Hueco blanco

Todos los caminos en el Betis no llevan a Guido Rodríguez

Los responsables verdiblancos buscan fórmulas para cuadrar las cuentas antes del 30 de junio sin perder potencial deportivo para la 22/23

Todos los caminos en el Betis no llevan a Guido Rodríguez
- Óscar Murillo
Óscar MurilloÓscar Murillo4 min lectura
Lo verbalizó en una intervención reciente en una emisora de radio el vicepresidente, José Miguel López Catalán: el Real Betis necesita ingresar con cierta urgencia (antes del 30 de junio) alrededor de 25 millones de euros para cuadrar las cuentas, todavía renqueantes de los efectos nocivos de la pandemia del coronavirus Sars-COV-2. Una gran venta solucionaría el problema. Los ansiados ingresos extraordinarios que incluían en los presupuestos con lógica antes de que la Covid-19 hiciera estragos, ya que el heliopolitano, como tantos otros, necesita vender para seguir creciendo. Por supuesto, todas las miradas se dirigían a Guido Rodríguez, tanto por su enorme revalorización como por la cuantiosa plusvalía que generaría, aunque desde los despachos del Villamarín aclaran: "No tiene por qué ser él el que sacrifiquemos. Ni siquiera es indispensable un traspaso a la ligera".

Recapitulando: que los focos apunten al italo-argentino no es ninguna casualidad. Costó apenas tres millones de euros, más otros tantos en objetivos, pero el Betis se ha visto 'obligado' a adquirir un pellizco más de sus derechos a Club América, que se reservó el 30%, por lo que cualquier cambio de aires del pivote les dejaría una tajada importante. Al disputar sus encuentros número 75 y 100 (la visita liguera al Real Madrid con la que se abrochaba el curso 21/22), la institución presidida por Ángel Haro se hizo (al módico precio acordado en enero de 2020) con un 10% más del pase de Guido. En La Palmera controlan ya el 90%, una encomienda que llevaron a rajatabla los responsables verdiblancos para asegurarse la sartén más por el mango en la próxima ventana de transferencias.

El Atlético de Madrid ha iniciado la subasta con una puja de 30 kilos que no llega a las pretensiones del club hispalense, que no aspira a que alguien pague la cláusula del centrocampista (80), pero sí a un término medio entre los dos listones mencionados. Hay constancia que habrá pujas mayores a la de los colchoneros, en principio desde la Premier (sus agentes estuvieron en Mestalla y hablaron con los altos ejecutivos béticos), aunque, como ya se ha dicho, en el Benito Villamarín trabajan con diferentes escenarios para no perder potencial en la 22/23, sino, como pidió Manuel Pellegrini, dar "un paso adelante" en lo que a ambición y aspiraciones se refiere. Entre las alternativas para equilibrar el saldo contable está la solicitud de un préstamo, que LaLiga ajuste sus exigencias y el tope salarial o que salga otro miembro de la plantilla.

Aunque no se hayan registrado propuestas formales, sí han preguntado por Rui Silva, Álex Moreno (la periodista Silvia Verde hablaba de una oferta de Inglaterra cercana a los 25 millones de euros), William Carvalho y Borja Iglesias. De cómo evolucionen estos intereses en las próximas semanas dependerá la configuración de la próxima plantilla, a la que llegarán el central Luiz Felipe, el extremo Luiz Henrique y, de forma definitiva, el centrodelantero Willian José. Y que podría contar perfectamente con Guido, que ya ha manifestado en público y en privado su deseo de quedarse. Es más, el Betis le ha hecho una oferta para ampliar su actual vinculación, que expira en 2024, mejorando sus emolumentos y aumentando su cláusula. Desde luego, si encuentran otra manera de sanearse sin vender al internacional albiceleste, están dispuestos a hacer ese esfuerzo por el bien del grupo.