Estadio DeportivoHueco blanco

HJK Helsinki-Real Betis (0-2): Si no fuera por las lesiones, a pedir de boca

Willian José firma un doblete en un triunfo más trabajado de lo que dicta el marcador y que reluce por la derrota del gran favorito, la Roma, en su visita al Ludogorets; Juanmi y Víctor Ruiz, accidentados por el césped sintético

HJK Helsinki-Real Betis (0-2): Si no fuera por las lesiones, a pedir de boca
Willian José presiona a Raitala. - RBB
Óscar MurilloÓscar Murillo7 min lectura

Jornada casi perfecta la primera de la Fase de Grupos para el Real Betis, que se impuso al HJK Helsinki (0-2) gracias a un doblete de Willian José, con el VAR haciendo justicia para avisar al colegiado de un penalti a Carvalho que se le había pasado y de una posición ilegal en el que habría sido el 1-2 de Abubakari. Encima, el gran rival de los de Manuel Pellegrini en el Grupo C, la Roma, cayó (2-1) en su visita al Ludogorets, rival el próximo jueves de un líder en solitario (por ese balance de dianas a favor y en contra) que perdió por lesión a Juanmi y Víctor Ruiz, retirándose igualmente sobrecargado Luiz Henrique, todo por culpa de un césped sintético que trajo por la calle de la amargura durante toda la tarde a un equipo que estrenaba su tercera equipación, naranja y verde, en conmemoración de los 500 años de la primera circunnavegación de la Tierra.

No pudo empezar peor el encuentro para los visitantes, ya que Juanmi, al caer de una pugna aérea, se torció el tobillo y tuvo que retirarse en camilla, visiblemente dolorido. Sufría, además, el conjunto anaranjado con la presión alta de su anfitrión, mucho más acostumbrado al comportamiento del balón sobre el césped artificial. Ese achique provocaba pérdidas y transiciones rápidas del conjunto de Koskela, como la capitaneada por Browne a los diez minutos, cortada por Miranda abajo cuando Boujellab se preparaba para disparar a puerta. Una acción suficiente para que el favorito despertara y comenzase a rondar el área de Hazard, aunque Rodri no alcanzó un gran pase interior de Willian José que le habría dejado en una posición pintiparada.

No se arrugaba el HJK, expeditivo cuando su oponente apretaba su salida, pero con buenas ideas ofensivas en sus aproximaciones, tanto en contragolpes como a balón parado. Al borde del ecuador de esta fase, el héroe de la final de Copa del Rey probaba al portero norirlandés sin mayores consecuencias en el primer tiro a puerta del Betis. Respondió Soiri con el mismo resultado, dejando patente el equilibrio en la contienda. Luiz Henrique, por dos veces, lanzó alto y desviado, pero el conjunto de Pellegrini parecía aceptar el intercambio de golpes, confiado en su pegada, también de su unidad B. Con todo, los avisos eran cada vez más serios por parte de los albiazules, como en una contra en superioridad conducida por Hostikka que Abubakari, en fuera de juego, desaprovechó en el mano a mano.

El susto despabiló definitivamente a los heliopolitanos, conscientes de que no podían confiarse. Willian José cabeceó un centro con la pierna mala del ex de Fluminense, que ajustó su punto de mira para forzar el paradón de Hazard, que había desviado previamente el lanzamiento abajo de Rodri. El cancerbero cedido por el Celtic volvió a lucirse al filo del descanso, tras un córner botado por Joaquín y rematado acrobáticamente en el primer palo por William Carvalho para que entre guante y escuadra evitasen el tanto. Cuando el asedio se antojaba tan tardío como infructuoso, a Roi Reinshreiber lo avisaron desde la sala VOR para que revisara un derribo de Boujellab sobre el '14'. Y no tuvo duda alguna. Como tampoco su casi tocayo, que engañó al portero norirlandés para hacer el 0-1 en el tercero de alargue.

Tras el paso por los vestuarios, con Víctor Ruiz como segunda víctima de la hierba sintética, el HJK avisó enseguida, aunque el centro de Browne al segundo palo fue rematado por Hostikka contra el cuerpo de Ruibal, que evitó el empate. A renglón seguido, los de Koskela pidieron sendos penaltis por manos inexistentes de Miranda y Pezzella, con los brazos pegados al cuerpo. Antes de que Pellegrini tirara de Canales, que probó nada más ingresar los reflejos de Hazard, a punto estuvieron Abubakari y Soiri de aprovechar un centro de Browne que se paseó por boca de gol. La respuesta fue contundente: el córner forzado por el cántabro lo bota Miranda para que Pezzella no remache, pero sí Willian José, solvente en pleno barullo para abrir brecha.

Pero no cundía del todo la tranquilidad en verdiblanco, ya que Abubakari tardaba apenas tres minutos en recortar distancias, estirando el pie para desviar a la red un centro de Hostikka, aunque la acción se revisó a instancias del VAR y fue anulada por fuera de juego de Soiri en el inicio de la misma. Enseguida, el goleador pudo hacer su 'hat-trick', pero la mandó a las nubes a pase de Canales en un mano a mano. Fue casi lo único reseñable de ahí al final, más allá de algún intento a la desesperada de los albiazules, que bajaron los brazos tras el tanto anulado. El Betis dejó pasar el tiempo a sabiendas de que, tras el tropiezo de la Roma, comandará el Grupo C.

FICHA TÉCNICA.-

HJK Helsinki: Hazard; Hoskonen (Peltola 88'), Tenho, Raitala; Browne, Boujellab (Terho 74'), Lingman (Hetemaj 88'), Vaananen, Soiri (Murilo 74'); Hostikka y Abubakari (Olusanya 74').

Real Betis: Bravo; Aitor Ruibal, Pezzella, Víctor Ruiz (Luiz Felipe 46'), Miranda; Paul, William Carvalho (Guido Rodríguez 75'); Luiz Henrique (Guardado 75'), Joaquín (Canales 60'), Juanmi (Rodri 6'); y Willian José.

Árbitro: Roi Reinshreiber (israelí). Amarilla al local Boujellab, así como a los visitantes Víctor Ruiz, Pezzella y Luiz Felipe.

Goles: 0-1 (45+3') Willian José, de penalti; 0-2 (64') Willian José.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera jornada del Grupo C de la Europa League, disputado en el Bolt Arena ante poco más de 10.000 espectadores (alrededor de un centenar, béticos).