Hueco blanco

Resistiéndose a colgar las botas, ahora estudia su futuro en el Málaga

El delantero se lesionó tras llegar a mitad de temporada al club y ahora qué hacer tras acabar su contrato en junio

Resistiéndose a colgar las botas, ahora estudia su futuro en el Málaga
Adrián López disputando un entrenamiento con su antiguo equipo - Luisma Sánchez
Luisma SanchezLuisma Sanchez3 min lectura
La vuelta de Adrián López al Málaga en esta temporada no ha tenido un buen sabor de boca para el jugador. El delantero llegó en un período de prueba y firmó finalmente a falta de menos de diez partidos para finalizar la temporada. Sin embargo, una lesión le impidió continuar con el equipo. El jugador, que ha pasado por Atlético de Madrid, Osasuna, Oporto y Villarreal, entre otros, se encuentra pendiente de resolver su futuro con el Málaga al acabar contrato el 30 de junio.

El jugador tan solo se ha puesto la camiseta de los partidos con el Málaga CF en tan solo dos ocasiones, y además con dos técnicos distintos, tanto con Natxo González como con Pablo Guede. Desde el conjunto de Martiricos aún no descartan que el delantero quiera continuar.

A penas poco más de 30 minutos son los que ha vestido la camiseta del Málaga, por lo que el jugador, veterano y agradecido con el club en el que disfrutó parte de su formación hasta llegar a la élite, quiso renunciar al salario que le correspondía tras lesionarse y no poder disputar ningún partido más con los blanquiazules, gesto que le honra, según apuntaba Málaga Hoy.

Manolo Gaspar se dirigió a los medios para explicar la situación que hay con el jugador asturiano: "Adrián es un ejemplo. Las cosas no han salido como queríamos, pero es un jugador súper querido y vamos a ver cómo se van dando las cosas. El mercado va a ser larguísimo y veremos las opciones que tiene Adrián. En principio, no va a empezar la pretemporada. El día 4 si él lo necesita vamos a intentar devolverle el respeto que ha demostrado con nosotros".

El delantero entra en los planes del club debido a que tanto Manolo Gaspar como Pablo Guede quieren un vestuario con cierta veteranía, ya que en esta temporada los entrenadores que han estado al mando del equipo han tenido que tirar de la cantera y de esa juventud que en algunas ocasiones es tanto necesaria como que debe ser controlada a su vez.

El futbolista tiene un futuro incierto debido a las complicaciones sufridas durante esta temporada y la anterior con el Osasuna. Además de sumar sus 34 años, que podrían ser un obstáculo a la hora de encontrar equipo. Por calidad no deberían de faltarle pretendientes, sobre todo porque cierta veteranía es necesaria en algunos equipos de Segunda división.