Sevilla FC 1-0 Osasuna: La victoria siempre es la mejor medicina

07.11.2020 | 20:40
Sevilla FC 1-0 Osasuna: La victoria siempre es la mejor medicina
La victoria es lo único positivo que ha podido sacar el Sevilla FC de su partido ante Osasuna, que no es poco. De hecho, es lo más importante en el fútbol. Pero no fue un buen partido de los nervionenses. Todo lo contrario. Osasuna supo anular a los de Lopetegui en ataque de principio a fin y, aunque tampoco le generó demasiados problemas en defensa, hizo que la sufrida victoria blanquirroja pendiera de un hilo hasta el final. Sólo de penalti y a la segunda, tras repetirse el lanzamiento, pudo el cuadro nervionense, por medio de Ocampos, anotar un gol que sirve para cortar la sangría liguera. Tres puntos de oro para llegar a un necesario parón que no a todos servirá para reponer fuerzas, pues son muchos los que se irán con sus selecciones.   

Tras el esfuerzo del pasado miércoles en Champions, Lopetegui refrescó a su equipo con hasta seis cambios con respecto al que salió de inicio ante el Krasnodar, siendo las principales sorpresas la suplencia de Rakitic y la titularidad de Carlos Fernández en punta. Con esos mimbres, buscaban los nervionenses cortar de raíz su negativa racha de tres derrotas en LaLiga. Pero Osasuna, a buen seguro consciente de las dificultades y la ansiedad sevillistas, opuso también un once muy ofensivo. Y en los primeros minutos, fue el que avisó de forma tímida, con un centro de Roncaglia que no llegó a cabecear Enric Gallego (4') y un disparo cruzado de Budimir que atajó bien Bono (6').

 
El Sevilla FC trataba de madurar las jugadas, pero no se acercaba a los dominios de Sergio Herrera, avanzando el reloj y cumpliéndose el primer cuarto de hora sin que pudiese fabricar nada en ataque. Les costaba a los de Lopetegui entrar en el partido, mientras que los navarros no se lo pensaban dos veces para buscar balones largos hacia sus dos puntas, aunque sin apuros tampoco para la zaga sevillista.
 
Se dibujaba un guion soso, uno de esos peligrosos partidos en los que no pasa nada, aunque en el 16' llegó la primera llegada sevillista, con una cabalgada de Carlos Fernández por la izquierda y un pase atrás que acabó con el disparo desviado de En-Nesyri. Pero las seanciones eran extrañas. Acostumbrado a llevar el peso de los partidos a través de la posesión, le costaba al Sevilla FC hacerse con el control ante un Osasuna con la defensa adelantada y las líneas muy juntas para ejecutar un plan muy definido. Llevaban los navarros el partido a su terreno y el aviso más serio llegaba en el 23', con un centro de Jony desde la izquierda y un cabezazo de Budimir que se marchó fuera por poco.  

Se veía incómodo al Sevilla FC, acelerado, sin la pausa que normalmente propone para elborar sus jugadas y gobernar los partidos, sufriendo ante el mayor físico de un equipo más descansado. Hasta la media hora no se vio una acción ofensiva con cierta combinación, finalizando la misma Óliver Torres con un chut desviado desde la frontal del área. Eran los disparos lejanos la fórmula a la que se encomendaba un conjunto nervionense al que le costaba un mundo crear peligro. De ese modo volvió a intentarlo Acuña sin mucho tino en el 34', saliendo mucho más cerca el disparo de Jony para Osasuna acto seguido.  

No había duda. El cansancio de la Champions pasaba factura. Y no se notaba sólo en el juego, sino en el físico de los jugadores. Acuña tenía que pedir el cambio poco antes del descanso y Navas se echaba una y otra vez la mano a la ingle. Esta vez el problema uno era de falta de puntería. Sencillamente, los sevillistas, perdidos, no generaban nada en ataque. Un equipo plano, fatigado y sin ideas que alcanzaba el ecuador del partido viendo como los fantasmas sobrevolaban por Nervión. Muy pobres y preocupantes los primeros 45 minutos de los de Lopetegui.

La segunda parte arrancó con la entrada de Rakitic por Navas, que dijo 'basta' tras jugarlo absolutamente todo desde hace meses y llevar varios partidos entre algodones. Un cambio de piezas obligado que llevó a Ocampos a ocupar todo el carril diestro, con Escudero en la izquierda, y a un nuevo dibujo táctico con tres centrales, incrustando a Fernando en el eje de la zaga. Podía ser el croata una buena solución para agarrar el balón y tratar de controlar un partido sin dueño. Y la mejoría, aunque leve, se notaba con aperturas a los costados y mayor producción de centros al área. Pero fue una jugada tonta la que abrió el partido. Un penalti tan absurdo como claro de Moncayola sobre Ocampos, que tomó la responsabilidad y vio cómo Sergio Herrera detenía su lanzamiento. El meta rojillo, sin embargo, se había adelantado y hubo que repetir la pena máxima. A la segunda sí, no falló el argentino, que engañó al meta y lo celebró con rabia.          

Restaba media hora por delante. Demasiado tiempo para pensar en conservar la ventaja. Por eso, con las limitaciones de toda la tarde, el Sevilla FC buscó tímidamente ampliar su renta tras el gol. Y lo acarició con un derechazo de Escudero, que pilló un balón suelto en el área y se sacó un latigazo que se fue alto por poco. Pero el sufrimiento parecía garantizado. Los de Lopetegui buscaban defenderse a través de la posesión y Osasuna tiraba de los balones aéreos para intentar cazar alguna, multplicándose Koundé en labores defensivas. La espesura seguía siendo la tónica dominante y el duelo se convertía en una moneda al aire que podía caer de cualquier lado.

A punto estuvo de caer de lado rojillo con un cabezazo de Budimir, tras un centro desde la izquierda, que se marchó fuera por poco en el 85'. Todo ello, con un Sevilla FC anulado en ataque por Osasuna y sin salida para intentar cazar alguna contra. Pero la solución de Lopetegui fue dar entrada a Gudelj y el Mudo para intentar ganar en control de balón, en la teoría; en la práctica, dos cambios defensivos para protegerse y rezar. Y salió cara. Tres puntos necesarios para cortar la racha negativa en LaLiga y un serio aviso para navegantes. El cansancio es evidente y el juego distó mucho del que se espera de este equipo, pero la victoria siempre es la mejor medicina.    

 

FICHA TÉCNICA:

Sevilla FC: Bono; Jesús Navas (Rakitic 46'), Koundé, Diego Carlos, Acuña (Escudero 42'), Fernando, Jordán (Gudelj 88'), Óliver, Ocampos, En-Nesyri (Franco Vázquez 88') y Carlos Fernández (De Jong 68').

Osasuna: Sergio Herrera, Roncaglia, Unai García (Nacho Vidal 67'), David García, Juan Cruz (Iñigo Pérez 83'), Rubén García (Roberto Torres 67'), Torró (Oier 16'), Moncayola, Jony, Enric Gallego (Adrián 83') y Budimir. 

Árbitro: Martínez Munuera (Valenciano). Amonestó a los locales Rakitic y Fernando, así como a los visitantes Unai García y Oier. 

Gol: 1-0 (59') Ocampos, de penalti.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal