Estadio DeportivoHueco blanco

Las cláusulas de rescisión de los jugadores del Sevilla bajan diez millones de euros

El cierre del mercado el pasado 1 de septiembre ha devuelto el precio de las mismas a su posición original

Las cláusulas de rescisión de los jugadores del Sevilla bajan diez millones de euros
La plantilla del Sevilla, ante el Espanyol. - UES
Sandra RomeroSandra Romero4 min lectura

El mercado de fichajes cerró en LaLiga, al igual que en la mayoría de las grandes ligas europeas, el pasado 1 de septiembre. Una frenética jornada en la que se acabaron de cerrar muchos movimientos enquistados durante las semanas previas y que puso punto final a una ventana de transferencias con la que, sin embargo, no se acabaron del todo los fichajes.

Este mercado, determinado por las limitaciones económicas de los clubes españoles y por los controles de LaLiga, dio paso al de jugadores libres que aún estaban por encontrar equipos. Véase por ejemplo casos muy sonados como el de Juan Mata, que tenía un preacuerdo con el Betis que no pudieron llegar a concretar por lo económico y que el último día lo intentó con Valencia CF, también sin fortuna. Finalmente ha acabado emigrando a Turquía, donde engordará el vestuario del Galatasaray. Algo parecido a lo que ha ocurrido con Diego Costa, que en el último día de mercado negoció con el Cádiz CF y que finalmente ha ido a los Wolves al seguir sin equipo. Más estrambótico, sin embargo, es la operación de De Tomás, que ha salido por la puerta de atrás del RCD Espanyol y que ha firmado por el Rayo en una operación que le impedirá jugar hasta el próximo mes de enero, perdiéndose de esta manera el Mundial, salvo sorpresa mayúscula.

En clave sevillista, el cierre del mercado no trajo excesivas sorpresas, más allá del sobresalto de la salida de Lucas Ocampos y los inesperados problemas que surgieron con el Ajax cuando el acuerdo inicial ya estaba aparentemente cerrado. Para la delantera acabó llegando Kasper Dolberg en una operación ‘low cost’ en la que el Sevilla FC se hizo con su préstamo con opción de compra, pero no obligatoria.

Sin embargo, algo más llamativo que sí trajo el cierre de mercado para el Sevilla FC es que las cláusulas de rescisión de los jugadores de su plantilla volvieron a bajar diez millones de euros, una vez que éstas hubieran subido en dicha cuantía durante los últimos quince días de mercado. Esto se debe a un práctica habitual en los contratos que el Sevilla FC firma de forma general con sus futbolistas, incrementándose en dicha cuantía su cláusula de rescisión por si un club se decide a abonarla en los últimos 15 días de mercado, con lo que ello supone para la planificación sevillista y la necesidad de buscarle una salida.

Finalizado el mercado, por tanto, las cláusula se rescisión vuelven a su precio inicial. En casos concretos también hay particularidades diferentes en función del jugador o del contrato firmado. Por ejemplo, el Papu Gómez no dispone de cláusula de rescisión, tal y como avanzó en su día ESTADIO Deportivo. Las condiciones especiales de su salida del Atalanta bajaron su precio de una manera importante, lo que sumado a su edad y al firmar un contrato hasta 2024 llevaron a esta decisión.