Estadio DeportivoHueco blanco

El Zaragoza de Carcedo no regatea los problemas

El conjunto maño es el que menos regates hace de LaLiga SmartBank y el segundo club que menos lo intenta, solo por detrás del Eibar.

El Zaragoza de Carcedo no regatea los problemas
Un once del Real Zaragoza esta temporada. - Twitter / @RealZaragoza
José Antonio RiveroJosé Antonio Rivero3 min lectura

Las últimas temporadas del Real Zaragoza han sido para olvidar. El objetivo de un club histórico como este no puede ser otro que el regreso a Primera División, algo que sus aficionados ven bastante improbable dado la forma de jugar del equipo. Por ahora ocupan la decimosexta posición en la tabla, a tan solo tres puntos de los puestos de descenso.

El conjunto entrenado por Juan Carlos Carcedo ha ganado dos partidos, empatados tres y perdido otros tres, habiendo marcado tan solo cuatro goles y encajado seis.

Aunque desde el conjunto maño no han puesto en tela de juicio al entrenador riojano, Carcedo empieza a estar en entredicho para la afición. Empeñado en jugar con un doble pivote muy defensivo, algo que no está funcionándole. De hecho, el Zaragoza es el equipo con peor porcentaje de regates realizados de toda LaLiga SmartBank, siendo el segundo club que menos intenta regatear en los partidos. Solo el Eibar intenta regatear menos que los maños, unos datos no muy buenos y que muestran uno de los principales problemas del equipo.

Exactamente, de los 85 regates que ha intentado realizar el conjunto mayo, 48 de ellos no salieron y acabaron en perdida de balón.

Lo cierto es que el Zaragoza carece de futbolistas con desborde, capaces de romper líneas, por lo que Juan Carlos Carcedo tiene muy limitados sus movimientos. En Zaragoza son conscientes de las limitaciones de la plantilla, aunque le piden al riojano el cambiar el doble pivote por un rombo, pudiendo tener a más jugadores ofensivos sobre el césped para dejar de ser tan predecible en ataque. Especialmente desilusionante fue el último partido de liga, en el que empataron a cero ante un Eibar que se llegó a quedar con nueve jugadores. Los de Carcedo no pudieron encontrar la portería rival ni contra 11 ni contra 10 ni contra 9, una valiosa muestra de la carencia ofensiva que padece el equipo.

"En la primera mitad, hubo continuidad cuando estábamos once contra once. Dominamos la situación, forzamos tarjetas... En la segunda mitad, no hubo continuidad. Habría sido necesaria una mayor tranquilidad para llegar con más peligro... "Nos ha costado a raíz de que se quedaron con uno o dos jugadores menos. Hemos sacado demasiados centros verticales"", dijo Carcedo tras el partido.

Sea como sea, y dados los últimos dos resultados negativos, de no ganar la próxima jornada en casa ante el Oviedo, la continuidad de Juan Carlos Carcedo en el banquillo podría empezar a estar cuestionada.