Un movimiento inminente del Betis que condiciona el futuro de Carvalho

28.01.2022 | 18:33
Un movimiento inminente del Betis que condiciona el futuro de Carvalho

Ha cumplido la mitad de su cuarta temporada como jugador del Real Betis, una trayectoria llena de altibajos. Empezando por la ilusión y las expectativas que despertó su aterrizaje, de los más costosos de la historia verdiblanca. Solamente Denilson (31,5 millones de euros al cambio), Borja Iglesias (28), Lo Celso (22) y Fekir (19,75+10) exigieron un desembolso mayor que los 16 kilos fijos y cuatro en objetivos que pactaron Haro, Catalán y Serra en 2018 con el Sporting Clube por el 75% del pase, que aumentó en otro 5% con la reciente venta de Feddal. Una operación difícil de amortizar, más aún con la crisis económica derivada de la pandemia, aunque el bajo rendimiento posterior del internacional portugués propició que los rectores heliopolitanos intentaran 'colocarlo' en anteriores ventanas.

Benfica (Jorge Jesús quería reencontrarse con él, aunque la rivalidad con los 'Leoes', una cláusula penalizatoria de 30 millones y la rebaja obligada de sueldo de los 2,5 netos actuales a un máximo de dos frustraron el movimiento), Fulham y Besiktas han sido sus últimos pretendientes, nunca ofertando un traspaso aunque sí cesiones con opciones u obligaciones de compra condicionadas, pero Carvalho siempre priorizó la continuidad en tierras hispalenses. Su reciente paternidad y la confianza depositada en sus prestaciones por Manuel Pellegrini tuvieron la 'culpa'. Porque el chileno ha sido uno de los grandes defensores de la permanencia del '24' en una plantilla "peor sin William que con él". Y lo explicaba el 'Ingeniero' como un libro abierto.

"Por supuesto que uno quiere que los jugadores rindan al máximo posible y que los más caros ojalá sean siempre titulares, pero el fútbol no es así. No tenía ningún interés ni ninguna intención en que se fuera. Como todos, de acuerdo a la situación económica, si había una oferta importante por algún jugador que pudiera salir y que fuera beneficioso para el club, tampoco le cerraba las puertas a nadie; ya veríamos la manera de reemplazarlo, pero soy el primero que está muy contento de que William esté con nosotros. Un jugador con experiencia, de mucha calidad, con el que tengo muchísimas discrepancias, porque le exijo mucho y no le doy la pasada hasta que no dé lo que es capaz de dar. Esperamos convencerlo este año de que tenga una regularidad mayor en todos los aspectos, pero de calidad son pocos los jugadores de su calidad que se pueden tener en muchos equipos, no sólo en el Betis. La exigencia para él va a ser fuerte, y ojalá tengamos una respuesta acorde a su categoría, porque es un jugador en el cual yo personalmente confío mucho, pero no le exijo menos que al de al lado. Le pasa como a Canales, que juega de Sergio. Hay jugadores así, que pueden jugar al lado del '5', detrás del punta, por las bandas... Tiene unas características y le sale jugar fluido tanto en un puesto como en otro. Yo creo que Carvalho es un medio de ida y vuelta, con muchísima calidad para darnos una buena salida de balón; seguramente, en alguna emergencia, también puede jugar de medio defensivo parado delante de la línea, pero entonces le quitamos muchísimo aporte en todo el trabajo ofensivo del equipo. Él tiene llegada al área, tiene gol. Para mi gusto no es un carrilero, pero es un medio más de ida y vuelta, con muchas ganas de ir y a lo mejor tiene que tener más ganas de volver también... No le puedes pedir que juegue de Guido Rodríguez ni a Guido de William, porque cada uno tiene una mentalidad y una técnica; son jugadores de características distintas", confesaba el míster en Betis TV.

Y a fe que el mediocentro nacido en Angola está respondiendo sobre el terreno de juego a ese respaldo. Convertido de nuevo en insustituible junto al argentino en la sala de máquinas, viene de lucirse ante el Espanyol, un encuentro donde generó una ocasión de gol, ganó 6 de 9 duelos, promedió un 92% de acierto en el pase (90 en total, muchos de ellos tras rupturas de líneas y, por ende, arriesgando) y tuvo éxito en cuatro de los cinco regates que intentó durante los 84 minutos que estuvo sobre el terreno de juego. Una exhibición que sacó de quicio a Raúl de Tomás (y viceversa), quien acabaría expulsado. Punto y seguido al excelente momento de forma por el que atraviesa Carvalho, al que se ve más fuerte, más fino y con una claridad de ideas reseñable.

Con todo, el Betis tiene en los próximos meses una papeleta importante que condicionará el futuro del internacional luso. Y es que, como ocurre con otros miembros del plantel con contrato hasta el 30 de junio de 2023, los responsables deportivos y directivos tendrán que buscar una ampliación en términos razonables (como las de Fekir, Borja o Canales, con una ligera reducción de sueldo para aligerar la nómina salarial a cambio de más años de vinculación) o plantearse seriamente su salida el próximo verano. Y es que la siguiente ventana de transferencias sería la última en la que lograr algún rédito por su traspaso, puesto que el 1 de enero de 2023 ya podrá llegar a un acuerdo con quien desee para aterrizar allí seis meses después a coste cero y con prima de fichaje de por medio. Otra opción, como ocurre ahora con Tello o Camarasa, es que agote su contrato, si bien por ellos se pagó 3 o 4 veces menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal