ENTREVISTA ED 

Monchi: "LaLiga son palabras mayores pero no es una utopía"

Ambicioso, Monchi reconoce que en LaLiga "hay tres equipos por encima", pero recuerda que el Sevilla FC "no ha tenido miedo a ponerse retos imposibles" hasta la fecha

18.11.2019 | 09:10
Monchi posa para ED durante su entrevista en la ciudad deportiva nervionense.

Positivas. Así son las sensaciones de Monchi sobre el rendimiento del Sevilla FC en este primer tercio de la temporada. Está contento con el trabajo hecho, pero reconoce durante su conversación con ESTADIO Deportivo que aún hay cosas que mejorar en lo individual y en lo colectivo. ¿El mercado de enero? Una posibilidad abierta para cumplir su sueño como sevillista. La Champions, LaLiga...

- ¿Qué valoración hace del rendimiento del equipo hasta la fecha?
- Yo soy de los que piensan que los balances hay que hacerlos al final de temporada, pero es evidente que hay parciales y que hay que afrontarlos. Yo creo que estamos en la línea de lo exigido. Estamos respondiendo a las expectativas sabiendo que hay una serie de hándicaps que podrían lastrar un poco este comienzo, con tantos cambios que ha habido y con un nuevo cuerpo técnico. Pero todo eso está en el haber del técnico. Creo que han sido capaces de integrarse rápidamente a la dinámica y a la exigencia de la sociedad y si tuviera que quedarme con una sensación de lo acontecido hasta ahora es positiva. También mejorable, pues todo es mejorable. Es para estar satisfechos, ahora hay un parón y es el momento de analizar las cosas positivas y las cosas negativas para reforzar las positivas y mejorar las negativas.

- ¿Por qué se decidió por Julen Lopetegui?
- Después de analizar un poco la idea que tenía en la mente, de lo que creía que necesitaba el equipo a nivel de dirección técnica y viendo un poco las posibilidades que había y los nombres que yo tenía en la cabeza, Julen reúne todos los aditivos que yo pienso que eran necesarios para esta temporada, que era muy especial. Un cambio muy brusco en la plantilla, mi vuelta. Un año que había salido así, así; con muchas miras. Necesitábamos un entrenador con la personalidad suficiente como para saber afrontar un proyecto ambicioso, pero con la calidad y conocimientos necesarios para llevar adelante ese proyecto.

- La noticia no fue bien acogida por la afición. ¿Cómo encajó esas críticas iniciales?
- Soy de los que piensan que no hay que dirigir un club en función de lo que digan los aficionados, ni tampoco tomar decisiones al margen de lo que diga la afición. Es verdad que cuando se filtró la noticia de Lopetegui como nuevo entrenador hubo una reacción mayoritaria que no hay que esconder y que era negativa. Yo no soy el tío más impermeable del mundo, ni me meto en una burbuja y me olvido del mundo. No te hace dudar, pero sí valorar e intentar buscar refuerzos a nivel interno, míos propios y del entrenador. Esa corriente negativa solo hizo reforzar mi relación con el míster y convencerme aún más por lo que él me transmitía y tirar para adelante.

- ¿Qué es lo más le ha sorprendido de Lopetegui una vez que ha podido trabajar con él codo con codo?
- No es sorpresa, pero sí valoro dos cosas de él. Que es un tipo muy directo, que te dice las cosas siempre mirándote a la cara y como te las tiene que decir. Otra, que es un enfermo del trabajo. Está todo el día pensando, 24 horas y siete días a la semana, en fútbol.

- ¿Se parece mucho a Unai Emery en eso?
- Son muy parecidos al nivel de intensidad, no porque ambos sean vascos sino porque viven esto de manera muy intensa. Tienen sus diferencias y peso específico, pues ambos son entrenadores de elite, pero no sólo las cinco o seis horas que están aquí, sino por cómo lo viven durante las 24 horas al día.

