Estadio DeportivoHueco blanco

¿Cómo disponer de agua caliente en tu furgoneta camper sin homologación ni tener problemas con la ITV?

Un calentador portátil, la solución para disfrutar de una ducha de agua caliente sin tener que homologar y ahorrándote problemas con la ITV

¿Cómo disponer de agua caliente en tu furgoneta camper sin homologación ni tener problemas con la ITV?
La ducha de agua caliente, un quebradero de cabeza. - ED
Alejandro SáezAlejandro Sáez5 min lectura

Poder disfrutar de agua caliente en tu furgoneta camper sin necesidad de homologación ni tener que pasar por la ITV es una de las grandes obsesiones de todos los usuarios de una furgoneta de este tipo y, por tanto, también una de las cuestiones más buscadas en Internet.

La camperización de furgonetas y automóviles está en auge en España desde la pandemia, siendo cada vez más las empresas especializadas en ello, así como las grandes superficies que se están adaptando a los tiempos. Establecimientos como Decathlon, con un sinfín de productos para acampar, o Leroy Merlín, con un kit camper económico que es de los más rastreados en los buscadores.

¿Cómo disponer de agua caliente en tu furgoneta camper?

Aunque lo ideal es disponer de una furgoneta de grandes dimensiones con una instalación fija de ducha y agua caliente, también requiere una inversión que no está al alcance de todos los bolsillos. De ahí que alternativas haya tantas como soluciones imaginativas a la hora de resolver el importante reto que supone disponer de agua caliente en tu furgoneta.

La respuesta se antoja sencilla, al menos ahora, que ya hay varias alternativas para ello. Pero hasta hace relativamente poco, no eran tan fácil poder dispone de un calentador de agua portatil, a gas, y con unas características pensadas fundamentalmente para campistas.

1. Agua caliente en una furgoneta camper con energía solar

Una ducha de energía solar es, sin duda, una de las fórmulas más económicas de tener agua en una furgoneta camper. Lógicamente, para ello es necesario un día soleado y buenas temperaturas, por lo que en invierno no se antoja la mejor opción. Aún más si tenemos en cuenta que otro inconveniente añadido es que la ducha será en el exterior del vehículo. El sistema es muy sencillo: una bolsa de agua de unos 10-20 litros con ‘alcachofa’ que hay que dejar colgada al sol, para luego poder tomar una ducha caliente.

Otro sistema solar para calentar el agua en una camper es instalar una tubería de PVC en el techo, aunque eso requerirá desmontarla a la hora de pasar la ITV, con el incoveniente que eso ya supone de por sí.

2. Calentador de agua portátil

Varios son los calentadores de agua que existen en el mercado. Desde un boiles eléctrico hasta un calentador a gas, así como un sistema combi. En cualquier caso, todos requerirían homologación. Un proceso que, sin embargo, podrás evitar con un calentador de agua portátil que podrás llevar en tu furgoneta y utilizar siempre que lo necesites.

El precursor de este tipo de calentadores portátiles fue el Kampa Geyser, aunque ya le han salido competidores que, incluso, son algo más económicos e igual de seguros. Es el caso, sin ir más lejos, del Arma Outdoor Shower, con el que siempre podrás tener agua caliente, con una capacidad de hasta 2'5 litros por minutos y una temperatura ajustable.

Este tipo de calentadores portátiles son una ducha exterior que se puede conectar a una botella de gas con un regulador de presión de 30 mbar y que está protegida contra sobrecalentamiento y ausencia de llamas. En definitiva, una solución ideal para acampar, ya que, entre otras, dispone de una cómoda bolsa de transporte.

El Arma Outdoor Shower dispone de una toma de entrada de gas, una toma de agua fría y una salida de agua caliente, aunque tendrás que comprar la botella de gas, así como la conexión a la bombona. Para su funcionamiento, está preparada para alimentarse a 12V.

Su carácter portátil, por tanto, te librará de cualquier homologación o impedimento a la hora de pasar la ITV. Dispone de dos modos de temperatura y calienta el agua en torno a unos 25 ºC sobre la temperatura inicial a la que se encuentre. En definitiva, una opción útil y muy cómoda de transportar, pues solo pesa unos cuatro kilos y sus dimensiones son de 310x245x300mm.