Hueco blanco

Más pistas sobre el futuro de Bartra en el Betis: su agente, en Sevilla

Vicente Fores, agente de varios futbolistas verdiblancos -entre ellos el central catalán- se ha dejado ver por la capital andaluza en las últimas horas

Más pistas sobre el futuro de Bartra en el Betis: su agente, en Sevilla
- Aitor Torvisco
Aitor TorviscoAitor Torvisco9 min lectura
El mejor Marc Bartra ha vuelto. El Real Betis vuelve a disfrutar de esa puntera versión del central catalán con la que despuntó en el primer equipo del FC Barcelona y se hizo un hueco en la selección española. En Heliópolis, tras su etapa en el Borussia de Dortmund, arrancó con muy buen pie; pero la última temporada y media ha sido muy dura para el zaguero, quien ha superado problemas físicos y personales para resurgir y ganarse un puesto de titular en este ilusionante final de curso, con la final de la Copa del Rey y la clasificación europea como estímulos del motivado vestuario verdiblaco.

Bartra ha pasado de tener por delante a Víctor Ruiz, Pezzella, Edgar o Mandi (el curso pasado), a ser un fijo en las últimas alineaciones de Manuel Pellegrini, ahora que el Betis por fin dispone de una semana entre partido y partido. Concentrado, bien colocado, expeditivo y con más precisión con el balón, el tarraconense exhibe un gran momento de confianza mientras todas las pistas que van apareciendo le sitúan como el mejor candidato para continuar la ronda de renovaciones emprendida por Antonio Cordón, quien también tiene cerrado el fichaje del defensa de la SS Lazio y la selección italiana Luiz Felipe.

Pellegrini, Canales, Fekir, Borja Iglesias, Aitor Ruibal, Rodri, Edgar, Guardado y Claudio Bravo ya han ampliado su vinculación con el Betis a lo largo de los últimos meses y la noticia de la firma del capitán, Joaquín Sánchez, se está reservando para hacerlo con la pompa que se merece. El siguiente podría ser Marc Bartra, quien aunque ha sido mencionado como opción para hacer caja y ser una de esas ventas que el club admite que habrá que hacer este verano, el central ha dejado clara su intención de seguir.

A un año de quedar libre, la situación sólo admite dos escenarios: renovar y salir en verano para que el Betis no se quede de manos vacías. Su representante, Vicente Fores, se ha dejado ver en Sevilla en las últimas horas y se ha reunido con el propio Bartra y otros compañeros del Betis a los que también lleva la agencia Interstart, casos del Edgar González y del portero Joel Robles, también con su futuro en el aire. Muy implicado con este "proyecto ganador" de la entidad verdiblanca, el que fuera canterano culé ha dejado evidente sus planes a corto plazo.

En una entrevista concedida la semana pasada a la Cadena COPE, Bartra mostró su total predisposición a negociar su renovación. "Aún queda lo que resta de curso más el año que viene y es una pregunta más para Cordón. Yo estoy muy contento aquí y muy focalizado en lo importante, el fútbol. Ya se verá, yo me siento en un momento bueno y esa pregunta creo que es más para el club que para mí", aseguró en unas declaraciones que adquieren aún más valor con la presencia en Sevilla de su agente.





Bartra se ha abierto emocionalmente a los béticos y ha querido compartir con ellos los que considera que han sido los motivos que le han impedido rendir como se esperaba de él. "Muy contento de poder decir que mi vesícula ya está curada 100%. Ya ha pasado un mes desde que al fin supimos el causante de los cólicos que tenía, ya que cada vez estaban siendo más dolorosos y me hacían perder cada vez más peso. Quiero agradecer a los doctores, preparadores y a nuestro nutricionista Giuseppe que me han ayudado muchísimo para que en menos de un mes vuelva a estar en forma y terminar por fin con estos contratiempos (...) Seguimos fuertes", se sinceraba en sus redes sociales hace ahora un año.

Esa racha de lesiones fue su peor momento de su carrera deportiva. No obstante, Bartra también se mostraba transparente este pasado lunes, en el quinto aniversario del momento más duro de su vida, en general: el atentado terrorista que sufrió el autobús del Borussia de Dortmund y que le causó importantes lesiones en un brazo, además del evidente miedo que sintió y que no podrá olvidar en la vida.

Es más, según explicó en sus redes, ha emprendido un proyecto para contarlo en un libro que va tomando forma: "Hoy se cumplen 5 años de uno de los días más duros de mi vida y me apetece compartir una pequeña parte de un libro que esta en proceso y que escribí hace un par de años junto a mi maestro y amigo Daniel Jauregui".



Los extractos del libro de Bartra sobre el atentado que sufrió en Dortmund


"El entrenamiento mental fue fundamental para reponerse de algo absolutamente impensable para todos: el atentado que sufrió el Borussia Dortmund. Sin dudas, ese fue el acontecimiento más duro de mi vida. No me refiero solamente al hecho concreto, a las bombas que explotaron alcanzando el bus en el que viajaba el equipo para jugar con el Mónaco, sino también a cómo fue mi vida en los siguientes meses", relata Bartra en sus memorias sobre lo sucedido un 11 de abril de 2017.

"De más está decir que todos mis compañeros y el cuerpo técnico quedaron verdaderamente impactados por el hecho; algunos tardaron meses en salir del 'shock'. A mi me tocó ser el más perjudicado a nivel físico. En los primeros seis meses tuve pesadillas durante bastantes noches. La metralla de la explosión me dio directamente en la muñeca, destrozando los huesos: no quiero ni imaginar si hubiera ido unos centímetros más arriba al cuello o a la cabeza", detalla en otro fragmento.

"Me quedé en 'shock', no entendía nada, el dolor era insoportable, me dolía todo el brazo como si me quemara por dentro y el estado de 'shock' me paralizó el cuerpo. El pitido fuerte en los oídos no me dejaba escuchar los gritos de mis compañeros. Mucho olor a pólvora, el humo hacía que sólo pudiera ver las caras de pánico de los compañeros que tenía a un metro. Estábamos en el suelo y mirando hacia las ventanas llenos de miedo", recuerda el jugador del Betis.

"Antes de perder el conocimiento, recuerdo que la fisio del equipo me hizo un torniquete con la chaqueta del chándal para parar la hemorragia y ahí es cuando entré en pánico por el miedo que tenía de pensar que en cualquier momento podrían seguir cayendo explosivos o lo que fuera para terminar con nosotros. Nunca olvidaré la incertidumbre de pensar que si me quedaba dormido quizá no volvería a abrir nunca más los ojos. No paraba de pensar en mi hija y en mi mujer. Nunca en mi vida me había sentido tan vulnerable. Tuve mucho miedo a morir".