Fekir: se activa la maquinaria

03.05.2021 | 20:38
Fekir: se activa la maquinaria

Si en la 19/20 los elogios superaron con creces a las críticas (siete goles, una decena de penaltis provocados y un buen puñado de asistencias), aunque siempre se le ha achacado que sea determinante sólo con cuentagotas. Algún querido compañero lo tildó de lujo innecesario para el Betis este domingo, cuando se convirtió en 'Trending Topic' nacional en Twitter, donde ganaron por goleada los reproches a su discreto partido en Valladolid. Cuatro dianas y otras seis facilitadas jalonan su trayectoria esta campaña, que arrancó en alto, sufrió un bajón importante con el penalti errado contra el Sevilla en el primera derbi y volvió a subir con su golazo al Levante, con una nueva mueca de disgusto debido a su evitable expulsión contra el Athletic.

Un verdadero tobogán que, en otros tiempos, sería perfectamente asumible por un club en crecimiento, aunque no en la tesitura actual. Se quejan muchos lectores, ciegos de beticismo (en todo su derecho), de que en estas páginas sólo se señala la necesidad, urgencia en realidad, de la entidad de La Palmera de vender para sanearse. Y es cierto que la crisis económica heredada de la pandemia ha golpeado con dureza a casi todos, incluidos los grandes, pero en Heliópolis no tienen siquiera el sustento de los ingresos televisivos desmesurados o los premios por jugar en Europa de otros. No es ningún secreto que el Betis debe hacer una gran venta o desprenderse de sueldos muy altos de aquí a septiembre para, primero, ajustar su desfase en el tope salarial de LaLiga y, después, si sobra, rearmarse.

Y Nabil Fekir, objeto de esta información, es el que más cobra, de largo, de la plantilla, sin que su rendimiento lo justifique del todo por ahora. Con 3,6 millones de euros netos por temporada en su bolsillo, cifra que se eleva hasta los cuatro kilos con los emolumentos de su hermano Yassin, únicamente afrontables en caso de que el Betis se meta en Europa League y vuelva definitivamente el público a los estadios en la 21/22, con un adelanto en la recta final de este ejercicio si fuera posible. Porque es cierto que a todos les ha azotado la crisis, pero la dependencia del ticketing, los abonos y los ingresos extraordinarios (léase traspasos) no es idéntica.

De haberse controlado el brote de Covid-19 y estar viviendo todavía en la antigua normalidad, Mandi estaría ya atado y bien atado, como Víctor Ruiz; se habría pujado con cierta fuerza por Emerson y Miranda, tratando de convencer al Barça de que están mejor aquí; y probablemente Loren, Tello y algún otro habrían sido vendidos el verano pasado. Lógicamente, la mala campaña a las órdenes de Rubi no ayudó, porque la plantilla estaba devaluada y las ofertas, que las hubo, se consideraron insuficientes. Pero el temporal se habría capeado de otra forma, sin duda. Ahora, habrá que malvender, si es factible, a William Carvalho, otro que se lleva un dineral (2,5 millones) y apenas juega, amén de desprenderse de algún futbolista más, pues las temidas amortizaciones también acechan.

Y uno de ellos puede ser Fekir. No porque nadie vaya a enjugar los casi 20 kilos (y otros 10 en variables) que el Betis prometió al Lyon por él, aunque en el ahorro está la clave. Cada vez está más claro que, pese a encontrarse a gusto en Sevilla, donde se ha comprado una casa y tiene inversiones en negocios varios (como la cría de caballos de raza), el futuro del '8' verdiblanco pasa por una salida. No presionará el atacante, a quien sólo le interesa ese movimiento si hay una improbable plusvalía (se lleva el 10%, la mitad que su ex equipo), ni tampoco lo causará el enfado por el recorte salarial que todos, de mejor o peor grado, han entendido como necesario por las circunstancias. Lo propiciará, por necesidad, el propio club de La Palmera.

La maquinaria ya se ha puesto en marcha. Y ha empezado a carburar en Francia, donde publicaciones de todo tipo, algunas con el prestigio de beIN Sports, hablan de la segura salida de Nabil en verano, tras una "excelente temporada" con el Betis. En su reciente entrevista con 'AS', el internacional galo recalca que "de momento, está feliz" aquí, pero también sus ganas de volver a disfrutar de competiciones continentales, incidiendo en ese episodio en el que su ex agente frustró, según él, su marcha al Liverpool. En el país vecino continúan sin dar crédito a que eligiera el Benito Villamarín, por lo que ahora vuelven a ponerle en radar de grandes clubes de la Premier, la Bundesliga, la Ligue 1 y LaLiga.

Será complicado. Lo del Barça se cae por su propio peso, habida cuenta de que, a día de hoy, los culés no tienen capacidad económica de afrontar una operación de ese calibre, conformándose con movimientos a coste cero (Eric García, Wijnaldum, acaso Depay). Tampoco se antoja factible que el Rennes, salvo ofertón por Camavinga, pueda optar a su repatriación. Y no ha demostrado tanto como para que un equipo de campanillas apueste por reclutarle. Quizás en Inglaterra, donde el más modesto tiene un buen colchón por el dinero de la TV, o en algún destino exótico, tipo Rusia o los países árabes, sean capaces de tentarle. El futuro dirá, aunque cada vez ese adiós de Fekir conviene a más partes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal