Estadio DeportivoHueco blanco

Cuando el río de Aouar suena en el Betis... y el de William Carvalho en Lyon

El técnico del OL, Peter Bosz, clama por un mediocentro defensivo y los movimientos de Cordón resultan 'sospechosos', así como el optimismo de la mayoría de especialistas

Cuando el río de Aouar suena en el Betis... y el de William Carvalho en Lyon
El mediocampista franco-argelino Houssem Aouar. - OL
Óscar MurilloÓscar Murillo6 min lectura

A día de hoy, resulta a todas luces imposible que Houssem Aouar vista de verdiblanco, aunque el río suena con tanta fuerza en el Betis que algo se nos debe escapar a todos. Si se pregunta en la planta noble, recuerdan el desfase en las cuentas, cifrado por el propio vicepresidente heliopolitano, José Miguel López Catalán, en 25 millones de euros, y la necesidad de recuperar los ingresos extraordinarios por traspasos de antes de la pandemia. Hasta el 1 de septiembre hay tiempo, pues el 'plan Covid' de LaLiga concede esa moratoria, si bien urge equilibrar el sobrepasado tope salarial y el balance económico, cerrado con pérdidas (asumibles) a 30 de junio. Ni siquiera una hipotética venta de William Carvalho al Galatasaray, por ejemplo, el único que ha puesto sobre la mesa de La Palmera una propuesta formal (cinco millones de euros fijos y dos en bonus), bastaría, ya que se dispondría únicamente del 25% de la cantidad resultante del ahorro de la alta ficha del luso-angoleño (2,5 millones de euros limpios) y lo recaudado por su pase.

Sí sería suficiente seguramente para inscribir a las dos caras nuevas hasta la fecha, los brasileños Luiz Felipe y Luiz Henrique, pero el rearme definitivo del plantel de Manuel Pellegrini, con Aouar, Dani Ceballos o Bellerín esperando huecos y 'cash', precisa de otra gran operación o varias medianas. Bien es cierto que en el límite salarial de LaLiga deben computarse este curso los réditos de los traspasos de Emerson al Tottenham y Junior al Leeds, amén de los bonus incluidos en las compraventas, por ejemplo, de Feddal (por sus éxitos con el Sporting CP) y Brasanac. Aun así, tendría que salir alguien de los 'pesos pesados'. Y la lógica invita a pensar en que el elegido estaría en el centro del campo. No tendría demasiado sentido que fuese Guido Rodríguez, con seguimientos de peso que, por ahora, no llegan a los 40-45 millones demandados por el Betis, a menos que el 'Ingeniero' acepte afrontar la temporada con Paul y Guardado como pivotes defensivos.

Sea como fuere, los movimientos de Antonio Cordón resultan tan sospechosos como indiciarios. Sospechosos en el mejor de los sentidos. Cierto es que el extremeño se suele mover así con quienes encaran su último año en un club y no renuevan. No le salió del todo bien en el caso de Luiz Felipe, pues la Lazio se negó a aceptar cuatro millones hace un año, por lo que ha habido que esperar a este verano para traerlo, a coste casi cero eso sí. Y la reunión del pasado miércoles con los dirigentes del Lyon, desvelada por 'L'Équipe', genera dudas. Desde Francia se filtró un principio de acuerdo o, como poco, un entendimiento sobre la base de los 12-13 millones de euros, más el pase de Carvalho, aunque al parecer los galos comenzaron pidiendo 20 kilos por Aouar y aceptaban 14 si se incluía al internacional portugués. En cualquier caso, había que convencer al franco-argelino para que presionara también a lo largo del verano.

Y este paso se habría dado, según el especialista en el mercado Matteo Moretto. Ya en las últimas horas se publicaba en el país vecino que Houssem, que antes prefería esperar a la Premier, habría decidido decantarse entre el Betis o agotar su contrato en Lyon, aunque la mayoría de los informadores que mejor controlan el mercado de fichajes (Fabrizio Romano, Nicolò Schira...) coinciden con el de Relevo en que la operación va viento en popa, contradiciendo las presuntas limitaciones de movimiento, por el apartado económico, en Heliópolis, desde donde insisten en que, llegado el caso, habría que esperar aún varias semanas para que todo se cerrase. También se desmiente una inminente salida de Fekir, Canales, Borja Iglesias o Álex Moreno, los únicos, junto a Bartra y William, por los que se podría recaudar un montante adecuado para inscribir a las dos altas y abrir las puertas a Aouar. Pero está claro que algo se cuece entre bambalinas.

Si el río del ex compañero de Nabil y Yassin (por lo visto, ambos muy amigos de Houssem y claves en que ahora quiera vestir de verdiblanco como prioridad) resuena con fuerza en el Benito Villamarín, el de Carvalho recobra fuerza en el OL. De esta forma, su entrenador, Peter Bosz, admitió tras el último amistoso que necesitan un centrocampista de cierre para mantener el dibujo actual, con el hándicap añadido de las lesiones de Caqueret y Tolisso. "Si queremos seguir jugando en un 1-4-3-3 con sólo un '6', entonces sí que buscamos un mediocentro. Tenemos jugadores en la plantilla para jugar con doble pivote, pero, para jugar con uno solo, únicamente tenemos a Johann (Lepenant). Entonces sí, si queremos seguir jugando así, necesitamos absolutamente para jugar en esa posición. Corentin (Tolisso) no está para este puesto; jugará más arriba", sentenciaba el neerlandés.