La portada de hoy
 
 
Estadio deportivo
ENTREVISTA ED

Juan Andreu, un líder para el proyecto más ambicioso: Helvetia Balonmano Prointegrada

11.08.2021 | 20:42

Cuando hace unos meses surgió la noticia parecía increíble. Juan Andreu, el mejor jugador sevillano de las últimas décadas y medalla de bronce europea con los Hispanos, iba a dejar la segunda mejor Liga del mundo para jugar en 'Tercera' con el BM Triana. Todo hacía indicar un regreso a casa a los 36 años y un retiro dorado, pero desde entonces todo ha cambiado. Del proyecto para disfrutar y enseñar el balonmano en casa se pasó a un reto que hacía muchos años que no se planteaba en Sevilla: el de crear un equipo de elite que pudiese alcanzar la Liga Asobal.

El club se asoció a Helvetia, la empresa de seguros con sede central en la capital hispalense y que es conocida por estar muy ligada a este deporte. Fueron llegando más jugadores con experiencia en División de Plata y en los mejores equipos de Primera Nacional y el actual Helvetia Balonmano Prointegrada pasó de ser un equipo más de la categoría a convertirse en uno de los aspirantes al ascenso.

Liderado por Juan Andreu, un referente nacional, el conjunto hispalense arranca en tan solo una semana en pos del sueño de la Asobal. Un objetivo que lleva persiguiendo el balonmano en Sevilla desde hace décadas. Y no quiere ir solo sino de la mano de todos los que en esta provincia quieren a este deporte.


- Cuando la noticia de su regreso sale a la luz, ya estaba todo hecho, pero ¿cómo surge la idea?
- Surge un poco en diciembre, cuando hablo con mi club en Francia y aunque no me dicen que no fuera seguir el año que viene, sí me comentan que estaban buscando rejuvenecer la plantilla; y que debía esperar uno o dos meses para decirme algo. Yo entonces lo que hago es abrir el abanico de posibilidades para ver mi futuro. Yo tengo ya tres niños, no me gusta ir cambiándolos de colegio cada año, empiezo a hablar con la gente del BM Triana y salió lo del volver. Ya había comentado con ellos lo de volver a Sevilla, pero todo era muy amateur, era volver a estar con los amigos, pero poco a poco se ha agrandado la bola y ahora estamos en esto que esperemos que salga muy bien.

- Supongo que cuando les dijiste que ibas a jugar en la tercera categoría de España se quedarían pasmados.
- Los compañeros sí lo entienden, Cuando ves que vas a tu casa cambia la cosa. Salí de Sevilla con 18 años, ahora tengo 36, la mitad de mi vida la he pasado fuera€ tenía ganas de volver y que mis hijos conozcan Sevilla más allá del fin de año y de dos semanas en verano. Mi vida empiece ahora otra vez.

- El último gran proyecto que se recuerda es el del Persan Rochelambert, que rozó la elite y del que salisteis una camada de jugadores que dio el salto. Desde entonces no han salido tantos. - Tal vez hacía falta un club de referencia para dar ese paso.
De eso no tengo ninguna duda. Cuando eres joven y tienes 14-15-16 años, si no tienes cerca algo a lo que puedas tocar con las manos, a lo que puedas aspirar, te quita un poco las ganas. Desmoraliza saber que con esa edad entrenas cuatro días a la semana para dejarlo con 18 años. Puedo entender esa pequeña 'apatía' de los chavales. Queremos que cambie, que vengan a ver nuestros partidos, que nos vean ganar y que vean que el futuro está aquí, en Sevilla, que hay que ponerle muchas ganas, pero que no hace falta salir de Sevilla, Andalucía o España para jugar al balonmano.


- Para llegar ahí debe haber balonmano de base. ¿Cree que se está trabajando bien en esas categorías?
- Hay muchos clubes en Sevilla. Montequinto es el que mejor está cuidando la cantera, el Club Balonmano Base Sevilla tiene un proyecto interesante desde abajo. Creo que hacen todo lo que pueden y más. Llega una edad en la que, con los estudios, ya te das cuenta que no te sale tan a cuenta irte a jugar a Palma del Río, a Antequera, a Pozoblanco€ Y siguen aquí en Sevilla con un nivel muy bajito, con los estudios y, al final, lo dejan, algo normal cuando no hay un techo a lo que aspirar. Ahora bien, teniendo esto, que queremos que sea un proyecto que aglutine el balonmano en Sevilla, quiero pensar que a medio plazo tendremos jugadores sevillanos que sigan la senda de todos los que hemos salido en los últimos años.

- ¿El objetivo es Asobal o se conforman con algo menos?
- El sueño es Asobal porque es algo medianamente accesible. Bastante difícil, pero no es imposible. Hemos estudiado a clubes de nuestro nivel y perfil, y sabemos lo que hay que hacer. Empezamos muy novatos, pero venimos con mucha ilusión y, sabiendo lo que hay que hacer y dando los pasos correctos, no es descabellado en medio plazo llegar a Asobal.

- Pero para llegar ahí, primero hay que llegar a Plata
- El objetivo es subir, no hay otro. Sabemos que es muy difícil. Es bastante complicado. La prioridad es meternos en la fase de ascenso, se clasifican dos por grupo, y luego jugarla y subir. Hemos tenido el capricho en el calendario que debutemos en la primera jornada con el mejor equipo. El Caserío de Ciudad Real, que ganó la Liga el pasado año y llevan cinco o seis años con proyecto interesante. Ellos ganaron el grupo, jugaron la fase en casa y no subieron. Da idea de lo difícil que es. La primera jornada va a ser muy entretenida para la gente que quiera ver el partido. Jugamos en casa ante el equipo mejor de la categoría.

- Hablando de Ciudad Real, el balonmano está arraigando en ciudades mediabas y pequeñas (León, Cuenca, Guadalajara, Puente Genil) y Sevilla no sólo es grande sino muy futbolera. Parece un reto difícil.
- Está claro que el balonmano es de ciudades pequeñas. El fútbol lo fagocita todo alrededor, pero en la provincia de Sevilla somos más de un millón de habitantes. Nosotros jugaremos en El Paraguas, en el que caben 800 personas. Y si en algún momento dado llegamos a Asobal debemos ser capaces de atraer a tres o cuatro mil personas, que es una media muy alta para el balonmano español. Pero lo que hay que hacer primero es ganar, por si ganas la gente le gusta y si no, no viene. Luego, hacernos importantes en la ciudad, enraizarnos y crear escuela. Está el proyecto a corto plazo que es subir y otro más largo que es instalarnos en Sevilla. Esto no es llegar y jugar, sino crear vínculos con la ciudad, con los colegios, con otros clubes en Sevilla y es el trabajo que vamos a hacer en los próximos años.


-¿Qué respuesta ha encontrado en las instituciones?
- La recepción ha sido buena. Nos han prometido muchas cosas. Estamos a la espera de que nos confirmen los horarios de entrenamiento en El Paraguas. Empezamos la pretemporada en una semana, la tenemos planteada ya en Blanco White, porque el pabellón tiene gimnasio y podemos hacer la musculación y el entrenamiento en el mismo lugar. Estamos a la espera de que nos confirme el IMD los horarios en El Paraguas. Entiendo que no va a haber problema, pero hay que hacer un poquito de ruido para que te escuchen.

- Y aparte de las instituciones, en los últimos meses pedías la respuesta de empresas en Sevilla interesadas en potenciar un proyecto interesante como éste. Y resulta que os habéis asociado a Helvetia, que tiene sede aquí y es posiblemente la firma que más apoye el balonmano en España. ¿Puede ser el compañero ideal para crecer hasta la elite?
- Me encantaría. Helvetia apoya el balonmano nacional con la selección, tiene su base en Sevilla y tiene un equipo en Asobal, como Anaitasuna, en Plata con Alcobendas. Ha sido una negociación muy fácil. Ellos tenían ganas, nosotros les presentamos un proyecto muy chulo y salió para adelante.


La idea es seguir sumando patrocinadores. Como Prointegrada, que es el que más dinero pone en el presupuesto y que nos acompaña de la mano. Juan Ramón Jordán, el presidente de la compañía, está en la directiva del club y tiene muchas ganas de sacar adelante el balonmano en Sevilla, no centrándose sólo en Triana sino apoyando otros clubes. Queremos que empresas de Sevilla vean lo bonito que es el balonmano, el prestigio que le da el balonmano y, comparado con otros deportes, lo barato que es apostar por el balonmano.

- Ahora que hablamos de apoyos, fuiste testigo directo de la decadencia de la Asobal y del balonmano en España. ¿Cómo ves el balonmano actual?
- Desde fuera lo veía con mucha pena. Cuando yo empecé a jugar como profesional en Granollers, haces las comparaciones de cómo estaba el balonmano a comienzos del siglo en España, con sueldos altos, ganando competiciones€ pero era un gigante con pies de barro. No se invertía en la base, todo iba para los jugadores. Y cuando llegó la crisis, cuando los mayores 'sponsors' eran Ayuntamientos e inmobiliarias, los más tocados por la crisis, el balonmano no bajó un escalón sino doce niveles. Ahora es una Liga casi amateur. Quitando a unos pocos equipos, son clubes que no se entrenan por las mañanas, por ejemplo, porque los jugadores estudian o trabajan. Hace quince años era impensable. El 90% de los jugadores de la Asobal no pueden vivir sólo del balonmano. La idea es que la Liga Asobal vuelva a recuperar el esplendor que tenía antes. Va a ser muy difícil y hay que trabajar mucho, pero si ya se consiguió en un momento dado hay que lograrlo otra vez.

- Pero la selección sigue cosechando éxitos. ¿Tal vez sea porque la base tiene más salida?
- Base hay. Lo que no sé yo si va a dar los mismos resultados que los que ahora están en la selección. De los 16 que hay en la selección -en los JJ.OO.-, 8 o 9 fueron a los Juegos Olímpicos de 2012, de hace 9 años, no ha habido un cambio generacional no porque no haya jugadores sino porque los que han salido no tienen el nivel de los que están. Hay jugadores jóvenes buenísimos como los Dujshebaev, Álex Gómez..., pero hay puestos como el central o el lateral izquierdo que no es fácil que salgan jugadores como Raúl Entrerríos, Cañellas, Sarmiento... Son una generación muy buena, que lleva compitiendo al máximo nivel 10-15 años y los jóvenes tienen el listón muy alto. Los mejores entrenadores están en España y vamos a sacar jugadores, pero está por ver si consiguen lo que ha logrado esta generación en los últimos años.

- Hablando de base y de Helvetia, ellos han repetido en varias ocasiones que sólo se asocian a clubes que tienen una fuerte base. ¿Cómo trabaja la base el Helvetia Balonmano Prointegrada?
- El Balonmano Triana es básicamente un club centrado en la cantera de muy abajo, benjamines, alevines... o en el primer equipo. Queremos cambiar eso y asociarnos con otros clubes. Hemos creado un acuerdo con el Balonmano Base Sevilla, que en la ciudad de Sevilla es la mejor cantera. Al BM Montequinto no lo nombro porque es de Dos Hermanas. Hay que hacer muchas cosas todavía para crear una base en Sevilla. Tenemos que sentarnos a hablar para cerrar muchos acuerdos. Crear un equipo que se nutra de la cantera a medio plazo, a corto plazo es casi imposible, pero que a medio plazo los jugadores de Sevilla y alrededores tengan al Helvetia Balonmano Prointegrada como referencia de la zona y a partir de ahí sacar jugadores que puedan militar en el primer equipo.


- Tras haber jugado en las dos ligas más desarrolladas del mundo, Alemania y Francia. ¿Qué puede aportar?
- Puedo aportar sobre todo experiencia, muchas cosas que he vivido en el balonmano, muchísimas ganas de ponerme a trabajar y no sólo en el primer equipo y no sólo jugando al balonmano. En el club queremos acercarnos a otros clubes de la provincia, a los colegios por las mañanas, ir a los clubes y darles entrenamientos personalizados a los mejores jugadores de la provincia. Es un proyecto muy ambicioso, pero de la mano del proyecto elite del primer equipo tiene que venir un proyecto de cantera acorde. Son muchas cosas, hay mucho que hacer y estamos muy atrasados con otros países. Lo importante son las ganas. Yo las tengo, mis compañeros de club las tienen y hay que contar con ellas.

- Dice que vamos atrasados con respecto a otros. ¿A qué se refiere?
- He estado en otras ciudades como Granollers, donde todos juegan al balonmano y hay un pabellón sólo para este deporte, y es complicado hacer lo que hacen allí. Pero en Sevilla sí podemos hacer más jornadas de detección y que los chavales de edad alevín y benjamín no nos los quite el fútbol. Es muy difícil competir con el fútbol. Luego, los altos se van a baloncesto, hay un trabajo por hacer de ir a las escuelas a enseñar, que nos manden a los jugadores a probar, hablarles del balonmano. Hay muchas cosas por hacer. No me asusta el reto y tengo ganas de ponerlo en práctica.


- Que el fútbol y el baloncesto acaparen el protagonismo no es algo exclusivo de lo que se 'queje' el balonmano.
- Leí una entrevista a un entrenador de Córdoba con mucha trayectoria en el balonmano de cantera y decía que en edades jóvenes los chicos más desarrollados van al futbol directamente. Ahí ya nos quitamos a los más rápidos y espabilados. Que los más grandotes y coordinados, y que puedes ver algo en ellos, se los lleva el baloncesto... Nos quedamos con lo que no quiere nadie y a partir de ahí tenemos que sacar jugadores de balonmano. Tenemos que intentar revertir un poco la situación. El fútbol y baloncesto te va a quitar gente, eso está claro, pero hay que educar en balonmano, explicar cómo llegar a elite, contar la experiencia de jugadores que han llegado y hacer más accesible el balonmano a la cantera. Yo creo que se puede. Si a un niño le das las camisetas del Sevilla o del Betis y la del Helvetia Balonmano Prointegrada, seguro que pesan más las otras, pero no todos van a jugar en el Sevilla y en el Betis y se puede pescar ahí en ese mercado de jugadores jóvenes con ganas de hacer deporte.

- ¿Qué le diría a los aficionados que disfrutan de los Hispanos en la tele, pero que no se acercan a ver balonmano en directo?
- Quiero que vengan y lo vean. Se van a encontrarse un equipo que quiere subir. Queremos hacer ruido, pegar patadas en las puertas, romper ventanas, que la gente nos escuche y nos vea subir de categoría. Para ello necesitamos una afición. El BM Triana ha tenido siempre un público constante, pero debemos conectar con todo el balonmano de Sevilla y la provincia. Y que nos lleven en volandas al objetivo que es subir a Plata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal