Estadio DeportivoHueco blanco

La decisión deportiva más difícil de Robert Sarver, propietario del RCD Mallorca

El empresario de Estados Unidos ha decidido vender otros dos equipos de los que era dueño debido a una investigación que ha demostrado que ha incurrido en conductas racistas y misóginas en el ámbito laboral

La decisión deportiva más difícil de Robert Sarver, propietario del RCD Mallorca
Robert Sarver, propietario del RCD Mallorca, posa con el escudo del equipo bermellón. - RCD Mallorca
Rafa CalaRafa Cala4 min lectura

El RCD Mallorca está atento a todo lo que ocurra alrededor de Robert Sarver, su propietario desde el año 2016, el cual está a punto de ejecutar una de las decisiones más importantes de su vida que, en principio, no debería afectar a la entidad balear pero sí que va a golpear de lleno a otro de los negocios deportivos que tiene el empresario estadounidense. Y es que Robert Sarver acaba de comunicar que busca compradores para los Phoenix Suns y las Phoenix Mercury, las franquicias de la NBA y la WNBA de las que es dueño, a consecuencia de las sanciones y posteriores problemas que le ha ocasionado una investigación de la NBA en donde se relata que ha tenido conductas racistas y misóginas.

Robert Sarver explica en una nota que "como hombre de fe, creo en el camino al perdón. Esperaba que la suspensión me diese tiempo para centrarme, mejorar y eliminar controversias personales de los equipos que yo y tanta gente amamos", mostrando así su arrepentimiento antes de confirmar la venta de las dos franquicias de baloncesto. "Visto el clima que se ha generado, creo que esto ya no es posible. Que todo lo bueno que he hecho ha sido arrastrado por las palabras que dije. Por ello me dispongo a buscar compradores para los Suns y las Mercury".

Todo esto llega después de que la NBA anunciara una sanción a Robert Sarver de un año de suspensión y una multa de 10 millones de dólares debido a haber tenido un comportamiento y un trato abusivo y vejatorio en el ámbito laboral, llegando a tener comportamientos sexistas y derogatorios sobre mujeres al mismo tiempo que realizaba insultos racistas contra la población afroamericana hasta en cinco ocasiones. Todo ha sido probado después de una investigación de la propia NBA que examinó más de 80.000 documentos y que entrevistó a 320 personas.

Ahora, Robert Sarver busca comprador para sus franquicias. Por lo pronto, el valor de ambas franquicias se sitúa en 1.800.000.000 de dólares, mucho más dinero que los 400 millones de dólares por los que compró Phoenix Suns en 2004. Así pues, en el fondo puede ser un negocio redondo para un Robert Sarver que, en principio, no debería afectar en nada al futuro deportivo ni a la estabilidad del RCD Mallorca.

En el RCD Mallorca aseguran de que no hay de qué preocuparse por los problemas de Robert Sarver con la NBA

Alfonso Díaz, responsable de negocio del RCD Mallorca, dejó claro hace unos días de que la sanción de la NBA a Robert Sarver no tiene por qué tener efectos en la entidad bermellona. "La relación que hemos tenido con Robert Sarver ha sido siempre de un comportamiento ejemplar y perfecto. He tenido poco tiempo para leer el reporte que se ha hecho público, pero por lo que he visto no hay animadversión a nivel de racismo o de género".

Díaz aclaró también el plan de Sarver con el RCD Mallorca. "El compromiso es total por parte de la propiedad. Es un proyecto a largo plazo y no hay cambios. Ha ocurrido en Estados Unidos y no tiene por qué llegar aquí. No ha habido problemas de gestión con el club y es un tema que no nos toca en este caso".

Robert Sarver llegó al RCD Mallorca en el año 2016 cuando lo adquirió por un precio de unos 20 millones de euros.