Hueco blanco

Las tres salidas de Sabin Merino

El atacante del Real Zaragoza está valorando las opciones para abandonar la entidad maña y a estas alturas de mercado cuenta con hasta tres ofertas

Las tres salidas de Sabin Merino
Sabin Merino, jugador del Real Zaragoza - @RealZaragoza
Alvaro ArenillasAlvaro Arenillas 3 min lectura

Sabin Merino es uno de los descartes del Real Zaragoza para el curso 2023-24. Tras pasar la campaña anterior cedido en el Atlético de San Luis, la entidad mexicana decidió no seguir contando con el jugador vasco y ello le ha llevado a regresar a la escuadra maña, la cual no cuenta con el futbolista de 31 años.

Ante tal escenario, la dirección deportiva de los blanquillos –con Juan Carlos Cordero a la cabeza– le comunicó en el mes de mayo que lo mejor era que fuese buscando equipo pese a estar bajo contrato hasta el 30 de junio de 2025. La situación no ha cambiado, pero por suerte para el jugador sí hay clubes que quieren incorporarlo a sus plantillas para la campaña venidera.

Según informa El Periódico de Aragón, tanto CD Mirandés como SD Amorebieta están interesados en hacerse con la cesión de Sabin Merino, a quien ven como una fantástica oportunidad de cara a reforzarse para la próxima temporada. Son dos oportunidades, pero no las únicas, ya que el Wisla Cracovia también se ha puesto en contacto con el futbolista.

Merino, quien llegó a la entidad de Aragón en enero de 2022, disputó 16 jornadas en la recta final de LaLiga Smartbank sin ser capaz de ver portería. Sin convencer cuando ya se encaraba la campaña 2022-23, surgió la posibilidad de la cesión al club mexicano, la cual fue vista con buenos ojos tanto por parte del futbolista como del club. Allí, en México, llegó a jugar 23 partidos entre el Apertura, el Clausura y los playoffs para lograr únicamente dos goles.

Buscando el ahorro

Si bien la oferta del Wisla Cracovia podría ser más interesante a nivel económico, Merino prioriza seguir en España tras su experiencia en México; eso sí, a favor de la escuadra polaca está el hecho cuente con muchos jugadores españoles y que el director deportivo, Kiko Ramírez, también lo sea.

Si bien los aragoneses creen que podrán cerrar un acuerdo, de igual modo entienden que encontrar un socio que se haga cargo de toda la ficha del jugador es muy complicado, ya que estamos hablando de un salario que ronda el medio millón de euros. Ante tal escenario, el objetivo del Zaragoza es ahorrarse la mayor cantidad de ficha posible; eso sí, no parece que la salida de Merino vaya a ser inmediata, aunque sí la primera entre de las que se esperan, contando con las de James Igbekeme, Eugeni y Manu Molina.