Hueco blanco

La acusación de beticismo por la que Míchel, entrenador del Girona FC, ha sido duramente sancionado

El técnico fue expulsado en la primera parte del partido de LaLiga disputado contra el Real Betis el pasado fin de semana; Ortiz Arias, árbitro del duelo y víctima de esas palabras, lo dejó reflejado por escrito en el acta

La acusación de beticismo por la que Míchel, entrenador del Girona FC, ha sido duramente sancionado
Míchel, entrenador del Girona FC, fue expulsado contra el Real Betis por insinuar que los árbitros tenían favoritismo por el Betis. - UES
Rafa CalaRafa Cala3 min lectura

Míchel, entrenador del Girona FC, fue uno de los grandes protagonistas del partido que enfrentó el pasado fin de semana a su equipo con el Real Betis Balompié que finalizó con 2-1. El técnico se fue del estadio Benito Villamarín muy satisfecho con el juego desplegado por sus pupilos, pero a la vez algo molesto por ser expulsado durante la primera parte, en el minuto 21 concretamente, por protestar algunas decisiones pitadas por el árbitro de la contienda, Ortiz Arias. Debido a esa roja vista, Míchel ha sido sancionado para los dos siguientes partidos de LaLiga, por lo que no podrá dirigir al Girona FC ni contra la Real Sociedad en Montilivi, como local, ni contra el Atlético de Madrid en el estadio Metropolitano, como visitante.

Y es que a pesar de el Girona FC presentó alegaciones para que el castigo para Míchel no fuera lo más duro posible, la realidad es que el acta era contundente en su contra ya que el técnico visitante acusó o insinuó el beticismo, o un favoritismo por el Real Betis Balompié, por parte del grupo arbitral durante la disputa del partido entre la escuadra bética y la gironí, siempre según lo que reflejaba el escrito del colegiado principal.

"¿Y ese fuera de juego no tenéis que aguantarlo?, ¿Qué pasa qué vais vestidos de verde?", escribió Ortiz Arias, el árbitro del encuentro, en el acta, señalando además que todo se hacía con un tono de mofa. Además de eso, también se expone que Míchel "una vez fue expulsado, permaneció visionando el encuentro en la grada, hasta el periodo de descanso. Habiendo comunicado este hecho al delegado del club visitante, instándole a abandonar esa zona".

Por todo ello, la sanción se ha visto elevada a dos partidos de torneo de la regularidad a pesar de que el propio Míchel expresó su arrepentimiento y pidió que los árbitros entendieran la situación de tensión que viven durante esos momentos.

Desgraciadamente para el entrenador del Girona FC, nadie ha atendido a razones y por el momento se perderá dos encuentros consecutivos de LaLiga frente a dos de los mejores equipos que están en la obligación de no fallar, ya que tanto Real Sociedad como Atlético de Madrid tienen su mirada en pelear, al menos, por clasificarse para la próxima edición de la UEFA Champions League. Objetivo que puede estar más abierto debido al bajón deportivo del Sevilla FC. Para lograrlo, el primer paso que se tiene que dar es no fallar contra equipos con aspiraciones algo menores o que no son rivales directos, y el Girona FC da en ese perfil a pesar de su gran arranque de campaña 2022/2023.