Hueco blanco

Isco disipa dudas, desvela como fue la espera para fichar o el sevillismo de su hijo

El nuevo fichaje del Sevilla FC llega con la ilusión de recuperar su mejor nivel y ayudar al Sevilla a lograr más títulos

Isco disipa dudas, desvela como fue la espera para fichar o el sevillismo de su hijo
Isco, sobre el césped del Sánchez-Pizjuán. - SFC
José LópezJosé López8 min lectura

Las dudas son inferiores a la ilusión. La llegada de Isco Alarcón, pese a que sus dos últimas temporadas no hayan estado a la altura de las anteriores, ha ilusionado al sevillismo. El fichaje del crack malagueño, por el pujaban algunos de los mejroes clubes de Europa, ha devuelto la confianza a una afición que estaba un poco baja de moral por el mal final de temporada y la ausencia de fichajes. Monchi pidió confianza y ya ha empezado a cumplir.

En una extensa entrevista con la televisión del Sevilla FC, Isco repasa cómo ha sido su llega al Sevilla, la ilusión con la que llega para empezar una nueva etapa en su vida y las ganas de revancha que tiene, de demostrar que puede volver a ser ese futbolista que enamoró al mundo y lideró la selección española de Lopetegui.

"Estoy ilusionado esta nueva etapa, sé donde vengo y ojalá podamos hacer grandes cosas en este año", asegura el malagueño, que se ve "joven" y con "recorrido". "Estoy en la flor de la vida, me queda mucho fútbol y muchas alegrías que dar. Yo entiendo que haya dudas, porque no he podido o no me han dejado jugar en los últimos años, pero a mí me toca disiparlas. Voy a estar focalizado al cien por cien para mostrar el nivel que nunca he perdido (...) Tengo muchas ganas de empezar ya con el equipo, de ir entrando en dinámica con ellos, conocer a mis compañeros cuanto antes y de estar listo para ayudar al equipo en este principio de temporada", añadía el ya exmadridista.

Isco no solo sabe a lo que viene sino a donde llega. Y eso le animó. "Vengo a un equipo en el que conozco al entrenador, conozco a los jugadores, con un estilo de juego que me encanta y ojalá podamos hacer un buen año, conseguir títulos y tener a toda esta gran afición contenta", afirmaba.

Un verano difícil, esperando al Sevilla

El nuevo fichaje del Sevilla también explicó cómo han sido estos últimos meses, en los que tuvo que esperar a que se dieran las circunstancias para poder firmar por el Sevilla. "Ha sido un verano difícil, diferente, el primer verano en el que he tenido demasiadas vacaciones, es algo a lo que no estaba acostumbrado. Las he aprovechado para entrenar bien, para ponerme a tono y no veía el momento para unirme a este club, de empezar a entrenar, de empezar a jugar y con muchas ganas", indicaba, al tiempo que admitía la incertidumbre que tenía: "Ese nerviosismo siempre existe, porque es nuestro futuro lo que está en juego, tenemos familia, tenemos niños y es complicado para el tema de la organización, pero bueno, con suerte, ya quedó todo atrás, ya estamos aquí y con muchas ganas. (...) He tenido bastantes propuestas, pero a nivel deportivo, lo que más me interesaba en este momento, es un equipo que compite, que quiere jugar bien al fútbol, que juega la Champions, que ha sido un acicate. El Sevilla es el mejor equipo para demostrar mi fútbol otra vez".

"Vengo a competir, a ganar títulos, porque el Sevilla, desde bastantes años atrás, los está consiguiendo. Mi pensamiento es ayudar al Sevilla en hacer crecer su historia. Sé que la exigencia es alta, se ve desde fuera. Así me lo han dicho el presidente y Monchi. La afición espera lo máximo, porque es un equipo que ha ganado muchos títulos. Yo tengo claro que aquí hay que ganar", añadía.

La confianza de Lopetegui

"Es un entrenador que siempre ha confiado en mí. Con él la verdad es que me gusta su fútbol, lo que propone es el fútbol más adecuado para mi estilo", afirmaba sobre el que va a ser su técnico, que conoce a la perfección y que ha sido clave para que viniera. "Quiero agradecerle la confianza. La confianza para un futbolista es primordial. Cuando no jugaba mucho en mi club iba a la selección y tenía la oportunidad que quizá en el club no tenía y eso se lo tengo que agradecer porque su confianza ha sido máxima. Siempre ha confiado en mí. Ahora me toca a mí devolverle la confianza en el campo y demostrarle que no se equivoca", indica.

Con él fue el líder de la selección española, un sueño que no ha olvidado. "Con Del Bosque debuté, pero jugué pocos partidos con él. Nunca he tenido la continuidad que tuve con Julen. Con Fernando Hierro fue el Mundial y con Luis Enrique fueron tres o cuatro partidos, así que con Julen fue con el que jugué más", aseguraba Isco, que se pone como meta Qatar, para lo cual tiene que volver al mejor nivel en sus primeros meses como sevillista. "Ojalá, es una meta que tiene cualquier jugador, me haría mucha ilusión ir, pero para eso primero tengo que rendir a buen nivel en el Sevilla y la verdad es que me siento preparado para ello", estimaba.

Dos años, como mínimo, en el Sánchez-Pizjuán

Sobre su contrato, no quiso extenderse, aunque deja una puerta abierta a más. "De momento, dos años sí. Estoy deseando llegar aquí, jugar el partido delante de esta gran afición y no veo el momento de empezar", advierte.

Una afición a la que elogia sin dudarlo. "El Sánchez-Pizjuán siempre ha sido un campo difícil como visitante, que yo recuerde no me han pitado mucho. Espero que ahora tampoco. Es un campo que aprieta, es bastante competitivo, de los que tienes anotados en el calendario porque es bastante complicado sacar tres puntos aquí", admitía.

Y eso que él siempre llegó con el mejor Málaga de la historia y con el Real Madrid de las cinco Champions. "No me quejo de mi carrera, soy un afortunado, he tenido la oportunidad de jugar en grandes clubes, he ganado todos los títulos que he competido y quiero seguir ganando, por eso vengo aquí también. No me gusta pensar mucho en lo que ya ha pasado sino en lo que viene por delante, que es un reto muy bonito y muy importante también", observaba.

Y contaba un anéctota que gustará mucho al sevillismo: "Es verdad que le ponía a mi hijo mediano el himno del Sevilla para dormir. Pero lo quería a todo volumen y no había manera. Va por la casa cantándolo a todo volumen. Ahora lo va a cantar de otra manera".