La portada de hoy
 
 
Estadio deportivo

La cara más desconocida de Acuña: generoso, humano y solidario

16.11.2021 | 17:50
La cara más desconocida de Acuña: generoso, humano y solidario

Precioso el reportaje que firma Fernando Bajo en 'TyC Sports' sobre los inicios del sevillista Marcos Acuña y cómo han marcado su carácter. Aguerrido, 'canchero' y fiero sobre el terreno de juego, el carrilero zurdo tiene una cara muy diferente en la intimidad. Todos destacan su bondad, su carácter solidario y generoso, que no olvida ni en los momentos más intensos de su carrera. Así, con la selección argentina (donde es incuestionable) recién proclamada campeona de la Copa América, sorprendió a todos la camiseta del 'Huevo', blanca con una mariposa naranja en el centro y el nombre Luz. Posa para la foto con Messi y la conserva incluso en el momento de levantar el trofeo. Luego, hará que cada uno de sus compañeros la firme para regalarla. El obsequio ya tiene destinatario: Fabián de Ciria, un fotógrafo de Racing que era el padre de la joven que había fallecido dos meses antes. Un gesto que conmovió a todos, pero habitual 'sotto voce' para los que mejor le conocen.

"Es muy humilde y generoso, un chico de pueblo que nunca se creyó más que nadie. Por eso se le abrieron tantas puertas", dice Gabriel Rouret, amigo de Acuña y uno de los primeros entrenadores que tuvo. Días después de la conquista del título, en una entrevista con ESPN, Lionel Scaloni lo elogió: "Nosotros lo apreciamos de una gran manera. Es un chico silencioso, que habla poco; cuesta sacarle las palabras, pero, cuando lo hace, es porque dice lo justo. Dentro de la cancha mete y juega. Es un futbolista que nos gusta tener".

Hasta los 17 años, cuando aún vivía en Zapala, la ciudad neuquina donde creció, Marcos no sabía si iba a poder convertirse en futbolista profesional. Condiciones le sobraban, pero acumulaba varias pruebas frustradas en distintos equipos. Las esperanzas parecían terminarse, hasta que Daniel Mellado, el padre de un compañero del club de barrio Don Bosco, le consiguió una prueba en Ferro, en la que logró ser seleccionado. Tres años después de haber pasado por la Cuarta y Quinta, tuvo su estreno en Primera. Pero, antes de todo eso, comenzó en el club Olimpo y, luego, pasó por Tiro Federal hasta que, a los 6 años, desembarcó en Don Bosco, cuyo entrenador era Rouret, para jugar un torneo provincial.

Ése fue su primer contacto con la institución a la que volvería definitivamente a los 13 años para disputar la Liga local y destacar hasta tal punto de llamar la atención en Buenos Aires. En Zapala, a donde regresa cada cierto tiempo, es considerado un ídolo. De hecho, cuando se consagró con Racing en el Torneo de Transición 2014, fue recibido por una multitud y desfiló por las calles de la ciudad en el camión de Bomberos. Pese a que desde que se fue a Europa se convirtió en defensor por la izquierda, en Don Bosco siempre se desempeñó como volante por fuera, posición en la que brilló en 'La Academia' y el conjunto de 'Caballito'.

"Varias veces quise ponerlo de enganche para que jugara libre y aprovechara sus condiciones, pero él insistía en moverse contra la línea. Igualmente, aquí era un volante muy ofensivo, con gol. En Ferro fue donde realmente le enseñaron a marcar", resume Rouret. Con quien fue su entrenador, Acuña mantiene una relación especial, porque no sólo es padrino de su hija, sino que durante mucho tiempo mantuvieron una cáb​ala (superstición) antes de cada partido. "Yo le cargaba el móvil y nos llamábamos -dice Rouret-. Le daba ánimo, charlábamos y, a pesar de que cuando dio el salto a Racing después ya no necesitó más que le recargue el teléfono, lo seguimos haciendo un tiempo. Incluso, hoy nos mensajeamos en la previa a los encuentros. Hay una relación de amistad por muchísimas circunstancias que vivimos juntos".

Sencillez y humildad son adjetivos que podrían describir al jugador que se ganó un lugar en el equipo de Scaloni, pero el 'Huevo' tiene una faceta mucho más significativa, que ha hecho que lo recuerden con mucho cariño en todos los clubes que defendió. En el último cruce con Bolivia por las Eliminatorias, aprovechó la vuelta del público para regalar entradas a los chicos de la pensión de Ferro. En un partido de la Europa League de 2018 entre Sporting Clube, su club por aquel entonces, y el Atlético de Madrid, se sacó la sudadera que llevaba puesta y se la dio al niño que entró al campo de juego de su mano para que se cubriera de la lluvia. Luego, ese mismo gesto lo copiaron todos sus compañeros.

Ese año también sucedió, quizá, la acción más inesperada para un jugador de su categoría. Mariano Magnone, un joven argentino que en septiembre estaba viajando por Europa, fue a visitar a un amigo a Lisboa y tuvieron la idea de pedir a Acuña entradas para el encuentro entre su equipo y Marítimo, por la Copa de la Liga. "Le escribimos por Instagram y nos dijo que sí, que nos las conseguía. Fuimos al estadio y, efectivamente, había dejado dos plateas de protocolo a nombre de mi amigo y pudimos ver el partido. Nosotros no estuvimos con Marcos, pero después le mandamos una foto de que habíamos ido al encuentro. Fue un lindo gesto, uno más de los que el 'Huevo' nos tiene acostumbrados", resume Magnone.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal