Estadio DeportivoHueco blanco

Quique Setién y su semilla en el Betis actual

"Ahora que se ha conseguido la Copa, muchos nos han hecho partícipes", asegura el que fuera técnico del Real Betis

Quique Setién y su semilla en el Betis actual
Quique Setién. - UES
Antonio José MedinaAntonio José Medina4 min lectura

Hacía mucho tiempo que Quique Setién no aparecía. El extécnico del Real Betis reconoció hace tiempo que, tras su paso por el Barcelona, se le quitaron las ganas de entrenar. Y, pese a que en los últimos tiempos su nombre ha estado en la órbita de algunos clubes e, incluso, de selecciones, no ha vuelto a sentarse en un banquillo desde el desastre de Lisboa.

De su reciente paso por el Informe+ se ha destacado sobre todo sus palabras sobre Leo Messi, pero su cima como técnico no fue en el Barça, donde sólo estuvo seis meses, sino en un Betis del que se repasó su trayectoria. Con él se vivió el primer gran año, el del regreso a Europa, también son recordados partidos memorables como el triunfo en el Camo Nou (3-4) y en el Bernabéu por dos veces (0-1 y 0-2), la lección de San Siro o las semifinales de Copa del Rey ante el Valencia, superadas por el título logrado este año.

Una mala racha el último año desembocó en su salida pactada, cuando tenía contrato en vigor, y en la llegada de Manuel Pellegrini. Pero siguió teniendo muchos adeptos entre los béticos. No en vano, su labor en el banquillo bético produjo una fractura entre defensores y detractores que sólo los resultados de Pellegrini a partir de enero de 2021 ha podido hacer olvidar.

No obstante, hay quien ve esa bonanza actual como una continuación del trabajo realizado durante esos años de Quique Setién y, en 'Habla Setién', así lo señala el hoy entrenador del Andorra, Eder Sarabia. "Hay muchísima gente que, ahora que se ha conseguido la Copa del Rey, han querido que fuéramos parte de este triunfo", asegura en Informe+ el entonces segundo técnico de Setién, quien añade: Que lo que ahora se está haciendo es una semilla que nosotros plantamos".

Esa semilla podría estar en un estilo menos vertical que el del Betis actual, pero igual de dominante, cuando antes el cuadro verdiblanco siempre había jugado a merced de lo que los rivales querían. "Yo muchas veces lo pensaba, que era un coñazo jugar contra nosotros", reconoce uno de los líderes de ese Betis -y del actual-, Sergio Canales. "Pero por la forma de jugar. De 'vamos a un lado, vamos al otro', nos la pasábamos todo el rato… Muchas veces, cuando has jugado contra el Madrid y el Barcelona o estos equipos con los que estás corriendo detrás del balón, cansa mucho mentalmente, más que físicamente", admitía el cántabro, que también defiende ese estilo como propio y, aunque entiende como lógico su triste final, advierte que fue como consecuencia de un momento en el que el equipo falló: "¿Su final en el Betis? Estuvimos en tres competiciones hasta febrero vivos y en una semana se desplomó todo".