Estadio DeportivoHueco blanco

Uno de los '9' preferidos del Sevilla da al fin un paso al frente, pero su club se enroca

Ha pedido que le dejen ir a Nervión, pero queda poco para negociar por debajo de su cláusula, que asciende a 25 millones de euros y que exigirán cuanto más se acerque la gestión al próximo jueves

Uno de los '9' preferidos del Sevilla da al fin un paso al frente, pero su club se enroca
El artillero argentino, durante una sesión de entrenamiento. - ECF
Óscar MurilloÓscar Murillo5 min lectura

No es ningún secreto que el Sevilla FC atraviesa por un mal momento. También en ataque, con tres goles en otras tantas jornadas que le han servido únicamente para firmar un apurado empate contra el Valladolid, pues los pupilos de Julen Lopetegui cayeron por la mínima en las visitas a Osasuna y Almería (2-1 en ambos casos). Toca resetearse, fundamentalmente con la plantilla que hay, aunque Monchi trabaja a contrarreloj para reclutar a un delantero centro que mejore las prestaciones de Rafa Mir y En-Nesyri... y de paso que la competencia espolee al murciano y al marroquí. La 'operación salida' está bastante complicada, si bien el director general deportivo de los blanquirrojos se afana en lograr el margen salarial suficiente para acometer una última operación.

Como ocurriera en el eje de la defensa tras las ventas (obligadas) de la pareja titular, Koundé-Diego Carlos, el proceso de selección se ha eternizado arriba, sin que se haya conseguido este verano casi nunca que vengan las primeras opciones. Alex Telles fue un 'plan B' de campanillas para el imposible Reguilón, el recambio preferido de Augustinsson, mientras que hubo mala suerte en el plano físico con Marcao, que no se había recuperado de una lesión cuando se produjo otra, mientras que Kehrer o Nelsson se quedaron donde estaban, aterrizando finalmente Nianzou. Isco sí era una petición expresa del técnico vasco para dotar de imaginación a su medular, pero en la punta de lanza, donde se contaba con alguna buena propuesta por En-Nesyri, han ido cayendo objetivos como Belotti, Icardi y compañía.

Sin embargo, sigue muy vivo el pulso por Lucas Boyé, potente ariete del Elche que lleva 15 goles y 6 asistencias en 61 partidos como franjiverde, suficientes para que la entidad levantina pagara tres millones al Torino, que se lo había cedido en la 20/21. Ahora, el Sevilla FC ha lanzado una seria ofensiva, pero el dueño de la institución del Martínez Valero, Christian Bragarnik, no desea regalarlo. Y, además, avisa: como el trato se prolongue hasta el mismo jueves, día del 'deadline' estival, no habrá otra salida que pagar los 25 millones de euros de su cláusula. Al menos, el italo-argentino, de 26 años y con contrato allí hasta 2024, ha dado el paso al frente que le demandaba Monchi y se ha declarado, por decirlo así, en rebeldía. O solicitado verbalmente lo que en la Premier League llaman 'transfer request'.

Lo avanza Onda Cero Elche, a través del periodista especializado Monserrate Hernández, que habla de una presión que ya se olía el técnico ilicitano, Francisco, que lo dejó en el banquillo la primera jornada ante el Betis y apenas le dio dos ratitos frente a Almería y Real Sociedad en sustitución de Ezequiel Ponce. "Ha habido llamadas y no puedo confirmar que se quede. Queremos que siga, pero esto es una negociación y hay varias partes implicadas. Igual que con Mojica dije una cosa (en referencia al presunto interés del Villarreal), con Lucas no sé qué va a pasar. Es un gran profesional, siempre lo ha demostrado, pero la cabeza puede estar en otro sitio. Si se queda, la semana que viene sí podría ser titular”, argumentaba el míster de los alicantinos.

Según la citada fuente, el Sevilla aún no se ha dirigido formalmente al Elche, sino que ha sido el propio representante de Boyé el que ha comunicado una oferta de diez millones fijos y tres en variables (dos por debajo de su teórico valor de mercado) que, por ahora, no satisface a Bragarnik, que desea además un contacto directo y oficial. El delantero, que acudió este domingo a la jornada voluntaria de recuperación propuesta por el cuerpo técnico, ha comunicado ya a los dirigentes del dueño de sus derechos federativos que quiere ir a Nervión, donde ya tiene apalabrado un jugoso contrato por 4-5 campañas. Las próximas horas se antojan decisivas para conocer la resolución de este 'culebrón', ni mucho menos la única vía abierta por Monchi para cerrar su vanguardia.