Estadio DeportivoHueco blanco
Mundial Qatar 2022: Las lágrimas de Scaloni y Aimar tras la victoria de Argentina ante México

Mundial Qatar 2022: Las lágrimas de Scaloni y Aimar tras la victoria de Argentina ante México

El entrenador argentino se vino abajo con el 2-0 de la albiceleste, mientras que el preparador no pudo contener la emoción en el gol de Messi

José Antonio RiveroJosé Antonio Rivero3 min lectura

Argentina salvó un 'match ball' este sábado al vencer 2-0 a México en el segundo partido de la fase de grupos del Mundial de Qatar 2022. Los festejos de los aficionados argentinos en Qatar y todo el país Sudamericano fueron espectaculares, ya que los argentinos suelen vivir con gran pasión el fútbol. Esa pasión se vio durante el partido en el banquillo de la albiceleste, donde Lionel Scaloni y Pablo Aimar, entrenador y preparador de la selección, no pudieron contener las lágrimas.

Primero fue el 'Payaso' Aimar que se derrumbó debido a la gran presión. Tras el gol de Messi, la realización enfocó el banquillo de Argentina, donde se pudo ver al preparador de Río Cuarto totalmente desbordado, con lágrimas en los ojos y con las manos tapándose el rostro. No sabemos lo que le pasó por la cabeza al ex del Valencia, Zaragoza o Benfica, entre otros, quien pudo sacar así la presión que vivía todo el cuerpo técnico argentino, o simplemente sea por el difícil momento personal que atraviesa, con el fallecimiento de su madre muy reciente.

Lionel Scaloni ejerció de jefe y se sentó al lado de Aimar para darle ánimos y calmarlo, aunque la dureza le duró poco al entrenador de Santa Fe.

Con el gol de Enzo Fernández, el tanto que llevaba la tranquilidad a la selección argentina, el líder de la 'Scaloneta' se vino abajo. La tensión del entrenador argentino salió fuera en forma de lágrimas, ya que la responsabilidad tras la derrota en el debut ante Arabia Saudí dejó en una situación delicada al equipo.

Argentina todavía tiene que jugar ante Polonia en la última jornada y todavía no está clasificada, pero los festejos están más que justificados. La albiceleste no ganó ningún título, pero derribó un muro psicológico que podría haberles dejado fuera de la Copa del Mundo.

Tal fue la liberación tras la victoria, que Messi llevo a todos sus compañeros a festejar con la hinchada argentina en el campo, momento en el que Scaloni y Aimar, así como la inmensa mayoría del cuerpo técnico argentino, prefirieron quedarse en un segundo plano.

"Habría que tener un poco más de sentido común. Es un partido de fútbol. Las sensaciones de que te estás jugando algo más que un partido de fútbol no lo comparto. Tenemos que corregirlo, no lo comparto. porque cada vez que te tengas que jugar una clasificación, un partido. fue sensación de desahogo. Es difícil hacer entender a la gente que mañana sale el sol", dijo Scaloni una vez finalizado el encuentro.