Estadio DeportivoHueco blanco

La estrella que "pidió salir" de Osasuna y amargó el estreno liguero al Sevilla

El delantero marcó el primer gol de la edición 2022/2023 de Primera división y se encuentra motivado de cara a una campaña importante en el aspecto personal

La estrella que "pidió salir" de Osasuna y amargó el estreno liguero al Sevilla
Chimy Ávila celebra un gol de Osasuna - CAO
Jesús MejíasJesús Mejías3 min lectura

Chimy Ávila pidió salir de Club Atlético Osasuna tras una polémica por haber vestido una camiseta de Santiago Abascal, líder del partido político VOX. “Lo he hablado con mi mujer y agente, incluso le pedí hablar con Osasuna para salir del club. Aun así, me senté un día mientras preparaba un mate y pensé: 'si me voy, les voy a dar la razón a quienes no me creyeron'. Entonces, me planté y defendí mi palabra, que era la verdad. Siempre lo digo: deje el colegio en séptimo grado y yo juego al fútbol, no me interesa la política”, afirmaba el jugador en la Cadena Ser, y agregaba que “Estoy muy contento con Osasuna y su afición. Salieron a aplaudirme cuando me pitaban. Me quedo con esas cosas bonitas, como cuando me paran niños por la calle. Les pido por favor que no salgan vídeos, porque cuando me paro con ellos lo hago de corazón. Al club se lo dije: se lo debo todo a Osasuna y su afición, me dieron fuerza cuando peor estaba. Cuando metí el gol contra el Villarreal, volví a la tierra, me dieron ganas de seguir luchando”.

El jugador está contento, ha renovado recientemente hasta el año 2026 y tras vivir un calvario con las lesiones durante las dos últimas temporadas, se encuentra preparado de cara a una temporada importante en su carrera deportiva.

El delantero no tardó en demostrar su olfato goleador en el estreno del conjunto rojillo en Primera división ante el Sevilla FC. A los nueve minutos de partido, Rubén Peña mandaba un centro preciso al segundo palo y Chimy Ávila llegaba solo desde atrás, le ganaba la espalda a Gudelj y remataba a placer de cabeza para adelantar a su equipo en el marcador.

En la segunda mitad, el delantero tuvo un buen gesto con el canterano Aimar Oroz. Tras el polémico penalti del Papu Gómez sobre Moncayola, el joven jugador de Club Atlético Osasuna cogió el balón decidido para lanzar el penalti, y tras mantener una charla con él, Chimy Ávila le permitió ejecutar la pena máxima que a la postre sería decisiva en el partido.

El delantero no tiene reparo en hablar de sus problemas con las lesiones: “No lo tomo como una desgracia ni mala suerte, sino como un aprendizaje. He conocido cosas mías en el campo de fútbol que antes no detectaba: sé donde llego y donde no, el saber cuando ir. Te deja mucho aprendizaje”, aunque quiere dejar atrás ese oscuro pasado y solo se centra en el futuro.