Atlético 2-1 Alavés: Vuela a ritmo de récord con las alas de Riquelme

El Atlético, ya tercero, sumó su sexta victoria seguida en LaLiga y la decimocuarta consecutiva como local, lo que supone un récord histórico, en un partido en el que destacó Riquelme y fue muy superior al Alavés, aunque en la recta final se vio obligado a sufrir

Atlético 2-1 Alavés: Vuela a ritmo de récord con las alas de Riquelme
El Atlético de Madrid fue muy superior al Alavés. - X: @Atleti
Álvaro PalomoÁlvaro Palomo 4 min lectura
At. Madrid

At. Madrid

M+ LaLiga TV Finalizado2 - 1

Alavés

Alavés

El Atlético de Madrid vuela en LaLiga y toma altura con la sexta victoria seguida en el campeonato y la decimocuarta consecutiva en el Cívitas Metropolitano. Un ritmo de récord que refleja el estado de forma de los colchoneros que, aunque al final sufrieron por un gol en el alargue de los vitorianos, pasaron por encima del Alavés impulsados por las alas de un Riquelme muy inspirado.

El canterano anotó el primero con una acción brillante y Morata abrió brecha en el ocaso del primer tiempo con un auténtico golazo en una de las numerosas ocasiones de las que gozaron los locales durante el choque.

Así las cosas, el comienzo atrevido del Alavés pronto se convirtió en un espejismo, pues el Atlético de Madrid no tardó en asumir el control del encuentro, con una propuesta dinámica que adquiría una marcha más cuando el balón le llegaba a Riquelme.

El madrileño percutió por la izquierda y mandó el primer aviso con una penetración en la que puso a prueba a Sivera. Desde su banda llegaron los principales centros del asedio aéreo al que el Atlético sometió a los vitorianos.

Asedio aéreo

La tuvieron con la cabeza Mario Hermoso, Saúl y Morata, todos en posiciones excelentes para anotar el primero. Después Griezmann se inventó un pase mágico a Saúl, pero el premio al control absoluto de los locales no llegó hasta que Riquelme recibió un pase flotado y lo transformó en el 1-0 con recorte y punterazo.

Apenas si reaccionó un Alavés que no inquietó prácticamente a Oblak y el Atlético se sintió muy cómodo, con una presión arriba que permitió a Griezmann quedarse solo delante de Rivera. No acertó, pero sí lo hizo Morata en la prolongación, con una acción delantero de muchísimo nivel. Recorte hacia dentro y pelotazo a la escuadra. 2-0 justo y al vestuario. Mucho debía cambiar el Alavés para que hubiese partido en la segunda mitad.

Realizó un cambio Luis García Plaza para intentar agitar el árbol, con la entrada de Javi López, pero lo cierto es que, más allá de la intención de mostrarse más agresivo, la segunda parte arrancó con la misma tónica. Es decir, con el Atlético de Madrid, muy asentado, sin sufrir lo más mínimo, hasta en punto de que se vivía en terreno vitoriano.

Riquelme mantuvo su actitud amenazante, muy activo y abriendo espacios en ataque con su presencia sempiterna en posiciones de ataque. Al canterano se sumó Llorente, que asistió para el 3-0, mas el tanto fue anulado por manotazo previo del carrilero a Duarte. También rompía Nahuel Molina, que tuvo el tercero con un lanzamiento despejado por Sivera, también acertado a remate de Riquelme.

Susto final

Lo que no se esperaba el Atlético es que sufriría al final por el gol en el alargue de Guevara. Un susto sin consecuencias en un partido en el que fue muy superior y que le permite adelantar al Barça en la tabla y despegar hacia el título liguero.