Estadio DeportivoHueco blanco

Aitor Ruibal, fuera de la lista del Betis

En la órbita de varios clubes de LaLiga y alguno de fuera, con más de una oferta en firme, el futuro del comodín de Pellegrini parece ya definido

Aitor Ruibal, fuera de la lista del Betis
Aitor y Borja Iglesias celebran el 1-0 al Elche. - UES
Óscar MurilloÓscar Murillo5 min lectura

Llegó al Betis Deportivo a principios de 2016, con buenos números en L'Hospitalet, a cambio de 20.000 euros. Se quedó pese al descenso a Tercera y José Juan Romero extrajo todo su potencial ofensivo, deshaciéndose en elogios hacia este delantero centro con infinidad de recursos. Ante los halagos que (con justicia) recopilaba Loren Morón (que, por confesión mutua, no tenía 'feeling' con el de Gerena), el entonces míster del filial verdiblanco bromeaba diciendo que Aitor Ruibal era el verdadero 'crack' de aquel segundo equipo que recuperó la categoría perdida. Luego, llegaría una oportunidad fugaz con los mayores y un capítulo de cesiones cada vez más fructíferas. Ayudó al Cartagena en el 'play off' de ascenso a Segunda y 'se salió' en el Rayo Majadahonda, con 12 goles y cuatro asistencias en la División de Plata. Todo como ariete, aunque, por sus características físicas y técnicas, nunca fue un '9' al uso.

De eso se dio cuenta pronto Javier Aguirre, con el que el de Sallent se fundía este sábado en un abrazo al marcharse a vestuarios para el intermedio del Mallorca-Betis. El mexicano lo probó con éxito como carrilero diestro en su 1-5-3-2 durante la 19/20 en el Leganés, abriendo una puerta por la que ha entrado de lleno Manuel Pellegrini, subiendo la apuesta. Prendado de su polivalencia, el chileno decidió quedarse con el '24', al que, por necesidad, utilizó como lateral derecho y zurdo en una defensa de cuatro, añadiendo en sala de prensa que lo ve más ahí que como 'banda' (léase extremo). A falta de escuchar su confesión sincera, más allá del protocolario "quiero jugar y lo haré donde diga el entrenador y pueda ayudar más al equipo", Aitor se ha convertido en el 'plan A' para el puesto de '2', a la espera de que se recuperen del todo Sabaly y Montoya, amén de lo que ocurra con Bellerín.

Y lo ha conseguido por méritos propios, asentándose en una demarcación complicada y aportando tanto en ataque (su especialidad, provocando la expulsión de John Donald contra el Elche, por ejemplo) como en defensa, faceta en la que ha mejorado sobremanera. Ahora, los jugadores natos para el costado derecho tendrán que esperar. Eso, claro, si Ruibal no es elegido para cuadrar las cuentas del Betis, al que no bastarán las 'palancas' (ni la de los abonos y el 'ticketing', a medio plazo, ni la aportación de sus accionistas principales, a corto) para quedarse en positivo. El club heliopolitano necesita vender a uno o varios de sus efectivos para enjugar un desfase de aproximadamente 18 millones de euros antes de las 23:59 horas del 1 de septiembre.

Por el versátil futbolista catalán han llegado propuestas. El Espanyol, que busca un extremo como el comer, ha insistido, pese a la negativa inicial, si bien ESTADIO Deportivo ha podido confirmar varias propuestas más de LaLiga y una de fuera de España, alguna de ellas en firme y por números interesantes para todas las partes. Pero Aitor Ruibal no va a marcharse en este mercado estival. Pellegrini le ha dado su sitio y él está muy contento. Supo esperar su momento y, como demostró el verano pasado con una mejora y ampliación de contrato hasta 2025, el Betis también ha reconocido su estatus. Cuenta con él como hombre de presente y futuro. La decisión está tomada. "Puedes sacarlo de la lista", añaden desde su entorno más directo. Entre las opciones de salida en esta recta final de la ventana de transferencias no hay que considerar ya al dorsal 24.