Aguirre se queda con el agua al cuello y el público pitando

El técnico mexicano del Mallorca sigue sin ganar como local en esta Liga y ve como el crédito se le va acabando. El empate ante el Alavés se antoja insuficiente pero Aguirre aboga por seguir luchando

Aguirre se queda con el agua al cuello y el público pitando
Javier Aguirre en el banquillo del Mallorca - LaLiga
Manuel PedreroManuel Pedrero 2 min lectura
Mallorca

Mallorca

DAZN LaLiga Finalizado0 - 0

Alavés

Alavés

No termina de arrancar el vuelo el RCD Mallorca esta temporada. Este mediodía rubricaba otro empate ante un rival directo por la zona baja, el Deportivo Alavés. Empate sin goles donde los bermellones jugaron mejor en el segundo periodo gracias a la aportación de Cyle Larin. Sin embargo, el mexicano aseguró que "no hay tiempo para lamentarse" y quiere seguir peleando. Su continuidad en el club balear no está asegurada.

Preguntado por una valoración del encuentro, dijo: "Nos ha faltado en ambas áreas, creo que en el área rival tuvimos un par que pudimos haber hecho más. Sobre todo en la segunda parte generamos más, la primera parte fue muy pobre, hablamos a medio tiempo, no se pudo, pero finalmente seguiremos intentando, no hay más", comentó en DAZN.

Sabedor que tiene la soga al cuello, Aguirre opta por continuar trabajando para revertir la racha: "No hay espacio para lamentos, venimos aquí a trabajar, estamos en ello, no están saliendo las cosas, nos está faltando juego, no vamos a bajar la guardia y seguiremos peleando", dijo con rotundidad.

Pitos para Aguirre en Son Moix

Una buena parte de la afición del Mallorca abucheó al equipo durante el encuentro. Justo por este tema le preguntaron en sala de prensa y respondió: "El público es soberano, llevo 60 partidos aquí, la gente puede hacer lo que quiera, paga y tiene todo el derecho de insultarme o silbarme o salirse. En ese sentido, creo que he estado de público alguna vez y he percibido el ambiente, si silban es por algo", deja claro.

Unete a nuestro canal de Whatsapp Únete a nuestro canal de Telegram