- ¿Qué se encontró a su vuelta? ¿Habían cambiado demasiado las conocidas estructuras de las que tanto se habla en el club?
- Algunas cosas habían cambiado. Lo más difícil de asimilar es que cuando me fui había gente que tenía una función y cuando volví tenía otra distinta. Yo llego a finales de marzo, y entre abril y mayo tuve tiempo para meterme de nuevo en la dinámica del club y adaptarme a esos cambios sin la presión de estar compitiendo. El Sevilla FC competía, pero era un proyecto en el que yo no tenía nada que ver. Me he encontrado un club que sigue creciendo, que sigue apostando en el futuro y en la marca, en intentar que la marca Sevilla FC sea cada vez más grande y eso se alinea mucho con la idea que yo traía.

- Y para ello, además, ha confiado también en dos exsevillistas de renombre, como Fernando Navarro y Julien Escudé. ¿Qué ha buscado en ellos?
- No he buscado nada que tenga que ver con que fueran antiguos jugadores. Con Fernando ya habíamos hablado mucho durante su última etapa como jugador en La Coruña, era una fijación mía. Sé de su capacidad de trabajo y conocimiento de este mundo, que es importante y que le gusta. Era una relación que tarde o temprano se iba a producir y ahora era el momento. Fernando tenía un año de experiencia fuera del fútbol y trabajando en el fútbol, por lo que lo tenía muy claro cuando volví. En el caso de Julien, es que para ese puesto de 'Loan Manager' que hemos creado, yo buscaba un exfutbolista importante, con peso. Para cuando haya que llamar a un director deportivo o a un entrenador de estos equipos. Si hay que ir, por ejemplo, a Norwich a ver a Amadou o a Rennes, a ver a Gnagnon; necesitábamos a alguien que le diera espesor. Había hablado mucho con Escudé y él también tenía ganas de meterse en un proyecto en el que crecer, por lo que cuando se han dado las circunstancias está aquí. También me he apoyado mucho en la figura de Emilio de Dios. Nunca había hablado con él y es una de las sorpresas más gratas que me he llevado. Es un magnífico profesional, una persona superorganizada que me da mucho equilibrio en el control del trabajo de los scouts.

- ¿Qué cree que tiene que mejorar principalmente el equipo para estar en los objetivos?
- Margen de mejora hay. Creo que todavía la plantilla debe crecer a nivel individual en algunos jugadores y que ese crecimiento individual va a potenciar el colectivo. Pero no me refiero a aquellos que no están jugando. Incluso los que están jugado habitualmente, los considerados importantes en este comienzo, pueden crecer más. Es relativamente pronto, llevamos tres meses de competición. Ya hay un conocimiento exhaustivo del míster a los jugadores y de los jugadores al míster, por lo que es el momento de que aumenten sus rendimientos y eleven sus prestaciones.

- ¿Considera que el equipo está rindiendo más y mejor como equipo que a nivel individual?
- Creo que hay excepciones individuales importantes, aunque también tienen margen de mejora. Que hay jugadores que aún tienen que rendir más de manera individual y que colectivamente el equipo sí está rindiendo, pero también pienso que en momentos puntuales de los partidos el equipo puede crecer y debe crecer.

- ¿Se refiere, por ejemplo, a esos momentos tras adelantarse en el marcador en los que le cuesta un poco cerrar los partidos?
- No, me refiero a todo en general. A mantener el nivel. Cuando un equipo se adelanta, normalmente el otro intenta mejorar. Me refiero a que seamos capaces de mantener el cien por cien del partido la intensidad de juego, nuestras virtudes y que seamos capaces de extenderlas lo máximo posible a lo largo de un partido.

- ¿Suele hablar con Lopetegui sobre sus alineaciones? A todos sorprendió, por ejemplo, el detalle de que Munir se quedara fuera de la convocatoria para el derbi tras haber firmado un 'hat trick' en Europa.
- Nunca. No lo he hecho nunca ni con Lopetegui, ni con Sampaoli, ni con Unai (Emery), ni con ninguno. Salvo que ellos me comenten algo, no suelo hacerlo. Al contrario, suelo reforzar sus ideas porque son ellos los que mejor conocen el estado de la plantilla. Cuando un entrenador hace una alineación o una convocatoria, él tiene claro el partido que quiere y utiliza las piezas que cree convenientes. Ya os digo yo, y esto sí es una afirmación absoluta, que Lopetegui no hace nada por casualidad, todo lo madura muchísimo. Le da una vuelta, y otra, y otra... y habla con su cuerpo técnico, con su gente. De vez en cuando me pregunta qué me parece tal o cual. Yo lo que hago es reforzar. El director deportivo no puede ser un generador de dudas, sino de confianza.

- Dabbur y su falta de minutos en este inicio de temporada es otro claro ejemplo de ello.
- Afortunadamente, la cosa se está diluyendo. En parte es normal, es un jugador que viene de hacer goles; una inversión importante del club y que al principio no juegue... Es normal que la gente se pregunte. Siempre ha sido un tema y lo hemos explicado, que es un tema que entra dentro de la dinámica de una plantilla de 25 jugadores en las que unos están mejor en un momento puntual y otros peor. Nadie ha dudado de Dabbur internamente, solo que eran decisiones acordes al rendimiento o al momento de forma del jugador. En el momento en el que Dabbur ha empezado a crecer, está participando más. Como ha dicho Lopetegui, del medio campo hacia adelante hay mucha competencia y muchas posibilidades. Munir venía de hacer un 'hat trick' y no va convocado, pero no podemos llevar 22 jugadores, juegan 18. Si Munir va, pues no podría haber ido Munas (Dabbur), que hizo dos goles, o Chicharito. Todo está madurado y es fruto de una opinión objetiva, nunca subjetiva.

- ¿Tiene que ver, por tanto, la falta de protagonismo de Rony Lopes con un tema físico?
- En el caso de Rony sí es verdad que no llega al cien por cien en lo físico y eso es una rémora para él. No por estar de vacaciones, sino porque el ritmo del Sevilla es muy alto y algunos jugadores necesitan adaptarse. Para él ha sido un peso importante porque otros han aprovechado la oportunidad. Pero a Rony lo hemos firmado para cinco años y puedo contar jugadores que no rindieron al principio y que eran un mar de dudas, pero que luego han dado un gran rendimiento. Tengo confianza en que Rony se vaya acercando cada vez más al Rony Lopes que despuntó en el Mónaco y que fue importante en una competición exigente como la francesa. Es pronto para sacar conclusiones ni extremadamente positivas ni negativas.

- ¿Qué se buscaba con ese fichaje y, por tanto, no se tiene ahora mismo del todo en la plantilla?
- Es un jugador distinto al resto. Es el jugador, quizá, que en los últimos 25 metros tiene más uno contra uno de la plantilla. En espacios cortos, es capaz de salir con paredes, de forma individual. Buscábamos un complemento a todo lo que teníamos. El director deportivo, al final, lo que tiene que hacer es que cuando el míster mire el fondo de armario de la plantilla encuentre situaciones para todas las necesidades que crea que tenga. Si un equipo es muy plano, todo igual, el míster no encuentra soluciones cuando aparece una necesidad.

- ¿Trabaja ya Monchi pensando en la posibilidad de acudir al mercado en enero?
- Nosotros aprendimos hace mucho tiempo a trabajar las cosas durante todo el año, pensando en que en el siguiente mercado nos iban a quitar a diez jugadores. Si tuviéramos que hacer algo hoy, podríamos hacerlo; mañana, también. Dentro de 15 días o de dos meses, igual. Nuestro trabajo es continuo, no es especifico ni enfocado a un mercado en sí. De lo que estamos viendo hoy, quizá en el mercado de invierno no hacemos absolutamente nada pero nos puede servir para el siguiente mercado o para el siguiente de invierno. Trabajamos de una forma más global que enfocado a un mercado solo.

