La portada de hoy
Estadio deportivo

Los motivos para destituir a Berizzo

23.12.2017 | 20:10

Al de fuera le extraña. Incluso, llega a resultarle incomprensible, viendo que el Sevilla es quinto en LaLiga, que está en octavos de la Liga de Campeones y vivo en la Copa del Rey (¡estaría bueno!). Eso piensan algunos que, seguramente, se conformarían con estar vivos por el camino mientras se dirigiesen hacia un precipio. Y piensan muchos, también, que los dirigentes nervionenses son inhumanos y malvados por despedir a alguien que lucha contra una grave enfermedad.

Obviamente, lo dicen demagogos (hoy se lleva más aparentar que ser) que no han visto dos partidos del Sevilla esta temporada -si lo hubiesen hecho, lo que les extrañaría es que el equipo estuviese quinto- y que desconocen no sólo cómo ha sido el exquisito trato de la entidad desde que se supo sobre su cáncer, sino también que el propio técnico pidió que se separase lo deportivo de lo personal. Y eso se ha hecho. No en vano, dejarlo por pena sí que hubiese sido una tremenda falta de respecto.

A Berizzo se le echa porque en seis meses no ha sido capaz de armar un equipo. Se decide prescindir de él porque no ha ganado ni un solo partido controlando todos los aspectos del juego, empezando desde una previa de Champions ante el Basaksehir en la que no se quedó fuera de milagro. Se le abre la puerta por su desastrosa política de rotaciones y por no saber transmitir su idea ni trabajarla bien. Por sus malos planteamientos, por su toma de decisiones desde el banquillo o por tener por debajo de su verdadero nivel a todos los jugadores en un club cuya exitosa y perentoria política se basa en revalorizar futbolistas para obtener plusvalías, teniendo apartado al mayor valor del club (Nzonzi) y en un segundísimo plano al fichaje más caro de su historia (Muriel).

Se pone fin a la etapa del 'Toto' porque el aficionado ha tenido que sufrir unas derrotas indignas, porque ha gastado todas las balas en el centro del campo sin dar en el blanco y por no haber mostrado ni la más mínima sensación de que fuese a darle la vuelta al asunto. Todo lo contrario. 

A Berizzo, un tipo noble y trabajador, se le echa porque no parece consciente de estar sentado en el banquillo de un club con 200 millones de presupuesto y porque ha llegado en su peor momento al parón de Navidad, ideal para este tipo de cambios. Quizá también porque hace falta un revulsivo antes del derbi, pero sobre todo porque el Sevilla no podía fichar jugadores específicos para un entrenador en quien ya no confiaba. 

Toda la culpa no es del 'Toto', obviamente. De hecho, en toda esta historia existe un problema de base: Arias pensó que el ex del Celta era el más indicado para darle continuidad a lo que empezó Sampaoli, pero la idea de juego de ambos tiene muy poco que ver y el director deportivo no le fichó en verano lo que necesitaba para poner su idea de juego (mediocentros fuertes, de ida y vuelta). A patir de ahí, lo que condena realmente a Berizzo es que nunca se ha sabido adaptar a las características de la plantilla

Quien no entienda por qué el Sevilla echa a Berizzo, debería sentarse en su sofá y ver dos partidos seguidos. En cuatro horas, si aún sigue despierto, tendrá una visión completamente distinta. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Servicios

Nuestra Opinion

Nuestra Opinión

Sigue las opiniones de nuestros periodistas.

Hemeroteca

Hemeroteca

Toda la información de Estadio con solo un click.

Multimedia

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica,Betis, Sevilla FC y mucho más...

El tiempo

El tiempo

Consulta el tiempo en Estadio Deportivo.

Descarga nuestra APP

Descarga nuestra APP

Toda la informacion deportiva en tu bolsillo.


Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal