Hueco blanco

Francisco ya está en el "equipo mítico" del Sevilla FC

Francisco ya está en el "equipo mítico" del Sevilla FC
94

El excentrocampista del Sevilla FC recibía el decimotercer Dorsal de Leyenda de la entidad

Antonio MedinaAntonio Medina9 min lectura
Francisco López Alfaro ya es el décimotercer  'Dorsal de Leyenda' del Sevilla FC. Arropado por antiguos compañeros, técnicos, amigos e, incluso, rivales, el centrocampista ursaonense ha unido su nombre a los doce mitos que le precedieron y que

"Desde que el 10 de febrero de 2020 se anunciara el Dorsal de Leyenda, la pandemia lo ha ido postergando. Hoy se hace justicia a uno de los jugadores nacidos en la cantera que llevó el brazalete de capitán y que durante muchos años fue el que más representó al Sevilla en la selección hasta que le superó Jesús Navas". Así presentaba el acto el periodista José Antonio Sánchez Araujo, quien se vanagloriaba que club sea "justo con sus jugadores que le han hecho grande".

En un acto emotivo acto, alguien que lo vivió en directo como el periodista de Canal Sur, Guillermo Sánchez, narraba cómo fue posible que un joven se hiciera con la manija del Sevilla. Todo ocurrió tras un 8 de diciembre 1981, cuando el presidente sevillista, Eugenio Montes, destituía a Miguel Muñoz como técnico tras una derrota en casa ante el Hércules. Llamaba de forma interina al técnico del filial, Manolo Cardo, que estaba, cursiosamente, en Alicante en un compromiso de Copa del Rey. Y su primera decisión fue, cinco días después, darle el mando del equipo al joven Fran, al que dirigía en el filial. El Sevilla gano en Zaragoza (1-4) con un Pintinho estelar, Cardo se quedó y el Sevilla creció y alcanzó dos clasificaciones europeas en los años siguientes.

Durante nueve años Francisco se convirtió en el faro del Sevilla, con el que sumó 302 partidos y eso le permitió jugar 20 en la selección, curiosamente con Miguel Muñoz al ando, y proclamarse subcampeón de Europa en 19984.

El técnico que confió en él, Manolo Cardo, y compañeros como Moisés, Manolo Jiménez, Pablo Blanco, Antonio Álvarez... ensalzaron su figura. Al igual que muchos de los vivieron junto a él ese resurgir de La Roja tras el desastre del 82, los Julio Alberto, Santillana, Víctor Muñoz, Gallego, Camacho o Arconada.


Míchel: "Un mediocentro de tus características era sospechoso"

O un Míchel que estuvo presente y que dejó unas palabras de lo que era Francisco. "Nos conocemos hace 40 años, coincidiamos de chavales con 17 o 18 años, porque él era cuatro meses mayor que yo, pero a esa edad se nota y era como un padre como nosotros. (...) Con un estilo de juego excepcional, en un club que no aportaba tantos jugadores a la selección, supo hacer valer un estilo de juego y que todo el mundo jugará alrededor de ti. El '10' en la selección era indiscutible", indicaba el extécnico sevillista y jugador del Real Madrid.

"En esa época, un mediocentro de tus características era sospechoso, porque se buscaban jugadores de fuerza y de despliegue en el centro del campo", añadía Míchel, quien lo destacaba más como persona. "No hay nadie que haya jugado contigo que haya tenido una palabra mala para ti", afirmaba, al tiempo que agradecía al Sevilla FC que ponga "en su sitio a los que son las leyendas".

El exfutbolista y técnico sólo fue uno más de los que pasaron por los micrófonos, que contaron con el secretario técnico de su época espanyolista o, posiblemente, con el perico más reconocible, Tomás Guasch. Ambos le rindieron homenaje, como también la Federación, el Ayuntamiento de Sevilla o su hermandad, El Gran Poder.


José Castro: "Disfrutamos de su fútbol de dibujos animados"

Hasta que le llegó el turno al presidente del Sevilla, José Castro, quien recordaba que había podido disfrutar de él sobre el campo durante muchos años, algo que con otros dorsales de leyenda no pudo por edad.

"Cuando uno se pone aquí a hablar el último Dorsal de Leyenda es el más especial. Máxime cuando yo he podido disfrutar de toda la carrera de Francisco. Es ua de esas cosas que la pandemia nos arrebató, pero hacía falta más de una pandemia para que tarde o temprano este día pudieras disfrutar de él", advería el presidente del Sevilla, quien también recordó que un día como hoy, hace tres años, nos dejaba otro exjugador que habría sido homenajeado de igual forma: José Antonio Reyes.

"Francisco es uno de los juagdores más emblemáticos que han vestido la camiseta del Sevilla FC. Su calidad sigue impregnando el imaginario colectivo de los sevillistas. Dejó huella y rompió el molde de un centrocampista que hasta ese momento no habíamos visto ni disfrutado. Todos vivimos su fútbol de dibujos animados, tan plástico, elegante, complicado... Tenía la habilidad de hacer fácil lo imposible y, cuando tenía la pelota a su diestra, todo podía ocurrir. Alegró a muchas generaciones de sevillistas frustrados por un equipo que no se asentaba en la elite y
fue nuestro faro en los años ochenta. Su historia es la soñada por cualquier canterano y en sus 302 partidos regaló magia de futbol memorable", ensalzaba Castro ante la emoción de homenajeado.

Al tiempo que recordaba cómo fue su adiós y lo que le dolió al sevillismo. "Se marchó como capitán, defendiendo a sus compañeros por enciuma de sus propios intereses. Los sevillistas tuvimos que contemplarlo con otra camiseta, que honró durante siete temporadas. Y tenerlo como rival nos hizo valorar el jugadorazo del que disfutamos durante nueve temporadas, que se nos quedaron cortas. Hoy fichas por el equipo de leyendas de nuestro club. Al final lo que vale es la trayectoria y, además de ser un gran futbolista, eres una gran persona. Estamos orgullosos de ti", cocluía el presidente del Sevilla FC.


Francisco López Alfaro, "orgulloso" de estar en un equipo "mítico"

El propio Francisco cerraba el acto con unas palabras breves, pero en las que quiso homenajear a todos, desde sus padres, a los técnicos que confiaron en él de pequeño, en su barrio, a los que hicieron posible que llegara al Sevilla FC, que alcanzara el primer equipo o a los compañeros que creyeron que podría llegar a ser lo que luego sería. "Quisiera expresar el profundo orgullo que siento por estar con todos vosotros y haceros partícipes de este galardón a los que lo hicieron posible", señalaba un emocionado Francisco, quien también agradecía al Espanyol que le hiciera sentirse como en casa.

Para él, ya es un "orgullo formar equipo" junto a "Juan Arza, José María Busto, Marcelo Campanal, Ignacio Achucarro, Antonio Valero, Paco Gallego, Enrique Lora, Curro Sanjosé, Antonio Álvarez, Enrique Montero, Pablo Blanco y Juan Carlos Unzué".

Francisco ya es el decimotercer nombre de esta increíble lista. Como sevillista, compitió nueve temporadas en Primera división entre los años 1981 y 1990, antes de recalar en el Espanyol. En el equipo de Nervión jugó 302 partidos. De ellos 258 en Liga, 30 en Copa del Rey, 8 en Copa de la UEFA y 6 en Copa de la Liga, en lo que consiguió 28 goles.