Hueco blanco

Diego Martínez, el deseo (im)posible al que aspira el Cádiz

Diego Martínez, el deseo (im)posible al que aspira el Cádiz
Diego Martínez, durante una comparecencia previa a un partido de Europa League. - Andrés Martín
Estadio DeportivoEstadio Deportivo4 min lectura
El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno, comparecerá ante los medios de comunicación este martes, a las 11.30 horas, para presumiblemente anunciar la destitución de Álvaro Cervera como técnico del conjunto amarillo. Así lo parecen indicar la premura y lo repentino de la convocatoria, misma dirección hacia la que señala la información publicada este mismo lunes por La Voz de Cádiz. En esta tesitura, el club amarillo tendría entre sus opciones preferenciales al que fuera entrenador del Granada durante las últimas tres campañas, Diego Martínez, sin equipo desde el pasado mes de junio.

El técnico vigués sería el principal deseado por la directiva cadista, según publicó el Diario de Cádiz, que también informó de la más que elevada complejidad que entraña su incorporación. Diego Martínez ha pasado los últimos meses ampliando su formación, cerca del fútbol inglés, por el que siente una especial predilección, consciente de que gusta a clubes de todo el país y del extranjero. De hecho, es en la Premier League donde, a priori, apuntaría el preparador gallego.

Vizcaíno pretendería emplear su buena relación con el Sevilla para convencer al que fuera entrenador del Granada, a quien le habría ofertado el proyecto como el reto de salvar al Cádiz, si bien las posibilidades son excesivamente remotas. El presidente del club amarillo inició contactos con el entorno del técnico, que no rechazó de forma tajante la proposición, pero la opción cadista se aleja de sus planes. Es poco menos que una quimera para el club. El nombre de Manolo Jiménez también ha sido barajado, pero es Sergio González el mejor posicionado en este momento para ocupar el banquillo del Nuevo Mirandilla.

Tras formarse en la Universidad de Granada y dirigir a varios clubes modestos de la provincia granadina, Diego Martínez creció en la cantera sevillista, de cuyo filial llegó a ser entrenador en Segunda división. Previamente, fue segundo entrenador de Unai Emery en el primer equipo hispalense durante las campañas 2012/2013 y 2013/2014. Fue tras su experiencia con el Sevilla Atlético en la categoría de plata cuando decidió emprender su carrera lejos del cobijo de Nervión.

Recaló en Osasuna en la temporada 2017/2018, donde no logró el objetivo de ascender a Primera división un curso después de su descenso. Entonces, aterrizó en Los Cármenes, donde trazó una trayectoria histórica. En su primera campaña en el Granada, logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol español, éxito que enlazó con el hito de clasificar al conjunto rojiblanco para UEFA Europa League, competición que disputó en la pasada temporada hasta los cuartos de final.

Tras la gesta nazarí, decidió poner punto y final a su etapa en la entidad rojiblanca, en plena reestructuración interna, para buscar nuevos retos. Desde entonces, ha sido situado en la órbita de varios clubes, tanto españoles como del extranjero, sobre todo ingleses, pero en ningún caso llegó a encontrar nuevo banquillo. El técnico querría cumplir su deseo de dirigir a un club de la Premier League, pero con un proyecto iniciado por él mismo, desde el comienzo de la temporada.