Estadio DeportivoHueco blanco
Se presenta el último fichaje

Entrevista de ED a Molins: "Quiero quedarme en el Betis y sé que sólo depende de mí"

Entrevista de ED a Molins: "Quiero quedarme en el Betis y sé que sólo depende de mí"
Guillermo Molins posa para ESTADIO durante la entrevista.
Estadio DeportivoEstadio Deportivo7 min lectura
Tres semanas le han bastado para comprobar que su decisión de fichar por el Betis fue todo un acierto. Guillermo Molins (26-9-88, Montevideo) es un uruguayo de mente fría y un sueco de sangre caliente que desembarca en la Liga con el deseo de permanecer en ella. De momento, se está adaptando a jugar con la máxima intensidad cada minuto y a correr hacia detrás como lo hace hacia delante. Amante del uno a uno y el regate, tiene ganas de demostrar pronto de lo que es capaz.

- Ha jugado ya tres partidos en la Liga, ¿nota el cambio?
- Es la mejor liga del mundo y te exige que des el cien por cien en cada momento porque, si no, no funciona. En Suecia o en Bélgica puedes pasar un partido estando al ochenta por ciento y no desentonar. Aquí eso es imposible. La competitividad te empuja y te aprieta a dar siempre lo máximo y eso es precisamente lo que yo necesito en este momento de mi carrera, después de haber pasado un momento muy difícil para mí (una lesión en el ligamento cruzado). Gracias al Betis y al entrenador, que me está dando mucha confianza, estoy volviendo más y más a ser yo. No puedo decir que estoy a mi máximo nivel todavía, pero me estoy acercando.

- Dice su compatriota Larsson que aquí todo va muy rápido.
- Aquí hay que tomar una decisión y hay que hacerla. No puedes pensar en dos cosas porque mientras que piensas otra opción te la han quitado. Pero todo es acostumbrarse, llevo dos semanas aquí y todavía tengo que adaptarme a todo, incluso al juego de mis compañeros, no los conozco del todo.

- ¿Cómo lleva lo de tener que correr también hacia atrás?
- Estoy acostumbrado a dar el 90 por ciento hacia adelante y el 10 por ciento hacia atrás. En mi debut contra el Atlético de Madrid, entré y no sabía qué nivel iba a encontrar. En los primeros veinte minutos no hice más que ver la espalda de Filipe Luis y pensé: me va a costar. Pero luego cogí el ritmo e hice unos últimos quince minutos muy buenos.

- ¿Qué impresión se llevó de su debut en el Villamarín?
- Fue un debut lindo. El campo no estaba lleno, pero había bastante gente. Luego he tenido dos partidos más y los resultados no han sido buenos, pero estamos quintos en la Liga y hay que seguir.

- ¿Cómo está su rodilla?
- Mi rodilla está bien. No he tenido ningún problema con la rodilla desde que volví a jugar. En el Anderlecht volví y jugué bastante. Vine de vacaciones y con la temporada nueva cambiamos de entrenador. Habían comprado a dos jugadores más para esa posición y, claro, seguían ahí. Éramos cuatro jugadores para una posición y el entrenador mostró claramente a quién prefería. Jugaba una vez cada tres semanas y lo que yo necesitaba después de la lesión era continuidad y la confianza del entrenador. No había jugado un partido en casi un año y uno se olvida de cómo es.

- ¿Le sorprendió que el Betis llamara a su puerta justo en este momento?
- No me sorprendió, porque sé que mi carrera anterior tiene cosas. Soy internacional, campeón de Suecia, juego como titular desde los 18 años. Había hecho méritos. Y cuando me llamaron quedé muy contento. Dije que sí muy rápido y vine y me he llevado una gran impresión. Dos entrenamientos y ya estaba jugando. Esta temporada había disputado cinco partidos con el Anderlecht y ya llevo tres aquí. Se lo agradezco mucho al míster.

- ¿Qué le transmite Mel?
- Mel habla conmigo como con todo el mundo. Pero me doy cuenta de que cuando hay partido me pone y eso es lo importante, es lo que puede hacer que salga el Guille que soy yo.

- ¿Cómo es ese Guille?
- Soy un jugador al que le encanta el uno contra uno. Cuando recibo mi primera idea siempre es encarar a mi marcador. Pero para eso se precisa confianza y estar bien, en eso estoy. Necesito correr, correr y correr. Porque antes corría y tenía que parar, ahora ya no me pasa eso. Y en jugando en la banda es muy necesario porque en esta Liga no te puedes quedar arriba. Me gusta ir hacia dentro o hacia fuera. Puedo tirar o pasar, pero para eso necesitas energía, no puedes estar muerto cuando recibes la pelota.

- ¿Falta mucho para ver al mejor Molins?
- Si sigo así va a tardar muy poco en aparecer. La primera semana llegué lleno de energía y he jugado tres partidos seguidos. Siento que he tenido un bajón porque el cuerpo se está acostumbrando a estos esfuerzos tan seguidos y eso exactamente lo que necesito. Que mi cuerpo se sienta futbolista. En Bélgica pasaba semanas entrenando sin jugar. Parecía más un hincha. Aquí no me puede pasar lo mismo porque tengo que demostrar que me quiero quedar.

El resto de la entrevista podrás leerla en la edición impresa de ESTADIO.