Estadio DeportivoHueco blanco

Apuntaba a ser el sucesor de Darwin Núñez en el Almería y se estrelló: varias trifulcas después, vuelve a salir cedido

Estaba destinado a ser el heredero de la dinastía uruguaya de Darwin Núñez y pronto demostró que estaría muy lejos de conseguirlo en Almería

Apuntaba a ser el sucesor de Darwin Núñez en el Almería y se estrelló: varias trifulcas después, vuelve a salir cedido
El futbolista uruguayo sigue en su particular calvario en busca de revalorizarse - UD Almería
Mario GómezMario Gómez4 min lectura

La UD Almería sigue enfrascada en armar la mejor plantilla posible para su regreso a la máxima categoría del fútbol español. De hecho, son ya varios los fichajes los que se han hecho oficiales: Gui Guedes, Houboulang Mendes, Martin Svidersky, Arnau Solà y Marko Milovanovic. Cinco incorporaciones a la que se sumará una sexta próximamente, tras atar en corto a una de las mayores promesas futbolísticas a nivel mundial, Kaiky Fernandes Melo.

Para que sea posible dar acomodo a todas estas llegadas, la dirección deportiva encabezada por Joao Gonçalves tiene también que enfocarse en la operación salida. Hasta ahora no se había planteado necesario gracias a la buena salud económica del Almería, por lo que han llegado primero los fichajes antes que las ventas, todo lo contrario que en la mayor parte de los equipos de LaLiga Santander.

Las primeras salidas se dieron el 30 de junio, cuando no se prolongó el contrato a Makaridze, Buñuel y Monte. Desde ese momento, el conjunto indálico no había anunciado ninguna salida más hasta este miércoles, cuando ha hecho oficial la cesión de Cristian Olivera una temporada más al fútbol uruguayo. En concreto, al Boston River.

El Almería cede una temporada más a Olivera al fútbol uruguayo

Olivera no se había incorporado a los entrenamientos con el Almería y nunca abandonó Uruguay, puesto que ya se encontraba cedido por el equipo rojiblanco desde el mes de enero de 2021. En aquel entonces se marchó a Peñarol a cuenta de que no consiguió adaptarse de la manera idónea al fútbol español y contó con muy poco protagonismo en el primer equipo almeriense bajo las órdenes de José Gomes.

Desde entonces, su carrera iría cuesta abajo y sin frenos. En el seno del club indálico había cierta esperanza en que el regreso a su país le sirviera para volver a encontrarse con su fútbol. Parecía que sí, con unos buenos primeros partidos en Peñarol, pero fue simplemente un espejismo. Poco tardía en diluirse ese efecto estimulador y Olivera volvería a estar condenado al ostracismo, esta vez en su país.

El episodio más grave llegaría a comienzos de este año 2022. Peñarol dijo basta y, aunque todavía le restaban varios meses de cesión, dejó de contar con Olivera. El entrenador del equipo carbonero le apartó de la disciplina del club, hasta de los entrenamientos, y no le inscribió en una larga lista de jugadores para disputar la Libertadores. La razón fue el bajo rendimiento y la poca implicación de Olivera, supuestamente por algunos problemas extradeportivos que arrastró al terreno de juego.

En ese lapso de tiempo estuvo entrenando con un equipo de Segunda División uruguaya, propiedad de su agente Edgardo Lasalvia. Ahora, Olivera ha vuelto a encontrar un nuevo equipo en la máxima categoría de su país. Durante la próxima temporada, Boston River será su casa. El Almería sigue albergando la esperanza de que pueda revalorizarse y dejar atrás todos sus problemas. Parece complicado.