Real Sociedad 1-2 Sevilla FC: 'A ratos pasional, por costumbre racional... y candidato a lo que surja'

18.04.2021 | 23:57
Real Sociedad 1-2 Sevilla FC: 'A ratos pasional, por costumbre racional... y candidato a lo que surja'

Este Sevilla FC es muro de hormigón, muy difícil de agujerear. Es pasional y salvaje cuando le obligan, pero se muestra racional, mesurado y con un pulso de acero cuando la situación le es favorable. Físicamente está mucho mejor que hace un mes. Sabe tener el control y también soporta el sufrimiento. Y domina todos los registros emocionales, algo básico en un final liguero en el que todos los equipos se están jugando mucho y los de Julen Lopetegui tienen un rol envidiable.

Tapados de cara a la lucha por el título, no dejan de ganar y siguen metiendo presión al trío que presupuestariamente están obligados a luchar por ganar LaLiga; agazapados y esperando su momento. A la espalda, un desierto. La Real Sociedad queda ya a 17 puntos a falta de sólo 21 y aunque el Betis gane al Valencia el colchón con la zona Champions será como mínimo de 14 a falta de 21 y con el 'goal-average' ganado a todos los que pueden llegar. Con un escenario como este sólo queda seguir trabajando como hasta ahora y soñar. No dejar de soñar. No hay motivo para hacerlo, más bien al contrario.   

La cara pasional del Sevilla FC

Real Sociedad y Sevilla Fútbol Club se enfrentaban en San Sebastián en una jornada 33 que se adelantó a este domingo y en la que los realistas luchaban por distanciarse de Betis y Villarreal mientras que los nervionenses podían meterse de lleno en la lucha por LaLiga. El final de curso es no apto para cardíacos. Otro inicio taquicárdico de encuentro, como en Balaídos, con tres goles, dos postes y dos paradones de Remiro en un primer acto de mucho trabajo para los entrenadores, para los aficionados, para el empleado del marcador de Anoeta... y para los crónistas. Ni un segundo de respiro. Vibrante, apasionante y con un denominador común: no hay golpe que haga besar la lona a este equipo. A más fuerte y tempranero bofetón, más enérgica y contundente respuesta.  

La única novedad con respecto al once que ganó al Celta fue la del Papu Gómez, que entró en lugar de Rakitic en una especie de 1-4-2-3-1 con Ocampos dando el primer susto del partido al empezar a cojear cuando el reloj apenas había avanzado dos minutos. Lopetegui mandó a calentar a varios efectivos, pero finalmente el tobillo dio tregua al argentino y consiguió continuar. En la Real Sociedad, Imanol apostó por un 1-4-4-2 para reforzar un centro del campo con las bajas de Mikel Merino y Silva. El canterano nervionense Carlos Fernández fue titular y protagonizó los dos primeros disparos a puerta del choque. El primero, desde fuera del área, fue embolsado por Bono sin mayores complicaciones; pero el segundo, en el 4', supuso el 1-0.

La ley del ex, siempre implable. Carlos se fue del Sevilla cansado de que Lopetegui le mantuviese en el ostracismo, pero apenas había contado para Imanol Alguacil. En su tercer partido seguido como titular, ante el club de toda su vida, marcó su primer tanto con la camiseta 'txuri-urdin', en una acción de delantero caro, sin dar tiempo a reaccionar a los centrales nervionenses. Se cuela a la espalda de Diego Carlos y dispara antes de que se le eche encima Koundé. En dos toques con la pierna izquierda, el espigado atacante controló un servicio de Aritz Elustondo desde la derecha y fusiló, poniéndola en la escuadra, lejos del alcance del meta marroquí. No pudo elegir un mejor partido para reivindicar su valía.  

Reaccionó rápido el Sevilla. Se hizo con el balón y en una de sus clásicas posesiones largas, moviéndola por todo el campo, tuvo una doble ocasión magnífica tras un gran centro de Suso: primero de En-Nesyri, con Zubeldia salvando sobre la misma línea, y luego de Ocampos, fusilando en el borde del área chica pero mandando la pelota demasiado arriba. La volvió a tener el '5', ya aparentemente recuperado de sus molestias, en un remate acrobático que Remiro abortó con un paradón y una valiente salida para achicar espacios.

En la salida en estático, Jordán recogía el balón de los centrales, con Fernando avanzando de manera indetectable entre líneas realistas. Ya en campo local, eran el Papu y Suso -con total libertad de movimientos- los que pedían el balón para moverla cerca de la portería y llevar el balón a los costados, con los laterales muy abiertos e intentando generar superioridad por fuera junto a Ocampos y En-Nesyri.

En una de esas acciones, con mucha gente del Sevilla en campo contrario, Navas entró por la derecha y su centro lo aprovechó precisamente Fernando, que marcó por segunda jornada seguida después de recoger su propio rechace tras intentar peinarla hacia atrás en primera instancia. Y sin tiempo casi para reseñar el 1-1, la remontada visitante. Ahora, desde el lado contrario, es Acuña quien la cuelga, Ocampos se topa con el palo en un disparo desviado por Zubeldia en su afán por tapar y En-Nesyri remacha a placer el 1-2 en el 24', para celebrar su diana número 16 en esta Liga.

Fue otro inicio loco, como en Vigo. Con el Sevilla volcado, Remiro firmó un paradón espectacular al cabezazo de Koundé, tras una precisa rosca de Jordán después de un dinámico tuya mía con el Papu, con hasta tres paredes seguidas. En el rechace, Fernando -de nuevo con instinto rematador- la tiró a las nubes. El brasileño fue el mejor atacante de la primera mitad y, en un saque de esquina, asistió de cabeza a En-Nesyri, que se topó con el poste por segunda vez. Se le da bien la Real, pues ya le hizo un 'hat-trick' (el primero como sevillista) en la primera vuelta.

La otra cara del Sevilla FC, la racional y sufridora

Entre tanta acción reseñable, pasaba desapercibido el partidazo del Papu. De casi todos en el Sevilla (al omnipresente Fernando ya sólo le faltaba marcar goles), la verdad, pero especialmente del argentino. Cuánto bien le ha hecho su gol decisivo ante el Celta. Eso, y que no es casualidad que juegue bien en una posición interior, alejado del costado y en permanente contacto con la pelota. Jugando y haciendo jugar. Ahí jugó en sus primeras citas en el Sevilla FC. Dejó buenos minutos en su estreno en Almería, hizo un golazo al Getafe en su debut en Nervión y desde entonces se había desinflado.  

Los primeros minutos de la reanudación, sin cambios, fueron de un ritmo mucho más pausado. Con dominio sevillista y con un disparo lejano de Jordán y algún centro peligroso de Oyarzabal como acciones más inquietantes. Nada que ver con el arranque del encuentro, por suerte para el Sevilla FC, al que obviamente le interesaba bajar las pulsaciones sin olvidarse de sentenciar. Porque fue remontar y perder la puntería.   

Para ver la primera ocasión clara del segundo acto hubo que esperar al 55'. Inmejorable. En-Nesyri recibió escorado a la izquierda a la espalda de la defensa donostiarra y avanzó 20 metros en diagonal totalmente solo ante Remiro, pero su disparo se fue al lateral de la red. La tercera que perdonaba el marroquí, tras los dos tiros al palo de la primera mitad.

Si la primera parte había sido pasional, de puro bravío; la segunda fue totalmente racional y mucho más táctica. La Real ganaba metros como consecuencia de estar amasando algo más de posesión y Lopetegui movió el banquillo para reforzar la zona ancha. Rakitic entró por Suso y Fernando se colocó como tercer central para formar en un 1-3-4-3 con el Papu (antes de dejar su sitio a Óliver) algo más escorado a la derecha, aunque dejando libre el costado para las subidas de Navas. Imanol reaccionó con una triple sustitución para intentar prender la mecha y el vasco respondió poniendo en el tablero las fichas de Gudelj y Óliver. 

El Sevilla FC hizo un partido casi perfecto. Salió a dominar, se encontró con un gol muy pronto pero encauzó rápido el rumbo remontando y teniendo muchas ocasiones claras para sentenciar. Perdonó el 1-3 y ése fue su principal lunar en San Sebastián, ya que la Real consiguió inquietar sin llegar a disponer de disparos peligrosos, sólo con el mero empuje y con balones colgados a la desesperada. El campeón de Copa se está jugando la Europa League y no puede dejarse puntos por el camino. Se les notó en los minutos finales. Por suerte, los nervionenses supieron sufrir y volvieron a sumar tres puntos que dejan sellado virtualmente el pasaporte de Champions y que le convierten en candidatos... a lo que surja


- Ficha técnica: 

1- Real Sociedad: Remiro; Aritz Elustondo (Gorosabel 74'), Zubeldia, Le Normand, Monreal; Guevara, Zubimendi, Barrenetxea (Portu 83'), Oyarzabal (Januzaj 74'); Isak y Carlos Fernández (Guridi 74').

2- Sevilla FC: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Acuña; Fernando, Joan Jordán (Gudelj 77'), Papu Gómez (Óliver Torres 77'); Suso (Rakitic 65'), Ocampos (Franco Vázquez 89'), En-Nesyri (De Jong 89').

Árbitro: Santiago Jaime Latre (C. Aragonés). Amonestó a los locales Carlos Fernández, Barrenetxea e Isak y a los visitantes Diego Carlos y Joan Jordán. 

Goles: 1-0 (4') Carlos Fernández; 1-1 (22') Fernando; 1-2 (24') En-Nesyri.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 33 de LaLiga, disputado a puerta cerrada en el estadio de Anoeta de San Sebastián.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal