Crónica 

Sevilla FC 1-0 Leganés: Un muro. El muro. 'The Wall'

01.12.2019 | 22:17
Diego Carlos celebra su decisivo gol junto al 'Mudo' Vázquez y a De Jong.

En teoría sólo hay uno, pero cualquiera podría apostar todos sus ahorros a que el Sevilla pone sobre el césped a tres o cuatro Diego Carlos. El brasileño está en todos lados. Intimida, gana duelos por alto, la corta por abajo, se cruza, va a la ayuda, la saca jugada... En estas 15 jornadas ha salvado a su equipo incontables veces. Sólo faltaba que, además de todo lo que hace, también domine en el área rival. Cuando más lo necesitaba el equipo, surgió 'The Wall', el muro nervionense, que homenajeó a los míticos 'Pink Floyd' en el 40 aniversario de su álbum más legendario.

Una mención especial merece Koundé, que cada día se entiende mejor con su compañero de zaga y que, al margen de poner también argamasa a ese sólido muro, brilló con una chilena, con recortes y con un sombrero en el área visitante. Pero los focos los acaparó Diego Carlos, que hizo el definitivo 1-0 y puso así fin a la animosidad del Leganés tras la reanudación, consolidando en zona Champions a un Sevilla que se colocó segundo, a sólo un punto del Real Madrid, y que metió presión al Barcelona antes de visitar al Atlético a última hora de este domingo.

La principal novedad de inicio fue la presencia de Joan Jordán en el sitio del lesionado Fernando. Julen Lopetegui eligió al catalán en lugar de a Gudelj previendo que le iba a hacer falta tener más paciencia que nunca. El técnico sevillista acertó en su pronóstico y Javier Aguirre repitió un 1-5-3-2 en el Leganés, muy replegado y ordenado, con todos sus hombres en campo propio intentando cerrar pasillos interiores y líneas de pase. Ante la previsible encerrona, el Sevilla redobló efectivos en la elaboración, con la inclusión de Óliver Torres, de volante junto a Banega, y de Franco Vázquez, que jugó echado a la derecha, ocupando el puesto del sancionado Ocampos pero internándose para explotar los espacios libres y dejar todo el carril libre para las subidas de Jesús Navas, que estaba entre algodones y finalmente pudo salir de inicio.

Con todo, las primeras aproximaciones locales llegaron con carreras por la banda izquierda, la de Reguilón y Nolito, que en el minuto 15 conectó una volea en el área que se marchó a las nubes y en el 18', un cabezazo en plancha en el segundo palo que tampoco encontró portería. La titularidad del sanluqueño, junto a la de Luuk de Jong, es la más discutida en el seno del sevillismo, pero hay que reconocer que ambos protagonizaron las mejores ocasiones. El '8' está en todas. Ya en Valladolid, forzó el penalti y tuvo la sentencia en sus botas. Le falta acierto, qué duda cabe, pero voluntad le sobra. Las corre todas, está siempre en el sitio, ayuda atrás... Cabría preguntarse por qué 'sólo con eso' le sirve para imponerse al joven descaro de Bryan, a la movilidad de Munir o a la fuerte inversión en Rony Lopes, a quien esta situación deja muy mal.

Sin la zancada y el factor sorpresa de Ocampos, el equipo blanquirrojo priorizó el control absoluto del balón (rondando el 70-75 por ciento de posesión) y, cuando se quedaba sin líneas de pases, buscó centros al área para intentar explotar el juego aéreo. Así llegaron otras dos buenas ocasiones: un cabezazo de De Jong, levitando en el segundo palo a centro de Reguilón, que despejó como pudo Cuéllar, y otra del 'Mudo', sólo unos minutos después. Diego Carlos, en un adelanto de lo que iba a pasar en el minuto 63', apareció en el área chica y ganó el salto con el alocado meta del Leganés. El argentino cabeceó en segunda jugada, pero Recio salvó sobre la misma línea de gol. Atrás, Vaclik era un espectador más. El Sevilla no dejaba salir a la contra al Leganés y, si los madrileños trataban de atacar en estático, estaban siempre bien colocados Koundé y Diego Carlos, fiable sustento para un equipo con líneas estiradas en pos de intentar abrir el cerrojazo pepinero.

El acoso nervionense era por tierra, mar y aire. En el 30', fue la primera vez que pudo correr con el balón el Sevilla, que recuperó en su campo, avanzó por medio de Navas y el capitán la puso al área para el desmarque de ruptura y el remate de espuela de De Jong, que se fue lamiendo el poste derecho del 'Pichu'. Aún tendría otras dos el gigante holandés, cómodo ante la lluvia de centros en su radio de acción y protagonista de un flojo testarazo embolsado por el meta visitante y de un disparo a la media vuelta que se topó con el guante del portero antes de que el 'Mudo' remachase a gol en posición ilegal.


Sobresaltos en la reanudación

Inédito en los primeros 45', Vaclik tuvo que hacer un paradón más propio de un meta de balonmano, ante Óscar Rodríguez, que se plantó ante el checo tras una pérdida de Joan Jordán en su campo. Era la primera advertencia de que el Leganés dejaría de ser tan contemplativo. Una chilena de En-Nesyri que se perdió cerca del palo fue el segundo aviso y un disparo de Braithwaite en el área despertó ya algunos pitos en las gradas del Sánchez-Pizjuán, que veían a su equipo sufrir para escapar de la presión -ahora más adelantada- de los madrileños.

Gudelj por Óliver Torres y, acto seguido, Bryan Gil por Nolito fueron los primeros retoques de Julen Lopetegui, visiblemente preocupado por lo que veía. Nada más entrar, lo primero que hizo el canterano fue pedirla pegado a la cal y encarar a su par, intentando desbordar, algo que no había hecho todavía ningún jugador sevillista. El caracoleo provocó el córner en el que nació el 1-0, cuando pero lo pasaba Nervión (63'). El centro salió pasado y Navas lo devolvió al área, donde Koundé conectó una chilena y Diego Carlos remachó a gol tras el defectuoso despeje de Cuéllar.

Quedaba media hora y el 'Lega' iba a morir con todo. Entraron Eraso y Carrillo para formar ahora con un 'tridente' que provocó la reacción más conservadora de un inquieto Lopetegui, que retiró al punta, un cansado De Jong que una vez más se fue sin marcar, para dar entrada a otro central, Sergi Gómez. El cambio provocó una rotación al más puro estilo de voleibol: el 'Mudo' acabó de 'falso 9', Navas de extremo diestro y Koundé de lateral, para aguantar el asedio a la desesperada de los madrileños.

Los cambios, pese a los sobresaltos, volvieron a servir para sumar tres puntos valiosísimos a un Sevilla que no pierde desde el 4-0 en Barcelona (el 6 de octubre) y que desde entonces suma 17 puntos de 21 posibles. A falta de caudal goleador, volvió a dejar la portería a cero. Ya son tres encuentros seguidos imbatido y 11 de 20 sin encajar en el global de lo que va de temporada. Y si Diego Carlos, además de estar despejando y repeliendo balones hasta el último segundo, también es capaz de ver portería... pues eso, se convierte en un muro. El muro. 'The Wall'.


- Ficha técnica:

Sevilla FC: Vaclík; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Reguilón; Óliver Torres (Gudelj, m.58), Jordán, Banega; Franco Vázquez, De Jong (Sergi Gómez, m.83), Nolito (Bryan Gil, m.62).

Leganés: Cuéllar; Rosales, Bustinza, Awaziem, Siovas (Kevin Rodrigues, m.5), Jonathan Silva; Óscar Rodríguez (Guido Carrillo, m.78), Rubén Pérez, Recio (Eraso, m.78); Braithwaite, En-Nesyri.

Gol: 1-0, M.63: Diego Carlos.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó a los locales Óliver Torres (m.56) y Franco Vázquez (m.94), y a los visitantes Jonathan Silva (m.49) y Rosales (m.94).

Incidencias: Partido de la decimoquinta jornada de LaLiga Santander, disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante 33.648 espectadores. Césped en buen estado. En los prolegómenos fue presentado desde el círculo central el equipo del Sevilla de LaLiga Genuine.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal