Hueco blanco

Nzonzi, entre las prisas de la Premier y la pausa de la Roma

Nzonzi, entre las prisas de la Premier y la pausa de la Roma
Nzonzi, cabizbajo en un entrenamiento. - M. L. / F. R.
Estadio DeportivoEstadio Deportivo3 min lectura
Cuando los relojes marquen las 18 horas del jueves en España, el mercado inglés quedará cerrado. La importancia de esa fecha la ha puesto de manifiesto en numerosas ocasiones el director de fútbol sevillista, Joaquín Caparrós, no sólo para poner en relieve las llegadas sino también las salidas.

Y una de estas últimas que está tomando forma es la de Steven Nzonzi, según ha podido saber ESTADIO Deportivo. Pero el reloj corre en contra de su voluntad, ya materializada en boca de su padre semanas atrás. El galo está citado este miércoles a las 9:00 horas para pasar el reconocimiento médico con su aún equipo e incorporarse a la disciplina de Pablo Machín.


Tottenham, Arsenal y Everton han sido los postores británicos que han tanteado al centrocampista francés a lo largo de este periodo de fichajes. En esa mesa, sólo le quedan los dos últimos. La Premier es el destino más valorado por el futbolista, por la cercanía con su familia allí afincada.

Por un lado, Unai Emery ya reconoció ayer que "hay que vender antes de fichar a Nzonzi", algo que estaría íntimamente relacionado con la posible salida de Aaron Ramsey al Chelsea, por quien en Inglaterra ya anuncian una oferta de 35 millones de libras por el galés. Con esa cantidad, los 'gunners' tendrían liquidez para abordar la incorporación del blanquirrojo. Paralelamente a ese interés, en el día de ayer apareció la también posibilidad 'Toffee', la cual, tras pagar 39 'kilos' por Richarlison, podría pujar alto también por él.


La última opción que parece le podría quedar al franco-congoleño es la de aguardar una respuesta de Monchi. Según informa el diario italiano Il Tempo, la Roma estaría esperando a la clausura del mercado inglés para que el sevillista aceptara bajarse considerablemente de los 4,5 millones de euros anuales que pretende percibir. En cualquier caso, la secretaría técnica sevillista no se moverá en su intención por recibir no menos de 30 'kilos', y es el tejado del mediocentro el que ahora tiene una pelota que en las próximas horas sabremos hacia dónde caerá.