecho en una suerte de variantes tácticas que el 'Ingeniero' ideó para cortocircuitar a los vizcaínos.

Paul estaba en todos lados, corriendo para corregir desaplicaciones de otros, balones sueltos en la frontal o superioridades del rival por acumulaciones por dentro, utilizando luego el balón con bastante criterio, hasta el punto de que perdió muy pocos. Los datos corroboran estas sensaciones y confirman que el ex de Ekenas y Beitar de Jerusalem disputó su mejor partido hasta la fecha como bético. Lástima que la falta de continuidad le pasara factura en forma de sobrecarga muscular, por lo que tuvo que pedir el cambio y ser sustituido por Edgar en el minuto 88, tras estirar varias veces de pie y tumbado con ayuda de colegas, a partir de una entrada para cortar una contra de Álex Berenguer.

Ningún compañero recuperó más balones que Paul (8), segundo de todo el partido (tras el 7,5 de Borja Iglesias y empatado con Munian a 7,4 sobre 10) con mejor valoración conjunta en la web especializada en estadísticas 'WhoScored', que desvela su precisión en el pase: fue el más atinado, con un 89,7 de acierto, únicamente por detrás de un William Carvalho que, en los pocos minutos que jugó, dio al compañero los nueve pases que intentó (54 en el caso del marfileño). Nadie le ganó en el Betis en regates realizados (dos, como Fekir), entradas exitosas (3) e intercepciones (2), todo ello con apenas una falta, ganando, además, un duelo aéreo.