Hueco blanco

Netflix tendrá que pagar una millonada a la auténtica "Gambito de Dama"

La plataforma de video bajo demanda pudo impedir llegar a juicio tras pactar con la ajedrecista que les demandó.

Netflix tendrá que pagar una millonada a la auténtica "Gambito de Dama"
Imagen de la serie "Gambito de Dama" - Netflix
José Antonio RiveroJosé Antonio Rivero 3 min lectura

Con el mundo del ajedrez en primer plano debido a las supuestas trampas de Hans Niemann, resulta que la serie "Gambito de Dama", la cual puso a este deporte de moda hace unos años por la cantidad de espectadores que tuvo la serie, ha vuelto a generar un revuelo mediático, aunque no por sus datos de audiencias.

En septiembre de 2021, un juzgado de California (Estados Unidos) aceptó a trámite una demanda contra Netflix por parte de Nona Gaprindashvili, la auténtica "Gambito de Dama", sobre la cual se basa la serie.

Gaprindashvili denunció al gigante norteamericano por difamación, ya que en la aclamada serie figura como una ajedrecista rusa, cuando en realidad es una estrella en Georgia, su país natal.

Otro error de la serie es que cuentan como Nona Gaprindashvili nunca se había enfrentado a hombres, algo que también es falso. La ajedrecista georgiana, que ahora tiene 81 años, es de las pocas mujeres de la historia que han ganado campeonatos mixtos de ajedrez. La falta de rigor de Netflix durante la documentación de la serie les va a salir muy caro, ya que Gaprindashvili había solicitado más de cinco millones de dólares en su demanda.

No es la primera vez que una ficción americana 'mete la pata' a la hora de distinguir alguno de los países que en el pasado formaban parte de la Unión Soviética, incluso a día de hoy no es raro que en Estados Unidos exista esa confusión. En "Salt", una película del 2010 ambientada en 1976, aparece un helicóptero con la bandera rusa y no soviética. En "Independence Day", película de 1996, aparece el canal de televisión "Soviet Central News", aunque la URSS cayó en 1991. Y así una larga listas de errores que en este caso van a costarle una fortuna a Netflix. Lo cierto es que la serie hizo mucho bien por el ajedrez, aumentando la curiosidad de muchas personas en este deporte y animándose a practicarlo. Un deporte en el que la brecha entre hombres y mujeres sigue existiendo, ya que solo una mujer se encuentra entre los 100 mejores ajedrecistas del mundo, habiendo una proporción de una jugadora por cada 10 jugadores.

Finalmente Netflix consiguió pactar Gaprindashvili, evitando así llegar a los tribunales y consiguiendo que la justicia estadounidense archive la causa, aunque no ha trascendido la cifra del acuerdo entre ambas partes. Sin duda Gaprindashvili, pese a su edad, sigue siendo una maestra del ajedrez, con una jugada fantástica en la que le ha ganado la batalla a la poderosa plataforma de servicio de streaming.