Hueco blanco

Cordón lo tanteó, pero su club pedía 15 kilos; ahora, ha acabado rodeado de estrellas por una miseria

Aunque ha tenido que abandonar Europa, este emergente extremo se ha marchado de Francia por la misma cantidad que pagó el Saint-Étienne por él: 4,5 millones de euros

Cordón lo tanteó, pero su club pedía 15 kilos; ahora, ha acabado rodeado de estrellas por una miseria
El franco-gabonés, en acción. - @BouangaDenis
Villa GómezVilla Gómez3 min lectura

Antonio Cordón tenía su nombre subrayado en la agenda desde hace varios años. A su llegada a Heliópolis, echó cuentas por si podía traérselo, pero la pandemia impidió cualquier desembolso. Acabó en el Saint-Étienne, pero el extremeño no se rindió, volviendo a preguntar por él en las siguientes ventanas de transferencia, obteniendo la misma respuesta: vale 15 millones de euros. Su rendimiento, desde luego, acompañaba, porque, pese a dejar el modesto Nimes, siguió marcando goles y brindando asistencias. Nunca de forma tan bestia como cuando militaba en el Lorient, pero el caudal ofensivo de este extremo zurdo, un diestro a pierna cambiada en realidad, era imponente. De hecho, sonó para Real Sociedad, Celta, Montpellier, Niza o Lille, aunque su precio seguía siendo prohibitivo.

A la marcha este verano de Tello y la cantada de Lainez, que se ha marchado cedido al Sporting de Braga, se unió el descenso de 'Les Verts', que les obligaba a vender a sus mejores activos para hacer caja y cuadrar las cuentas. Pero llegó Luiz Henrique y, aunque Manuel Pellegrini demanda ahora competencia para Juanmi en ese perfil, que posiblemente se subsane reubicando a Canales si llega Aouar, las prioridades estaban en reforzar otras zonas. Por eso, Denis Bouanga (27) no acabará en Heliópolis. Y eso que el ASSE se ha conformado con recuperar su inversión, cifrando su pase en unos 4,55 kilos. Una miseria, tres veces menos de lo que se llevó pidiendo dos años. Sin embargo, otro club se ha adelantado por el internacional gabonés.

Acabará rodeado de estrellas, pues será futbolista de Los Angeles FC, la franquicia estadounidense que ha fichado a Chiellini y Bale, entre otros. Firmará hasta 2026 y será uno de los tres jugadores-franquicia, junto a Carlos Vela y Brian Rodríguez, los únicos autorizados a superar el tope salarial que establece la MLS. Bouanga, por tanto, vestirá de dorado y negro, engordando un plantillón a las órdenes de Steve Cherundolo. Una oportunidad de mercado, aunque al final haya costado los cinco millones de dólares (4,91 de euros al cambio actual de divisas) que apuntan otras fuentes.

La fuga de talentos, especialmente los más veteranos, sigue siendo una realidad hacia la Major League Soccer, un campeonato que va ganando adeptos y repercusión mediática. Incluso, pese a que muchos la consideren un retiro dorado, cada vez son más los futbolistas que salen de allí hacia Europa y no al revés (de los últimos, el delantero argentino Valentín Castellanos, aunque es cierto que pertenecía a City Group también), prueba del trabajo de 'scouting' que se está imponiendo allí.