- Le hacemos la pregunta de otra manera. ¿Se reforzará el Sevilla FC en enero?
- A día de hoy, la dinámica del día a día es tan atosigante que ni nos hemos parado a pensarlo. Habrá un momento en el que nos sentemos el míster y yo. Munir no va convocado, Dabbur, Bryan, Sergi... Y nos llama la atención que jugadores importantes no vayan convocados. A veces, los refuerzos están dentro de casa. Pero no quiero afirmar nada, porque no es el momento. Será cuando nos sentemos el míster y yo y analicemos los pros y los contras de hacer cualquier adquisición. Y me puedo sentar con el míster el 29 de diciembre, o el 31, porque el trabajo está hecho. Y a partir de ahí decidir qué vamos a hacer.

- Para firmar nuevos jugadores, quizá, antes deben salir algunos que están teniendo menos protagonismo. ¿Podría ser ese el caso del canterano Bryan Gil?
- A día de hoy, Bryan, aunque no esté participando tanto, está creciendo como futbolista. Entrenar al nivel que se entrena aquí, adquiriendo conocimientos tácticos, que es uno de los debes de los chicos jóvenes... Pero estoy seguro de que el Bryan de este año es más que el del pasado. Pese a ello, será otro de los aspectos que tendremos que analizar. Sin sacar ninguna conclusión a día de hoy, porque el fútbol es tan volátil. Lo que tenga que suceder con Bryan será más adelante.

- ¿Podría decirse, entonces, que la mejora del equipo está dentro del vestuario y no en ir al mercado de enero?
- Todas las plantillas son mejorables, pero no podemos acudir al mercado porque haya un mercado abierto. Que esté abierto es una posibilidad que habrá que aprovechar en función de los recursos que tengas y el análisis que hagas. Hemos invertido casi 140 millones de euros este verano, la inversión mas grande en la historia del club. Hay que ser también responsable de las actuaciones que se hacen. Los clubes son Sociedades Anónimas Deportivas; la 'D' tiene una parte importante, pero hay unos presupuestos, unas cuentas de resultados y unos balances. No nos pensemos que se puede acudir al mercado porque sí. Ya nos sentaremos el míster y yo, luego con el 'presi' y con el consejo. ¿Que hay argumentos dentro de la plantilla? Sí. ¿Que la plantilla se puede mejorar? También.

- ¿Espera alguna salida Monchi?
- Es pronto. No he visto oportuno todavía apoyarme en el míster para empezar a decidir, habiendo tanto en juego, jueves y domingo este año.

- ¿Qué conclusiones saca del rendimiento de los fichajes hasta la fecha?
- Yo, más que en el rendimiento, en este momento, me fijo en la adaptación, que es lo más difícil, y estoy contento. Yo pienso que los jugadores no se olvidan de jugar al fútbol, sino que las personas no encuentran el hábitat necesario para sacar a relucir su juego. A mí, cuando hay una llegada, un fichaje, lo que me preocupa es que se adapten lo antes posible a la ciudad, al idioma, a los compañeros, a la exigencia... Creo que la mayoría de ellos, de forma parecida, se han adaptado. Sólo hay que ver el grado de implicación el otro día en el derbi; tanto los que jugaron como los que no. Ver a Munas celebrándolo, a Rony, a Bono... Eso, a mí que me gusta siempre leer un poquito entre líneas, me da buenas sensaciones; para el futbolista, al final, su vida es jugar al fútbol.

-Llega un terreno más llano en el calendario. ¿Es el momento del pegar el estirón?
- Asequible en el fútbol profesional no hay nada ya. Analizando un poco las dos últimas temporadas, a partir de aquí es cuando se ha bajado. En los últimos seis partidos se hizo cuatro puntos de 18 en la 17/18 y la temporada pasada, siete. Eso demuestra que ha pasado algo en esos últimos seis partidos, por lo que tenemos que evitar que eso se repita. Tenemos que estar concentrados, despiertos. En esta ciudad un derbi te puede armar de moral pero, como dice el grande de Caparrós, el exceso de azúcar tampoco es bueno. Es un momento en el que hay que hilar muy fino.

