Estadio DeportivoHueco blanco

Bellerín, su seudónimo en Wallapop y su adquisición como bético

El lateral del Barça vuelve a demostrar que no es el típico futbolista y analiza su relación con la moda, al tiempo que desvela algún secreto: "Estoy en Wallapop, pero con seudónimo"

Bellerín, su seudónimo en Wallapop y su adquisición como bético
Bellerín. - IG
Alejandro SáezAlejandro Sáez4 min lectura

Que Héctor Bellerín no es un futbolista al uso como el resto de profesionales que pueblan el mundo del fútbol es algo que ya ha quedado patente en más de una ocasión. El último ejemplo, su discurso contra el Mundial de Qatar durante una entrega de premios.

El lateral del FC Barcelona, que el curso pasado militó en el Betis en condición de cedido por el Arsenal y que este pasado verano apuró hasta última hora para volver a vestir como verdiblanco una vez que consiguiera la carta de libertad, algo que finalmente no fue posible por cuestiones económicas, ha dado una entrevista al portal de GQ en el que, al margen de lo deportivo, se refiere a otra de sus pasiones: la moda.

Una moda, eso sí, que sea sostenible. Y es que, entre sus compromisos con el mundo y con la sociedad, la moda también es uno de ellos para Bellerín. "Llevo dos años sin comprar ropa nueva", apostilla el lateral, quien reconoce que antes se "gastaba muchísimo dinero en moda". "Me di cuenta de que era un proceso muy poco sostenible y muy dañino, no solo para el planeta sino para mí mismo”, explica el exbético, quien en esta primera mitad de la temporada no ha rendido al nivel esperado como culé y que el próximo verano volverá a quedar libre, tras firmar tan sólo por una temporada como azulgrana.

Bellerín vuelve a ilusionar a los béticos: "Estoy deseando volver"

Bellerín entiende que "muchas veces compramos como terapia" y que es "algo psicológicamente dañino" porque "nunca sales de es círculo". Hay un subidón psicológico a la hora de comprar algo nuevo, pero solo dura un par de horas o a los sumo un par de días. Estoy muy orgulloso de haber roto con esa dinámica. Otras veces, buscamos lo nuevo o lo último simplemente porque está escrito en nuestros genes. Nuestros ancestros tenían que innovar para sobrevivir”, argumenta.

En esa línea, Bellerín asegura que se ha "deshecho de, aproximadamente el 85%" de lo que había en su armario: "Lo he vendido o lo he intercambiado. No lo he donado porque siento que detrás de las donaciones hay algo turbio, no tengo muy claro que la ropa llegue a gente que realmente la necesite”.

“No tiene sentido seguir produciendo o comprando cosas que ya existen. Si no hay demanda no hay oferta. Es maravilloso que le puedan servir a otra persona y que tengan una segunda vida", explica un Héctor Bellerín que desvela uno de sus secretos en redes sociales: “Por mi vida profesional he tenido que cambiar habitualmente de casa. El año pasado jugué en Sevilla, con el Betis. Este año estoy en Barcelona. Todos los muebles que he adquirido para mi casa han sido de segunda mano. Incluso estoy en Wallapop, pero con seudónimo".

Sobre la aplicación de compra y venta, argumenta: "Me encanta esa aplicación porque, además de dar una segunda vida a objetos, consigue que nos ayudamos los unos a los otros. En Sevilla me hice amigo de un barbero que me vendió una bici”.