Estadio DeportivoHueco blanco

Cádiz CF-Real Betis (1-2): Con esa fe y esa pegada dentro y fuera, llegará donde quiera

Tras un gol fantasma anulado con polémica en el primer tiempo, Tello empató nada más salir y Borja Iglesias provocó y ejecutó la remontada sobre la bocina

Cádiz CF-Real Betis (1-2): Con esa fe y esa pegada dentro y fuera, llegará donde quiera
- Óscar Murillo
Óscar MurilloÓscar Murillo8 min lectura
Trabajado triunfo (1-2) del Real Betis, que tuvo que remontar en la recta final un gol del Cádiz CF, capaz de contenerlo bien y ávido para castigar el regalo de Juanmi. Pero los de Pellegrini supieron ser pacientes, confiar en sus posibilidades y apretar en el momento justo, ya sobre la bocina y con su anfitrión exhausto. Si tenía calidad y pegada en el campo, con la que ingresó desde el banquillo rebosó el vaso de la contención amarilla: Tello empató nada más salir, tras pisadita de Fekir, y Borja Iglesias se fabricó un penalti ejecutado por él mismo que, esta vez sí, señaló Gil Manzano a instancias de un VAR que no quiso validar un autogol en el primer tiempo de Fede San Emeterio. Todo a tiempo de seguir a las puertas de la Champions, asentándose en zona de Europa League a la espera de la final de la Copa del Rey, complicando indirectamente la permanencia de los gaditanos.

De inicio, susto para los verdiblancos, habida cuenta de que Idrissi empalmó de primeras un centro desde la derecha, aunque, afortunadamente para los intereses visitantes, lo hizo contra el cuerpo de Sabaly, una de las novedades en el once del 'Ingeniero'. La respuesta, aunque menos contundente, correspondió a Fekir, que colgó una falta lejanísima para que Juanmi no llegara a la postre. Se palpaba la tensión por lo mucho que había en juego para ambos, por lo que mandaban la intensidad, la presión alta y la rapidez de pensamiento, si bien a veces se transformana en precipitación.

A los heliopolitanos les costaba elaborar, conectar sus líneas, especialmente por el eficaz achique local y la verticalidad tras robo de los pupilos de Sergio, cuya encomienda era llegar con celeridad al área contraria, recurriendo generalmente a la profundidad por las bandas y los centros laterales. Dominaba contra pronóstico el conjunto amarillo, persistente y apoyado en un esfuerzo físico encomiable para mantener el juego en campo rival. Bastante hacía el Betis con achicar agua en esta fase, puesto que su anfitrión cortocircuitaba con faltas inmediatamente cualquier atisbo de contragolpe.

A los diecisiete minutos, Gil Manzano, con la connivencia del VAR, anulaba un autogol de San Emeterio por la participación final de Fekir, que había salido y vuelto a ingresar en el terreno de juego, aunque la acción no quedó nada clara. Sabaly había castigado por la derecha un error en la marca de Espino para centrar, inicialmente al primer palo y, a continuación, atrás para el disparo de Canales con su pierna mala. El tiro se le coló entre las piernas al mediocentro ex del Sevilla Atlético y, según las imágenes, parece entrar, impulsado por su tacón, antes de que intervenga el campeón del Mundo, al que habría habilitado Fede.

Cumplida la media hora, el '8' verdiblanco reclamó de nuevo el protagonismo. Así, tras una de sus típicas protecciones con el brazo que golpeó violentamente la cara de Iván Alejo (en una acción en la que se jugó la tarjeta), el ex del Lyon dibujó una penetración desde la izquierda con dos paredes (con Álex Moreno y Canales) para ganar línea de fondo, cediendo Akapo el córner 'in extremis'. Se habían volteado las sensaciones y, con el conjunto de Sergio más cansado, llevaban claramente la iniciativa ya los de Pellegrini, con el Cádiz replegado. Con todo, la tuvo de nuevo Idrissi, otra vez bloqueado por Sabaly, tras no llegar por poco Negredo al servicio de Iván Alejo. Intentaban estirarse los amarillos antes del intermedio, demostrando que seguían vivos en el partido.

La reanudación reproducía los mismos roles de la mayor parte de la fase anterior, con un Betis al mando y un anfitrión a la expectativa. Y pudo dinamitarlo todo Guardado enseguida, tras un taconazo de Canales para que Fekir la ponga en la frontal, Sabaly la deje pasar y el mexicano estrelle su zurdazo en el travesaño. Despertaron los gaditanos con este serio aviso, recuperando sensación de peligro: aunque estaba invalidado por fuera de juego, Negredo e Idrissi tuvieron un remate franco a centro de Alejo, que sí logró batir a quemarropa a Bravo a continuación, habilitado por un despeje erróneo y hacia el lado menos oportuno de Juanmi.

Por muy inesperado que fuese, la mala costumbre del Betis de regalar un gol casi cada partido estaba lastrando seriamente sus aspiraciones, tropezando en lo más llano a priori. Tiró de artillería Pellegrini, arriesgando con los cambios de manera obligada, pero no cesaba en su empuje el Cádiz, rudimentario pero efectivo. Así, a veinte minutos del epílogo, Pezzella tuvo que despejar bajo palos un cabezazo desde el segundo palo de Negredo, que había aprovechado la mala salida del meta chileno. Un golpe al mentón del que tardó en reponerse el conjunto heliopolitano, aunque Tello, nada más ingresar, llegó a tiempo de ponerla desde la frontal junto al palo, rasa e imposible para Ledesma, tras dejada de tacón de Fekir.

La inercia era claramente de color verdiblanco y, apenas tres minutos más tarde, Alcaraz se entretenía al despejar, dando tiempo al 'Panda' para interponerse entre él y el balón. La revisión en el monitor de colegiado, a instancias del VAR, terminó con un penalti, transformado por el propio Borja Iglesias para obrar la remontada. Ahora, tocaba no ahogarse en la orilla, con todo lo que costó remar hasta ese 1-2, por lo que los heliopolitanos se dedicarona nadar y guardar la ropa. La puso a secar Bravo al filo del tiempo reglamentario, desviando de manera muy estética a córner una falta desde el semicírculo de todo un especialista como Alcaraz, quien quizás debió ver la segunda amarilla en la acción del penalti. No pasaría nada más antes del pitido final. Acaso una petición de mano dentro del área de Joaquín, quien, en realidad, golpea antes el despeje de su cancerbero con la cabeza.






FICHA TÉCNICA.-

Cádiz CF:
Ledesma; Akapo, Luis Hernández, Chust, Espino; Iván Alejo (Sobrino 64'), Alcaraz, Fede San Emeterio ('Choco' Lozano 86'), Idrissi (Álex Fernández 86'); Lucas Pérez y Negredo.

Real Betis: Bravo; Sabaly (Bellerín 69'), Pezzella, Bartra, Álex Moreno; Guido Rodríguez, Guardado (Joaquín 69'); Canales, Fekir, Juanmi (Tello 77'); y Willian José (Borja Iglesias 60').

Árbitro: Gil Manzano (extremeño). Amarillas para el local Alcaraz y el visitante Bartra.

Goles: 1-0 (58') Iván Alejo; 1-1 (78') Tello; 1-2 (85') Borja Iglesias, de penalti.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 31ª de LaLiga, disputado en el Nuevo Mirandilla de Cádiz ante 18.063 espectadores, con una nutrida presencia de aficionados béticos.