- ¿El objetivo es la Champions?
- El objetivo es llegar a la recta final del campeonato lo más arriba posible para pelear por todo lo que se pueda pelear en todas las competiciones. El Sevilla puede vivir sin Champions afortunadamente porque tiene un modelo de negocio que no tiene problemas para vender y comprar jugadores cuando económicamente se necesita. Sí es verdad que en los planes estratégicos que están marcados por la dirección del club una de las palancas de ese crecimiento evidentemente es la clasificación para Champions, pero puede ser este año o puede ser el siguiente o dentro de dos años. Cuanto antes sea, mejor. Pero estamos construyendo un proyecto que quiere mirar a la Champions como algo habitual.

- ¿Mirar más allá, a LaLiga, es una utopía?
- No, si este club ha crecido de una forma progresiva y ascendente ha sido porque no ha tenido miedo de ponerse retos imposibles, aunque lógicamente cuando hablamos de LaLiga son palabras mayores, porque hay tres equipos por encima, dos que quintuplican nuestro presupuesto y otro que lo multiplica por tres. No es fácil, porque se tiene que dar que tú estés a mucho de acierto y ellos fallen mucho. Si LaLiga está en 87 como el año pasado habrá más posibilidades que si está a 102, pero, por ejemplo, el Sevilla nunca ha hecho 87 puntos, no ha hecho ni 80. Aunque nos guste cargarnos con esas mochilas, no le pongamos más peso del debido.

- ¿Cree que la igualdad de esta Liga es real o que se va a acabar rompiendo?
- Aunque al final se harán los grupos, es más real y a mí me gusta. Eso es bueno para la competición, para el espíritu de LaLiga. Es bueno que el Atlético sufra con el Espanyol o que el Barcelona pierda en Granada o que el Real Madrid pierda en Mallorca. Es bueno que los grandes tengan que competir y esforzarse al máximo.

- ¿Su sueño como sevillista es ganar LaLiga?
- Mi sueño como sevillista es seguir disfrutando de mi club, seguir aportando en la historia del Sevilla, y que la gente cuando escuche 'Monchi', tenga la sensación de que es alguien que da todo lo que tiene por el bien del Sevilla. Los títulos son muy difíciles, lo que tenemos que hacer nosotros es intentar estar ahí en general, dando contenido, generando proyectos, generando ilusiones. Yo hoy me siento muy afortunado de haber podido volver y estar feliz, y trabajando al cien por cien de implicación. Mi sueño es disfrutar y que la gente pueda valorar mi trabajo.

- ¿Como director deportivo ha cumplido algún sueño?
- No, pero estoy muy ilusionado con el proyecto habitual.

- También le han soltado un poco la cuerda€
- No, no. Yo siempre estoy agradecido al club porque trabajo con un grado de confianza tremendo y eso sí es bueno. Y ahora estoy muy involucrado en otras facetas del club, estamos metidos en los planes estratégicos, de crecimiento, que me implica en otras áreas en las que me gusta aportar. También estoy ilusionado con el proyecto de los datos, de la digitalización del club. Hay un montón de cosas que me ilusionan y que me hacen que por la mañana me levante con muchas ganas de venir aquí.

- Hay futbolistas que ya se están revalorizando a marchas forzadas, como pueden ser Ocampos, Diego Carlos, Jordán€ ¿Es un plus extra a la hora de mirar al futuro?
- No me gusta elevar nada a absoluto, y los rendimientos de hoy, que son buenos, necesitan tiempo para consolidarse. Igual que en los rendimientos que todavía tienen margen de mejora no quiero ser taxativo, que sería jugar a favor de corriente, tampoco voy a sacar pecho por los que están siendo buenos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal