Estadio DeportivoHueco blanco

Los desconocidos números del Sevilla en el Pizjuán

Los desconocidos números del Sevilla en el Pizjuán
El Sevilla ha dejado escapar 12 puntos del Pizjuán. - F. Mateos
Fernando MateosFernando Mateos6 min lectura
Llegados al ecuador del campeonato, el balance del primer proyecto de Monchi en su regreso al Sevilla FC es más que satisfactorio. Amén de cumplir con creces en la Europa League y pasar el primer trámite en Copa del Rey, el conjunto nervionense navega en el cuarto puesto de LaLiga y, por tanto, en zona Champions, el gran objetivo trazado desde las altas esferas del club.

Las dudas que en un principio suscitó la contratación de Julen Lopetegui pronto fueron acalladas por el buen hacer del técnico vasco. Pero fiel a esa exigencia instalada en la piel del sevillismo, hay síntomas que preocupan por lo que pueden acarrear en la segunda vuelta. El colchón de puntos que existía con respecto al Atlético ya es historia y mucha culpa de ello ha tenido la falta de pólvora que ya se vislumbraba desde el arranque. Y no es una cuestión que ataña sólo a los delanteros. También faltan jugadores de desborde, pues Lopetegui no cuenta con Rony Lopes y tampoco lo hace demasiado con Bryan Gil, y es el propio estilo de juego implantado por el vasco el que hace que su equipo potencie unas virtudes y descubra defectos como ese atasco ante la meta contraria.

Es especialmente en casa, donde está obligado a llevar el peso de los partidos, donde el Sevilla FC se muestra especialmente romo en ataque. Ante equipos encerrados, manejar el balón no basta sin chispa ni arrojo. Y fruto de todo ello, el conjunto nervionense presenta unos números como local que casi no se recuerdan por estos lares.

Hasta la fecha, Lopetegui y los suyos han dejado escapar 12 puntos de un fortín que hace no mucho acumulaba récords de imbatibilidad, como permanecer todo un año sin que nadie se llevase la victoria. Después de nueve partidos disputados, el balance es de cuatro victorias, tres de ellas con un exiguo margen de un gol, ante Real Sociedad (3-2), Getafe (2-0), Levante (1-0) y Leganés (1-0); tres empates, todos ellos por 1-1, contra Celta, Atlético y Athletic; y dos derrotas, frente a Real Madrid (0-1) y Villarreal (1-2). Es decir, 15 puntos de 27 posibles. Muy poco para lo que están acostumbrados los moradores del Sánchez-Pizjuán.

En el presente siglo, desde el último ascenso, sólo hay tres registros peores en este sentido, si bien dos de ellos fueron en las dos primeras campañas en la elite, con Caparrós al frente de un equipo que aún peleaba por asentarse y dejar atrás las penurias del pasado. Fue en la 01/02 y en la 02/03, cuando el conjunto nervionense sumaba a estas alturas de Liga 13 puntos como local. Pero desde que llegó la explosión definitiva en la 03/04, con la primera clasificación europea para un total de 15 en las últimas 16 temporadas, la actual es la peor campaña como local del Sevilla en los últimas 17 ejercicios.

Sólo hay un curso peor en este sentido, y sólo por un punto menos, pues los nervionenses sumaban 14 ante su afición a estas alturas en la 10/11. Esta arrancó con Antonio Álvarez, quien sólo estuvo al frente en dos jornadas ligueras en el Pizjuán, saldadas ambas con empate, y continuó con Gregorio Manzano, que firmó cuatro victorias caseras y el mismo número de derrotas hasta el final de la primera vuelta.

Los 15 puntos obtenidos por Lopetegui en la 'Bombonera' igualan, además, los que sumó Jiménez en la 09/10, quedando lejos los dos mejores registros locales de este exitoso siglo. Fueron en la histórica 06/07, con Juande Ramos en el banquillo, y en la 16/17, con Sampaoli, consiguiendo ambos sumar 24 de los 27 puntos puestos en litigo en el Sánchez-Pizjuán.

El pasado curso, sin ir más lejos, el Sevilla de Machín había conseguido 20, los mismos que Berizzo una campaña antes, ambos cinco unidades más que el actual conjunto nervionense, que suple esa habitual fortaleza como local con una casi desconocida fiabilidad a domicilio. No en vano, el conjunto blanquirrojo es el mejor visitante de esta Liga, con 20 puntos de 30 posibles, mientras que no hace mucho también hubo que contar rachas de hasta una temporada entera sin ganar fuera de casa (la 15/16, con Emery al frente).

Son las dos caras de la moneda de un Sevilla al que su gente le sigue pidiendo más. Acostumbados a gozar en Nervión, el sevillismo exige un paso al frente en su fortín y la historia reciente respalda sus reclamaciones. Las ambiciosas metas a las que aspira su equipo obligan a poner remedio a esos discretos números como local. Pero sin levantar el pie como visitantes...